La revolución en Anzoátegui, el Dr. Carrasco y los reyecitos

Navegaba en un sueño profundo. No andaba solo en esta profundidad de sueño. Sabía que andaba como con una Eva porque justo arriba, eran más o menos 90, al medio como 60 y ahí donde nos gusta mucho, eran como 90. En el sueño, ambos nos sentíamos iguales sin falsas consignas entre nosotros. Ni el viejo esquema del macho fuerte, ni una vaga ilusión feminista. Cada uno, aprovechando la oportunidad y sus fortalezas. Me acordé, después de este sueño roto por el tuqueque, de una consigna que otros tiempos, nos sugería, que las cosas se logran: peleando. ¡peleando!

Cuando me sentía un afortunado Adan y sin necesidad de un título burocrático, oigo muy lejos, el sonido del teléfono. Alcance a balbucear: co… e la madre.¿Quién es? ¿quién me echa esta vaina?

En el otro extremo, sentí la voz del tuqueque. Viejo amigo en los tiempos de militancia en la UCV y hoy, ingeniero civil con su postgrado en estructura.
¿Qué fue?

¿Mira, podemos vernos en el boulevard en media hora? Te brindo empanada y capuchino.

Dale, en media hora. Salgo rápido de la cama y me doy mi toque. Tomo el material de trabajo -libreta- mi careta y mi tapaboca y me enfilo por la avenida Pedro María Freites.

Llego al cafetín que está en la esquina del hotel Barcelona y ahí veo al tuqueque. ¡Hermano! ¿Que hay?

Todo bien Guaco. Necesitaba celebrar con alguien, el avance arrollador de la revolucion feminista en Anzoategui. Este avance es para tirar cohetes. Si no fuera, porque en este caso, está metido en el medio, el Dr Carrasco, lanzaríamos fuegos artificiales en la Plaza Bolívar para celebrar este empuje de la revolución feminista.

Este avance de la revolución feminista Cuaco, tiene su historia en Anzoategui y es una historia protegida por los protectores.

Mira Cuaco, hace ya un tiempo, Carrasco estaba dirigiendo el hospital de Las Garzas. Sale o lo sacan y entra una luchadora bajo la protección de un gran protector. En esa ocasión; Carrasco queda fuera. Nadie protestó. Como sabemos, la protesta se va convirtiendo en una cosa muy extraña en la democracia participativa. Nadie tenía o debía protestar porque este hecho, fue un contundente avance de la revolución feminista. Muy importante este avance. Sin muchos periquitos profesionales, la camarada que asumió el cargo era parte de esta revolución femenina tan bonita y lo que menos importa ahora, es esa vaina tan burguesa de la calificación y eso tan protagónico de una consulta.

El Dr Carrasco llega luego al hospital de Guaraguao y comienza a ponerle empeño. Lo agarra el covid y luego de su recuperación, vuelve al hospital y nuevamente; el Dr. Carrasco, recibe el impacto arrollador de la revolución feminista. En esta oportunidad, como en la anterior, nadie protesta y no hay nada que protestar, porque si una técnica superior o una auxiliar de enfermeria -Por ejemplo-, alcanzan estos cargos, indica que la revolución feminista, ahora de la mano de este protector o de otro, se fortalece en Anzoategui.

En esto, vemos que la revolución le entra duro a esa vieja idea burguesa de las credenciales.

Tuqueque, ¿no será que la revolución no tiene médicos capaces?

No Guaco, esta es una cosa muy revolucionaria. Lo importante y revolucionario en esto, es que dos protectores hacen bien su trabajo sin pedir opinión a nadie. Es una aplicación de una cosa, que va transformándose en un poderoso instrumento revolucionario: la cooptación.

Para cosas como estas, se nombran protectores. Otra cosa más importante que la anterior, es que hay ya un perfil institucionalizado de los protectores. Con reyecitos así, vamos legitimando inconstitucionalmente una monarquía.

Mira Guaco, hay algo todavía más importante en esto. Si tomo eso del protagonismo, el grupo de Profesionales y Técnicos, por lo que veo, está muy consciente de su papel "protagónico" y lo cumbre Guaco, es que se creen este embuste.

Bueno tuqueque, indetenible esta revolución femenina. Indetenible. Truene, llueve o relampaguee, va pa encima. Importa saber, como supongo que ha sucedido, que las gestiones mejoraron significatiamente. Si es asi como supongo, esta cooptacion, como la otra, también es vergataria.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 755 veces.



Claudio Dominguez


Visite el perfil de Claudio Dominguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: