Preguntas al alto mando de la Revolución Bolivariana

Desde el mismo momento que se planteó en el país la posibilidad del triunfo electoral del comandante Chávez en las elecciones presidenciales de 1998, los políticos del imperio y los de la oligarquía criolla, vieron acrecentarse sus preocupaciones por el destino político de la formación social venezolana, ahora que un líder parido por la reacción antineoliberal del 89 y envuelto en las banderas del nacionalismo bolivariano, pudiera desatar los demonios enterrados de la revolución comunista.

Con la constitución del 99 y la Ley Petrolera del 2001, el gobierno yanqui entendió que las lo de Chávez apuntaba a la yugular del imperio en estas latitudes. El golpe de estado del 2003 fue del primer entrompamiento del imperio con la Revolución Bolivariana, destinado a eliminar de raíz el peligro del mensaje chavista para los pueblos oprimidos del mundo. De allí en adelante, el imperio, sus satélites y lacayos echarían mano de sus armas tecnológicas, financieras, mediáticas, militares y políticas para fumigar este proceso revolucionario que amenazaba con desenterrar los fantasmas del anticapitalismo, pulverizados por la caída del Socialismo Real. La guerra de Cuarta Generación sería el expediente a emplear por las fuerzas del capital internacional para someter al pueblo venezolano por su osadía antineoliberal.

Sin embargo, lo que resulta extraño y está clamando por una respuesta, es la conducta que ha seguido el alto mando de la Revolución Bolivariana en esta guerra antimperialista, suministrándole a su enemigo acérrimo, posibilidades tácticas y estratégicas para demoler este proceso de cambio histórico. En lo que sigue, formularemos una serie de preguntas a la dirección de este movimiento ya que el pueblo está demandando se la aclare esta situación paradojal.

Primera pregunta: ¿Cómo es posible que en veinte años de revolución no se hay cambiado el patrón yanqui de refinación de nuestro petróleo, brindándole así al imperio la posibilidad tecnológica de golpear a PDVSA?

Segunda pregunta: ¿No previo el alto mando de la revolución que el imperio en cualquier momento iba expropiar a CITGO por encontrarse en sus linderos territoriales?

Tercera Pregunta: Si el imperio le robo a Gadafi miles de millones de dólares depositados en los bancos occidentales, ¿Por qué se dejaron millones de dólares de Venezuela en los bancos de USA?

Cuarta Pregunta: ¿Cuáles fueron las razones para depositar parte del oro de la república en los bancos de Inglaterra, país enemigo a ultranza de la revolución bolivariana?

Quinta pregunta: ¿Cómo fue que el gobierno madurista no detectó el desmantelamiento de PDVSA, cuando el movimiento obrero chavista venia denunciando tal hecho de los tiempos de Chávez?

Sexta pregunta: Si el Petro fue la apuesta monetaria para desbancar al dólar en estas tierras y potenciar al bolívar soberano, ¿Cómo fue que paradójicamente, el Petro potencio al dólar y enterró al bolívar soberano?

Séptima pregunta: Hasta mediados del 2018 el llamado dólar today era etiquetado por el gobierno madurista de "dólar criminal"; entonces ¿como se explica que en el Plan de Emergencia Económica de agosto-2018, el dólar today fuese aceptado por el gobierno como su tipo de cambio oficial?

Octava pregunta: Si el capital imperial lo que busca en la periferia del sistema es la precarización salarial, entonces ¿por qué el gobierno madurista permitió que el salario en Venezuela se redujera de los trescientos dólares mensuales donde lo dejó Chávez al morir, a los cuatro dólares actuales?

Novena pregunta: Si la burguesía criolla y el capital transnacional receptores de dólares estatales baratos y beneficios arancelarios, se han cansado de burlar los llamados acuerdos de precios, ¿por qué se sigue implementando esta política criminal a favor de estos criminales parasitarios y contra los asalariados?

Décima pregunta: ¿Porqué el gobierno madurista premia a altos funcionarios fracasados, funcionales al imperialismo, con nuevas responsabilidades burocráticas enroscadas?

Decima primera pregunta: ¿Por qué el gobierno ha permitido la delincuencial existencia de dos precios de venta al público en los establecimientos comerciales, uno con efectivo y otro por punto de venta?

Decima segunda pregunta: ¿Por qué la revoluciona ha permitido la especulación con las medicinas, condenando a muerte millares de pacientes que no pueden acceder a sus medicamentos?

Décimo tercera pregunta: ¿El astronómico contrabando de gasolina puede achacársele a los designios del imperio?

Decima cuarta pregunta: Estas situaciones paradójicas ¿obedecen a la falta de una teoría de la transición al socialismo, a una inocencia política como la de Evo Morales o a intereses burgueses aviesos enquistados en el corazón de la revolución?

En atención a estas interrogantes y a las que se nos quedan en el tintero, los chavistas pensamos que, si el presidente Maduro y su gabinete no responden con meridiana claridad estas interpelaciones e implementa con urgencia, los correctivos necesarios para enderezar todos estos entuertos, entonces, el compañero presidente se convertirá en el Gorbachov del bolivarianismo revolucionario en estas tierras.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2147 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social