Amazonas, coronavirus y negligencia criminal

El general de la ZODI muy preocupado, el gobernador con la mano en el corazón.

El coronavirus "es mentira, es solo una gripe". Parece que solo preocupa cuando se muere tu madre, tu padre, tu abuelo, tu hijo o algún vecino conocido. Son pocos los muertos, sí, de los infectados confirmados en el mundo solo mueren el 5%. de un poco más de 11 millones de infectados confirmados han muerto solo un poco más de medio millón. Somos más de 7.000 millones de habitantes, aún hay mucha gente por infectarse, nada menos que unos 6.989 millones, pero hay muchos infectados asintomáticos no detectados porque todos los gobiernos han mentido, en especial los que han asegurado realizar pruebas masivas como China, Alemania, España, Venezuela…, que la realidad ha demostrado ser falso. La prueba de diagnóstico rápido que sirve para ayudar a mentir descaradamente, puede ser sustituida por una prueba de embarazo, da lo mismo y de paso, ésta sirve a las mujeres para saber si están embarazadas, porque si la prueba para la infección por Sear Cov-2 da positivo, no significa nada, solo que hay algún tipo de infección, hay que hacer la PCR, y si da negativo tampoco confirma nada porque es poco sensible y ha dado negativa en pacientes que al poco tiempo han presentado los síntomas, y hay que hacer la del PCR si se quiere estar seguro. En definitiva, no se han realizado pruebas masivas ni incluyendo las pruebas rápidas, no sabemos cuántos están realmente infectados.

Mientras, aquí en Amazonas, semanas y hasta más de un mes sin gas, pero se llevan los cilindros, las bombonas, como si los fueran a traer en dos días. Se llevan los cilindros pero no retornan, no se cumplen los cronogramas pero los anuncian una y otra vez. El general de la ZODI muy preocupado, el gobernador con la mano en el corazón. ¿Qué hacen con tanto cilindro?

Hace unos días por radio denunciaban que uno de los pocos cilindros retornados "no funcionaba", la cocina no encendía y parecía estar lleno de un líquido que resultó ser gasolina. PDVSAGAS explicó que se trataba de un cilindro de los usados por contrabandistas de gasolina (??). ¿Cómo lo recogió, lo "llenó", y lo entregó PDVSA, el único ente autorizado? Hasta ese día "nadie" sabía de ese sistema de contrabando, pero PDVSAGAS sabe que la gasolina que no contrabandean los mismos funcionarios civiles y militares se contrabandea en cilindros de gas, porque los cilindros de gas pasan libremente a Colombia, es decir, un contrabando "menor" de camuflaje para un contrabando "mayor", mientras gran parte del pueblo lleva semanas esperando su bombona de gas que algunos bachaqueros venden a altos precios hasta por Whatsaap y otras redes como si nada. ¿Y quién surte de gasolina a esa modalidad de contrabando cuando aquí en Amazonas el gobernador y el general de la ZODI solo despachan 30 litros quincenales cuando hay gasolina? Muchas veces ni cuando hay gasolina la despachan porque parece que necesitan que otro negocio, el de reventa local, genere sus dividendos para la mafia y tal vez para el financiamiento del partido en carrera electoral, bueno, también mafia. Se anuncian llegadas de gabarras, cisternas, pero no venden gasolina o se acaba antes de lo anunciado, mientras, en las minas de los narcos y otras mafias, el precio del combustible ha bajado porque llega demasiado, así lo han indicado en declaraciones radiales. Y todo queda en el misterio cuando las autoridades no dan información o la dan ya muy tarde, cuando muchos usuarios han tenido que hacer varios viajes desde comunidades alejadas para encontrarse conque no están surtiendo y se ven obligados a comprar gasolina a las mafias o al revendedor casual hasta en Bs. 300.000 por litro para retornar o para retornar y volver otro incierto día, incierto porque generalmente nadie sabe cuando la bomba estará cerrada, como si no existiera control de inventarios o nadie sabe por donde viene la gandola que debería saberse por el GPS del vehículo o del teléfono del chofer. La gandola a veces no llega porque parece que la gasolina se le evapora.

El problema de los robos de cables de CANTV sigue crónico, a ellos se añaden los cortes que realizan mafiosos empleados de CANTV a fin de extorsionar en dólares o pesos colombianos para volver a reconectar líneas de cables individuales, y amenazan con cárcel a quienes vean reconectando que no sean de esa empresa ahora también de la mafia. Hay sectores con más de cuatro años esperando reconexión, no lo digo yo, no solo es mi caso, las denuncias en la radio son a diario. Aunque muchos padecemos de este desastre, los favoritos para cortarles sus cables son comerciantes a quienes cobran precios de 300 dólares o más, cables que según informan solo duran uno o dos meses para volverles a cobrar. Mientras, la "minería" del cobre de CANTV sigue pasando la frontera en tiempos de Covid-19. Así, las declaraciones de los miembros del alto gobierno sobre los servicios que está restituyendo CANTV los muestra ante el pueblo de Amazonas como mentirosos compulsivos. El general de la ZODI muy preocupado, el gobernador con la mano en el corazón.

Las quejas por la radio, de la desaparición de productos del CLAP y de los alimentos en los comedores escolares son también casi a diario, mientras, los responsables de las desapariciones siguen atornillados porque sus nombramientos son decisiones "políticas y no técnicas". Bachaqueros venden productos del CLAP, contrabando de Colombia y de Brasil. Nuevos y bien surtidos negocios venden productos Colombianos y Brasileños al mayor y detal en pleno cierre de fronteras, y cada vez que alguien indaga sobre los socios del negocio o sus proveedores casi siempre, por no decir siempre, aparecen militares involucrados y para estos negocios no hay nada que pare los precios ni se cortan los cables de CANTV. Gran parte de los comerciantes tradicionales de la ciudad se han ido descapitalizando, mientras los de los tenedores y lavadores de dólares parecen surgir de manera sorpresiva como hongos. Una nueva economía está surgiendo de manos de los nuevos ricos psicópatas. El general de la ZODI muy preocupado, el gobernador con la mano en el corazón.

Continúan las quejas por el cierre de los bancos, con personas, en especial adultos mayores, con tarjetas de débito bloqueadas que no pueden comprar ni por punto con sobreprecio. Los retiros de efectivo, cuando abren los bancos, son no más de BsS 150.000 ($ 0,75 cada 15 días). Los bancos abren un día unas pocas horas en la mañana para un grupo de terminales de cédula, de manera que lo que se trata de evitar, las aglomeraciones, son inevitables, pues no hay más remedio que ir todos ese día y a esas horas. El general de la ZODI muy preocupado, el gobernador con la mano en el corazón.

Las minas ilegales continúan igual o peor en sus actividades depredadoras en un estado donde están prohibidas por decreto presidencial reconfirmado por el presidente Chávez. Los generales de la ZODI tienen imágenes de satélite y drones, para nada. El general de la ZODI muy preocupado, el gobernador con la mano en el corazón.

No, no, señores de otros países, entendieron mal cuando leyeron sobre Venezuela, el país donde la gasolina ya casi no se produce y donde hoy no hay gas y tenemos el peor Internet del planeta, pero se importan carros de superlujo. No señores, han entendido mal cuando se indica que los salarios integrales están en el orden de 4 a 8 dólares para pensionados, obreros y profesionales de la administración pública y empresas privadas, NO, no son diarios, son mensuales, y tenemos inflación no solo en bolívares, también en dólares, y en la frontera en pesos colombianos y moneda brasileña. El general de la ZODI muy preocupado, el gobernador con la mano en el corazón.

La delincuencia, la llamada común, aunque la oficial es más común y sin duda asociada a ella, ha arreciado fuertemente aprovechando las medidas de contención del coronavirus. Mientras un ciudadano puede ser detenido por circular después de las dos de la tarde sin salvoconducto, la delincuencia circula y actúa cada vez con más frecuencia, realizando delitos cada vez más graves de hurto y atraco a mano armada, por ahora con pistolas 9mm hasta que aparezca el "Tren de Amazonas" con fusiles y granadas al que las autoridades dejarán el trabajo más sucio y amarán a sus pranes. Las avenidas se cierran sin previo aviso en horas de circulación permitida, nadie sabe para qué, tal vez para aparentar que se hace algo aparte de quitar tiempo y hacer que gastemos más gasolina buscando una ruta libre.

Estos son solo algunos de los problemas más sentidos además de las quejas obvias de los bajos salarios. ¿Y que hacen las autoridades y buena parte de la dirigencia política y de las instituciones de los poderes del pueblo? En el mejor de los casos, cuando no son parte de la mafia, NEGLIGENCIA CRIMINAL. La negligencia criminal es un delito y los responsables son delincuentes. El general de la ZODI muy preocupado, el gobernador con la mano en el corazón.

Para entender el caso del coronavirus en Venezuela y en el estado Amazonas, hay que hacer un sencillo análisis previo sobre la historia del coronavirus en el país, fácil, pero algunos no lo quieren hacer. El nuevo coronavirus, el Sars cov-2 ahora también es otro justificativo para el desastre que estamos viviendo hoy y que se sigue agravando. Ese análisis indica que es falso que la lentitud del avance del Covid-19 en nuestro país se deba a las medidas tomadas por el gobierno y a la "gran disciplina del pueblo" en acatar dichas medidas, disciplina muy escasa si nos fijamos en lo que ocurre todos los días en las calles y avenidas de Puerto Ayacucho" con un mercado buhoneril (bachaquero le dicen ahora) que seguro ya es envidia del Mercado de las Pulgas en el Zulia.

Claro que las medidas del gobierno han tenido su efecto y han incidido en el bajo número comparativo de muertes, pero no se puede ser tan políticamente simplista al punto de terminar mintiendo intencionalmente o no. Además, le han permitido al gobierno disimular la grave escasez del combustible, del gas, del dinero en efectivo, la dolarización y los negocios del contrabando de las mafias.

Cuando la OMS da la alarma mundial y se comienza a diseñar un plan de contención en base a remotas experiencias con otras pandemias como la de la llamada "gripe española", y al avance del conocimiento sobre el nuevo virus, ya Venezuela tenía años sometida a un proceso de aislamiento internacional y restricción de la movilidad interna, factores claves para entender la lentitud del avance de la pandemia. Venezuela tenía fuertemente reducido el número de vuelos internacionales con aerolíneas que habían abandonado el país por problemas de retención de dólares como se retuvieron también a otras empresas internacionales e incluso a pensionados y jubilados de origen extranjero que recibían aportes de sus países de origen. Igualmente, el número de viajeros con destino a Venezuela estaba reducido drásticamente. Por el contrario, el flujo transfronterizo de viajeros se estaba dando casi exclusivamente de adentro hacia afuera, con cálculos de hasta cinco millones de personas que salieron del país. A todo esto se deben añadir el bloqueo y las sanciones de EEUU y la Unión Europea. A lo interno la movilización de los ciudadanos cada vez era más difícil por el problema del combustible, el alto costo de los repuestos que hacían riesgoso transitar por carreteras interurbanas, donde ya ni las tarjetas de crédito podían usarse para salir de un apuro, el efectivo muy difícil de reunir, y poca gente con dólares o pesos a disposición, sin mencionar las muy frecuentes matracas militares y policiales muchas veces bajo amenazas en las alcabalas. Además, en Amazonas teníamos años denunciando por todos los medios la inmovilidad de las comunidades indígenas por falta de combustible mientras sobraba para la minería ilegal y el narcotráfico.

Así nos agarró el coronavirus, no hubo "milagro del gobierno" en la lentitud de avance de la pendemia en el país, por el contrario, poco antes de confirmarse el primer caso, en pleno avance de la pandemia en el mundo, el presidente Maduro y Diosdado Cabello junto a Guaidó, convocaron a movilizaciones masivas, y Maduro decretó la celebración de los carnavales. Los primeros casos en el país los trajeron los bolichicos y enchufados que viajaban por EEUU y Europa y decidieron asistir a una fiesta de matrimonio en la isla de Los Roques donde de paso uno de los atractivos y diversión era la burla al Coronavirus. En esa Isla, familiares de altos funcionarios, aún cuando no se habían decretado las medidas de contención para el pueblo, ya se habían aislado en yates, barcos, islas y posadas turísticas, pero algunos no aguantaron asistir a la fiesta y fueron parte de los infectados. Sí, el gobierno decretó la emergencia un día antes del primer caso, pero ya sabía de los casos positivos porque entre ellos estaban familiares de ellos. Ahora que muchos emigrantes se están devolviendo, tenemos un verdadero flujo de viajeros por las fronteras y ocurre lo que ocurre.

Recordemos, por ejemplo, para comparar, que el caso de Haití es similar, presenta un escaso flujo de viajeros internacionales y la llegada del Covid-19 ha sido también lenta. Haití se vio afectado por un gran terremoto que dañó gran parte de su infraestructura, generó graves problemas de salud entre ellos una epidemia de cólera y está sumergido en serios problemas sociales. República Dominicana, en frontera, al lado, con su "Punta Cana" y su turismo, sus vuelos internacionales, sí presenta una mayor velocidad de expansión de la pandemia.

En Amazonas el gobernador, según él mismo afirma, se la pasa con una mano en el corazón. No sabemos qué hace con la otra mano aparte de tratar de mantener el cerco contra los trocheros que vienen de Colombia y Brasil, con eso se escuda mientras viaja en proselitismo político pre-electoral. Debería saber que en un país donde los cuerpos de seguridad están corrompidos hasta la médula de sus huesos, los trocheros pagan, como lo ha informado el mismo Maduro, y no a las autoridades colombianas porque eso no les importa a ellos, por pasar sin ser retenidos para la cuarentena donde saben que van a sufrir malos ratos y poco del anunciado amor. El gobernador debe saber que ese mercado libre, que él y el alcalde crearon, de bachaqueros del contrabando, de los matraqueos de las alcabalas y hurtos de los CLAP, unos obligados por la situación y otros porque son de las mismas mafias, será en su momento el gran foco de propagación de la pandemia en la ciudad. Debería supervisar qué ocurre con los recursos que llegan para el sistema de salud del estado. Dejar de hacer propaganda vistiendo como a astronautas a quienes nebulizaron los desinfectantes en las calles por donde normalmente transita la gente, y dotar mejor a los médicos. Pero sin duda no enfrenta a las mafias, nada hace contra el contrabando, la minería ilegal, el robo de los productos de los CLAP, el robo de los cables, la pérdida de medicinas, y las extorsiones de la mafia de CANTV. Para colmo el gobernador miente descaradamente cuanto muestra cajas del CLAP en cadena nacional repletas de alimentos y supuestamente vendidas a los precios anunciados por Maduro cuando aquí generalmente solo llegan harinas a la gente y algún litro de aceite de vez en cuando, y el precio es 10 veces mayor. Miente cuando afirma que el sistema de salud está bien dotado y los pacientes deben buscar sus propias medicinas, yesos, vendas, y el personal de salud no cuenta con la protección adecuada.

Es el gobernador, supuestamente elegido por la mayoría del pueblo, se supone que es un líder, pero es incapaz de actuar como lo que dice y dicen que son, revolucionarios. Nunca ha llamado al pueblo a movilizarse contra los otros negligentes criminales, los altos mandos militares a quienes muchos adulan para poder conseguir los salvoconductos y hacer sus negocios sin ser estrangulados económicamente por los extorsionadores de las alcabalas y otras instancias. No llama al pueblo a movilizarse contra los ministros corruptos que son cómplices o también negligentes criminales con los mafiosos que tienen en las instituciones. El puede hacerlo y evitar la represión a los derechos de protesta.

Hace unos días se ha presentado un conflicto entre comunidades indígenas amenazadas de muerte y grupos de mafiosos armados que circulan libremente en horas nocturnas movilizando combustibles y alimentos por las escasas carreteras del estado. El conflicto se originó cuando indígenas se llevaron alimentos de un camión estacionado en horas nocturnas en una trocha de uso ilegal ubicada cerca del Puerto de Samariapo. El general de la ZODI muy preocupado, el gobernador con la mano en el corazón.

Sí, el gobierno llamado cívico-militar-policial está dirigido por negligentes criminales, porque para este delito, la negligencia criminal, sobran las pruebas. Es vox populi como dicen los abogados (o decían), los delitos y violaciones de los derechos de los pueblos en Amazonas, pero la fiscalía ni se inmuta a pesar de las reiteradas denuncias públicas. La Defensoría del Pueblo se ha quejado públicamente hace poco de los entes públicos responsables de estos desastres porque no les da respuesta a sus comunicaciones. ¿Qué queda para el ciudadano? ¿Entendido? El general de la ZODI muy preocupado, el gobernador con la mano en el corazón.

Si no pueden detener, o al menos reducir las operaciones de contrabando y saqueo en el estado,

por parte de mafias de toda clase, que el gobernador, los gobiernos locales y los falsos cuerpos de seguridad que los protegen directa o indirectamente, renuncien. Váyanse junto con los también negligentes criminales del ELN y las FARC. Mucho daño irreparable han hecho ya y siguen haciendo.

Pero hay que ser optimistas. Las vacunas y los tratamientos parece que avanzan rápidamente. Mientras, solo hay que tener en cuenta que los muertos que ocurran hasta que se tengan los suficientes tratamientos y dosis de vacunas no van a resucitar.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 791 veces.



Íñigo Narvaiza


Visite el perfil de Íñigo Narvaiza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social