¡Aunque usted no lo crea, Julio Boprges pide investigar a Guaidó!

"La soberbia nunca baja de donde sube,

pero siempre cae de donde subió"

Quevedo

 

Los asaltantes, estafadores, ladrones, pillos y cuanta alimaña se les ponen los ojos, como el sol al mediodía por el dinero, y se encuentran tras las rejas pagando condena por los delitos cometidos; cuando escuchan alguna noticia sobre Guaidó; seguro que entran en una meditación, para caer en una profunda depresión, con solamente pensar: "Presos, como unos verdaderos pendejos, y Guaidó, con lo que ha hecho se cree presidente" y no es para menos, lo único, que le falta es presentarse, como un banquero, con la millonada robada a la nación, y lo que no se ha cogido se lo ha regalado al gobierno gringo, y todavía amenaza, ofrece y trata de engañar, como si estuviera dirigiendo una guardería.

Ahora, aparte del gobierno saliente de los Estados Unidos, quien prácticamente lo "parió" –parto muy distinto al de Antonia Muñoz, vía Hugo Chávez– las cuidadoras y cuidadores le han sobrado, empezando por la OEA y su secretario Luis Almagro, quien se ha destacado, como un verdadero ayo nunca visto, que ni siquiera en su hogar demostró tanta abnegación y paciencia para atender a los críos. Pero, además Duque, Piñera, Bolsonaro entre otros lo han cargado por encargo del que se fue, dejando un precedente inesperado en la vida de los habitantes estadounidenses, y como dice la canción de Billo Frometa, nadie sabe en qué parará la cosa en los días por venir.

Todos sabemos la clase de bocón en que ha parado este autoproclamado. Sin ponerlo preso anda soltando sus propias acusaciones, porque cada paso en sus fechorías sirven para ir conociendo, donde ha metido la mano para seguir abultando el expediente, que de por sí, lo acusa, pero a la vez lo eleva, como el más grande saqueador de la historia, a pesar de la cara de pendejo, pero lo ayuda; hasta ahí. Nada parecido a un número reducido de delincuentes, quienes se ganaron la "idolatría" y "veneración" al aportar parte del fruto de sus fechorías, como es el caso de Pablo Escobar en Colombia, a pesar del daño irreparable, especialmente en la juventud. El Guaidó, trató de hacer la misma morisqueta, pero aparte de tacaño, precisamente su autoproclamación nace, como parte del engaño, y como dice el proverbio árabe: ¡La primera vez que me engañes, será la culpa tuya, la segunda vez, será la culpa mía!

Para asombro, los mismos compinches presentes en cuerpo y alma en la bufonada del autoproclamado Guaidó, como Julio Borges, quien, para no dejar ninguna duda, estuvo al lado del otro autoproclamado presidente Pedro Carmona Estanga, el mismo que disolvió los poderes del estado, y le dio su buena tajada por un rato a (Primero Justicia) la caja de Pandora de Borges; ahora este farsante, vende patria y prófugo de la justicia venezolana, sin ninguna vergüenza se presenta con una de las tantas comiquitas, al cual nos viene acostumbrando, tratando de lavarse la cara al pedir una investigación de los robos de Guaidó, vía twitter: "Desde Primero Justicia queremos insistir en la necesidad de mostrar los resultados concretos de las investigaciones que hemos solicitado, con el fin de aclarar si hubo un manejo transparente de los fondos públicos" "Venezuela merece una explicación sobre casos como el de la protección de activos en el exterior, Crystallex, PetroParaguay, el manejo de la Fundación Simón Bolívar de Citgo, las irregularidades de la Comisión de Contraloría, entre otras. Lo correcto es mostrar transparencia en la gestión".

Todas las informaciones sobre los procedimientos por parte del autoproclamado en los robos y saqueos descarados fueron apoyados por Julio Borges, pero además es uno de los que, atrevidamente piden arreciar el bloqueo gringo contra Venezuela, con la esperanza de ver un estallido social y propiciar una invasión de los marines yanquis; pero ahora, después de la enorme evacuada de Trump en las postrimerías de su mandato, y a pesar que el nuevo inquilino de la Casa Blanca, es de la misma familia de los halcones, pero algo tiene que hacer para diferenciarse del estrafalario y desquiciado derrotado; se presenta con una, como para terminar de hundirse en el desprecio del pueblo venezolano, y ni siquiera disfrazado, cuando nos acercamos al carnaval le pueden creer a este mentiroso de oficio.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1043 veces.



Narciso Torrealba


Visite el perfil de Narciso Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Oposición


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social