¡La UDO se quema!, ¡Se quema la UDO!

1.¿Están preocupadas las autoridades de la Universidad de Oriente? La Rectora no duerme, pasa la noche en vela. Pero la suya no se asemeja a la del Quijote, que pasó su noche en vela, con el propósito de armarse para poder cumplir su oficio de andar "enderezando entuertos y deshaciendo agravios". Veamos por qué.

Desde hace varios años las instalaciones de la Universidad de Oriente en todos sus Núcleos, vienen siendo un objetivo del "hampa común" y "no común", ante la conducta irresoluta de la Rectora y del equipo de trabajo que la acompaña. ¡Esto no es nada nuevo! Existen suficientes pruebas, plenas e irrefutables, de quejas, denuncias y hasta de encuestas, donde se trata el tema de la "seguridad del recinto universitario". Las autoridades universitarias, que a la luz de la normativa legal que regula la materia, transitan por el camino de la ilegitimidad, se dedicaron a pedirle a los gobernadores y jefes de policía que "protegieran a la Universidad", con la finalidad de evadir su propia responsabilidad en tan grave asunto. Los funcionarios requeridos les respondieron enviándoles una patrulla con 5 o 6 policías, los cuales asumieron como única función acosar a las estudiantes, convirtiéndolas en víctimas de insultos e invitaciones indecorosas, poniendo de manifiesto la carencia de la más elemental formación que debe tener un guardián del orden público y su incapacidad para guardar a la mujer el debido respeto y consideración.

2. Imitando al avestruz, las autoridades se taparon los ojos buscando no enfrentar la realidad. Se mostraron complacidas con la presencia policial, que resultó ser un remedio peor que la enfermedad. Invitaron a sujetos extraños al recinto universitario, que en lugar de enfrentar los eventos que se querían evitar, se dedicaron a dar clases magistrales de atropello a la dignidad humana. Ante esta insólita situación, que provocó el reclamo de los estudiantes, las autoridades acudieron a la solución salomónica de contratar una empresa privada de vigilancia, relación comercial de la que habrían resultado presuntamente beneficiados una autoridad y un funcionario administrativo, hecho que no fue aclarado. La sustitución de la policía por esta vigilancia privada, no impidió los robos en la institución; al contrario, se incrementaron.

La universidad de Oriente, la casa de luz torrencial, disponía en sus nóminas de un torrente de vigilantes que en sus ratos de ocio se entretenían pasando datos sobre los cajeros automáticos de la entidad prestadora del servicio bancario, e informaban sobre los equipos de aire acondicionado de 5 toneladas, de los que un tal "Quico" o "Federrico", daba el "pitazo". Era esta la vox populi que clamaba en el desierto. Los Decanos, como convidados de piedra, restaban importancia al asunto, porque acudían siempre a la solución de reponer los bienes desaparecidos.

3. Durante la esperanzada gestión del rector Clemente Vallenilla, la situación no cambió. Al igual que los cujíes frente el drama del poeta, la UDO lloró de dolor ante la falta de amor de sus autoridades. Pronto su llanto se extendió hasta el Instituto de Previsión Social de Profesores de la UDO (IPSPUDO). La causa de tanto dolor fue atribuida a la presencia de un " turco de Al Qaeda" , que tenía en Caigüiré (Sucre) una especie de rectorado paralelo y pretendía sustituir al Rector, recurriendo a un trueque favorable de "mercancía buena, bonita y barata", con la idea de montar un Califato. La pertenencia del hombre al grupo "Al Qaeda" era pura fantasía de los estudiantes. No se explicaban el temor reverencial a su persona. Pero había quienes juraban que el "turco" estaba vendiendo el retrato restaurado de Dorian Gray, que había metido de contrabando por Lai’sla.

Las autoridades universitarias reaccionaron nuevamente de una forma muy peculiar, al enfrentar los robos permanentes en los Núcleos de UDO: Se conformaban con echarle internamente la culpa al entonces Ministro del Interior, eludiendo su propia responsabilidad y trasladándosela a un tercero. Frente a los recientes actos de piromanía y cleptomanía universitaria cabe preguntarse: ¿A quién se culpará ahora que no está el Gral. Néstor Reverol en ejercicio de ese cargo?

Mucho antes de presentarse la pandemia del coronavirus, la UDO se encontraba cerrada . ¿No se recuerdan distinguidos profesores, muchachos universitarios, comunidades de la región, amables lectores ? o ¿si se acuerdan? El covid-19 mata, pero esta vez cayó como abeja al panal . Ahora la Excelentísima Rectora busca poner en vela a la comunidad con una idea genial: ha llamado a fomentar guardias que trabajen por turnos para enfrentar al hampa, mientras ella tiene quien proteja su desvelo.

4. Con el drama de la UDO está prohibido tener mala memoria. En sus Núcleos desde hace casi 20 años , iniciados en la IV República y continuados ininterrumpidamente hasta el presente, vienen sucediendo cosas extrañas, inexplicables, las cuales por más que uno crea en apariciones, no pueden atribuirse al espíritu en vela del fantasma de Torquemada , merecedoras ellas de una racional explicación: ¿ Qué trata de ocultar el hampa común quemando archivos que no se ocupan de su prontuario sino que esencialmente registran información de actividades académicas, control de estudios de pregrado y postgrado, manejo de activos patrimoniales y movimiento de personal académico, administrativo y obrero? ¿Qué interés tiene el hampa común en quemar bibliotecas o infraestructuras destinadas al desarrollo de actividades científicas? ¿Atentarán esos libros o estudios contra sus creencias religiosas? ¿Será para despistar a los investigadores y hacerles creer que son otras las personas responsables de estos actos criminales? ¿O acaso será por un arrebato de frustración al no haber podido acceder al "campus universitario"? ¿Por qué se desatan estos voraces incendios si existen vigilantes dotados de bicicletas, radios, celulares y de cualquier otro dispositivo tecnológico, que cobran por cuidar las instalaciones universitarias? ¿Será que la Casa más Alta que ahora arde en llamas como la otrora Roma de Nerón, ha sido totalmente abandonada y solo la tabla de salvación de un presupuesto generoso puede sacarla a flote de este mar de aguas turbulentas, infectadas de tiburones ?

La palabra incendio en UDO, expresa un mundo de robos destinados a expiar su culpa en las llamas del infierno. Solo un recorrido de inspección y una pesquisa desapasionada en las instalaciones universitarias del oriente venezolano, pueden proporcionar evidencias que permitan determinar la autoría de estos misteriosos siniestros. La Excelentísima Rectora así debe entenderlo.

5. La desgracia de la UDO no está limitada a los reiterados daños ocasionados a su patrimonio material. Los niveles académicos se encuentran seriamente afectados, prácticamente no existen investigaciones y los centros de investigación de Boca de Río (Nueva Esparta), están en deplorable estado de abandono. Esta calamitosa situación no es posible atribuirla al profesorado y a los estudiantes; ni tampoco trasladarla a la comunidad o al gobierno nacional. Mucho menos al hampa común.

6. Es un secreto a voces, que con la idea de evitar que el fuego acabe consumiéndolos a todos, fue contactado un versátil lanzador que aspira tomar las riendas del Rectorado. Hace rato que se encuentra en el "bullpen" del destartalado equipo de la UDO calentando su brazo, y en momentos de apuro ha sido sacado en misión de rescate a salvar al lanzador de turno cuando el cielo se le estaba cayendo encima. El hombre tiene un pitcheo profundo, una velocidad pasmosa y dispone de un repertorio de lanzamientos capaz de sacar de balance a cualquier contrario que se pare en el home, con sus curvas, rectas, cambios de velocidad o su engañosa "slider". No importa que sean derechos o se paren a la izquierda, pues es ambidextro y puede enfrentarlos con cualquiera de sus brazos. Cuando esperan una recta les lanza su "screwball" y si piensan que les enviará una bola franca, los engaña con una peligrosa "gyroball". Como si resultara poco su versatilidad, también con su encantadora personalidad sabe ganarse a la fanaticada: Tiene un olor a perfume italiano, a whisky escocés y a sudor venezolano.

6. Mientras se decide si el lanzador se queda en el equipo, el Consejo Universitario, al cruzar el pantano de la UDO trata de evitar mancharse el plumaje. En un comunicado falto de claridad, impreciso, huidizo e irresponsable, fechado el día 5 de este mismo mes, habla con voz prestada a través de una comisión ad hoc, solo para declarar su propia impotencia para enfrentar el vandalaje desatado en la universidad. Y sin explicación alguna que lo justifique, va más allá: Invita a la comunidad internacional a participar en un asunto doméstico. Esta forma de proceder llama a la reflexión. Es preciso nuevamente preguntarse: ¿Es que no existe en Venezuela un Ministerio de Educación Superior, al cual pueden acudir esa autoridades en busca de una solución? ¿Se ha solicitado la intervención de la Fiscalía General de la República para que se encargue de abrir averiguaciones dirigidas a esclarecer la autoría de los delitos causantes de daños al patrimonio de la institución y sean enjuiciados y castigados los culpables? ¿ Será que actuaciones de esta naturaleza afectan la autonomía universitaria, no así cuando son realizadas ante la "comunidad internacional"?

Esperamos que no se intente convencernos a todos con torpeza, con el delirante argumento de que Don Quijote estaba loco y loco no sabe lo que hace. O gritando que su plumaje es de esos que no se manchan .O que la UDO ha dado un paso al frente abriendo la Escuela de Bomberos y la Escuela de Artes del Fuego, aprovechando que se cuenta con la materia prima.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 904 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Movimiento Estudiantil, Educación


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social