"O Cangaço do século XXI"

Un paisaje muy agreste - el Sertão[2] - en blanco y negro. A lo lejos es posible divisar varias personas; unas vistiendo harapos, unos con ropaje y sombreros de cuero bastante extraños. Uno de estos últimos dispara y mata a los harapientos y grita "Eu sou Corisco, e estou cumprindo minha promessa de não deixar morrer pobre de fome" (yo soy Corisco, y estoy cumpliendo mi promesa de no dejar morir a los pobres de hambre). Es la escena inicial de la dura pero hermosa película "Dios y el Diablo en la Tierra del Sol" (1964), dirigida por Glauber Rocha, un ícono del "Cinema novo" brasileño que allá por las décadas de los cincuenta y sesenta del siglo pasado despunto con calidad y creatividad en el mundo de la cinematografía.

Corisco, encarna la figura del "Cangaceiro", personaje atroz que lideraba grupos de bandoleros - el cangaço (léase cangazo) - que desde finales del siglo XIX y hasta bien adentrado el siglo XX, imperaban en el nordeste de Brasil, región en la que la ley era dictada por la boca de los mosquetes y los filos de los cuchillos (Freitas, 2008) [3]. Se me ocurre que en la citada escena, Corisco plantea una suerte de "solución final" para un secular problema endémico de esa región hasta bien adentrado el siglo XX, y donde aún persisten los mayores índices de pobreza de ese país. Puede pensarse que hasta convenía a las elites, pues les eximía de abocarse al problema y, mucho menos asumir responsabilidades. Quizás por ello, durante mucho tiempo, no se procuró solución y, al final, la que se le dio fue el exterminio.

Entre las causas del surgimiento del fenómeno del cangaço, destacaba la violencia y explotación ejercida por los "coroneles", dueños de tierras… y de almas, expresión máxima del poder autoatribuido, sobre los desposeídos que, a falta de justicia, ven surgir su sed de venganza. El Sertanejo se revela, huye a la catinga (el bosque agreste), forma el cangaço, y desde allí arremete. Primeramente, contra los hacendados. Pero rápidamente el ciclo de violencia comienza a crecer. Ya no son sólo los hacendados; enfrentamientos entre los bandoleros guiados por la ambición expanden la violencia[4]. Algunos ahora quieren convertirse en lo que enfrentaban, quieren acumular fortuna, cobrar recompensas y hasta convertirse en gobernadores del sertão. Algunos Coroneles para mantener su poder establecen una suerte de connivencia con los cangaceiros. Impera el terror bajo los mosquetes y los filos de los cuchillos[5]. El cangaço, al final, acentuó la barbarie en el Sertão.

Un país, no sólo el Sertão, bajo el terror de mosquetes modernos

Un siglo después, múltiples lugares de un país - Venezuela, no Brasil – se hallan a merced de "grupos de bandoleros modernos" con mosquetes modernos (fusiles AK-103, AR-15, y hasta Lanzagranadas). Y no hablamos apenas de lugares distantes, desolados. Hablamos, también, de espacios urbanos, algunos cerca - no más de 8 kilómetros - de los principales centros de poder del país. Una ojeada a la prensa y las redes basta para percibir la anomia que a los pocos nos va conduciendo a la barbarie.

El lunes 14 de junio, dos días después de un operativo policial" exitoso" destinado a retomar el control de la Parroquia La Vega de Caracas y montañas aledañas, bandas criminales de la zona sostuvieron un fuerte enfrentamiento con funcionarios policiales. Colateralmente, dos ciudadanos civiles resultaron muertos por "balas pérdidas". Después de varias horas de intensos tiroteos, repentinamente el enfrentamiento término con la retirada de la fuerza pública. Lo abismal es que, según reportan algunas redes, esto ocurrió después de la amenaza por parte de los líderes de las bandas de comenzar a matar ciudadanos ajenos al problema:

Banda de la Cota 905 liderada por el Vampi, Garbis y Coqui habrían dado la orden de retomar La Vega. Amenazaron con matar civiles cada hora si no retiraban a los organismos de seguridad del sector. — Roman Camacho (@RCamachoVzla) June 14, 2021

El 23 de junio, se difunde un video de "El Curi", joven que aparece fuertemente armado, señalando que él es quien controla la troncal 10 (Maturín Carúpano) amenazando a transportistas que circulan por la misma

"Les voy hablar claro a todos los caveros en esta mierda. El que no busque la manera de comunicarse con uno por aquí, por la vía, saben cómo es. Cuando los pesque, no quiero lloradera. Estamos activados, él manda por aquí soy yo en la troncal 10". En el video un delincuente apodado "El Curi" amenaza a los conductores de camiones que transitan la Troncal 10, se presume que el delincuente opera en la vía que conduce desde Maturín, Edo Monagas hasta Carúpano, Edo Sucre. pic.twitter.com/Pjp2BNR0YP.— Delmiro De Barrio (@DelmiroDeBarrio) June 23, 2021

La espiral alcanzó niveles superlativos entre los días 29 y 30 de junio. Comenzó con un fuerte enfrentamiento en las Tejerías entre la banda de "El Conejo", compuesta por unos doscientos individuos, contra la Guardia Nacional Bolivariana, llegando a entorpecer el tránsito de la principal arteria interurbana del país (la Regional del Centro). El hecho se prolongó hasta el día siguiente. Lo más insólito fue que el día 30, en supuesto apoyo a la banda del "El Conejo", las bandas armadas de la Vega, asaltaron con armas de alto calibre la sede de Policaracas, en la Cota 905. Por las redes, El Coqui amenazó con "prender a Caracas" si la policía no se retiraba de Las Tejerías:

"Si no retornan de esa mierda les voy a prender toda Caracas. No te salgas de Tejerías con esa pila de pajúos y te voy a prender a Caracas". https://t.co/FcWTRa55ia pic.twitter.com/4wmlXWektC — Roman Camacho (@RCamachoVzla) July 1, 2021

No deja de sorprender el nivel de desafío que muestran, evidenciando el alto grado de impunidad del que gozan. En frases apenas inteligibles, que revelan una angustiosa escasez de educación y escuela, profieren sus advertencias y amenazas. El resto del mensaje – saben - va por boca de los mosquetes ¿Serán estos "cangaceiros modernos" los arquetipos del tan mentado hombre nuevo del siglo XXI?

Los cangaços, y lo atroz, se multiplican

Resultaría interminable continuar citando casos de bandas delictivas que asolan a ciudadanos en diversos lugares del país. De pasada se dejan la banda de Wilexis en Petare, las bandas que controlan y extorsionan en la carretera de Oriente por los lados de Barlovento, las mafias que controlan la extracción de oro y diamantes en Bolívar. Ni que decir de esa papa hirviente que, para la seguridad y soberanía del país, significa la connivencia con grupos irregulares a lo largo de toda la frontera con Colombia.

La ausencia de visualizar futuro, el hambre, entre otros, son caldo de cultivo para engrosar estas bandas. Niños y jóvenes – hablamos de cientos - de las barriadas y de las zonas rurales del país, al igual que los sertanejos del nordeste brasileño hace cien años, son empujados a la "catinga" e, irremediablemente, engrosaran los "cangaços venezolanos del siglo XXI". Alimentaran así la espiral de violencia y horror que no deja de crecer y que conduce impertérritamente a la barbarie. Inexcusable dejar de recordar que estos "cangaços" de alguna manera, fueron promovidos por el gobierno con la creación de las famosas "zonas de paz" con un objetivo que nunca quedó mínimamente esclarecido.

Hace poco, escribíamos que la actual situación de Venezuela presentaba muchas características de las sociedades distópicas polares. En cuanto a las ciudades, los espacios urbanos congestionados y saturados quedaban para las muchedumbres, mientras que unos pocos espacios internos quedaban reservados para una elite minúscula. Aunado a ello, un gobierno con talante dictatorial bananero, terminaba configurando un terrible engendro sociopolítico: "La Distopía bananera del Siglo XXI" [6]. La consolidación en todo el territorio venezolano de estos cangaços", y un país que se deshilacha, no hacen más que corroborar su "materialización en la tierra", que va emparentada, en mucho, con la barbarie.

 


 

[1] El Cangaço del siglo 21

 

 

[2] Sertón: es una amplia región geográfica del Nordeste Brasileño semiárida, asolada con frecuencia por graves sequías

 

 

[3] Corisco fue un personaje real, miembro del cangaço de Lampião, el Cangaceiro más importante de Brasil

 

 

[4] https://www.researchgate.net/publication/322607435_Aspectos_do_fenomeno_do_cangaco_no_Nordeste_Brasileiro

 

 

[5] https://www.researchgate.net/publication/340488431_ARTIGO_LAMPIAO_Y_DIONISIO_BAILE_Y_ANIQUILACION

 

 

[6] https://www.aporrea.org/actualidad/a301724.html

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 772 veces.



Alexis Mercado


Visite el perfil de Alexis Mercado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Mercado

Alexis Mercado

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social