En tres palabras

¿Sistema de Salud? (I)

"La baja capacidad resolutiva del sistema de salud hoy, con solo el 12% de la red hospitalaria completamente operativa, es una señal de la caída progresiva de la Quinta República; afortunadamente el gobierno tomó la medida correcta con la llamada "Cuarentena Social", la cual, por cierto, el gobierno, ha sabido aprovechar políticamente; pero que pone a gran parte del pueblo en un dilema muy triste, ya que, si el gobierno no toma otras acciones fundamentales en el tema de la alimentación, tendremos que seleccionar entre morir de hambre en cuarentena, o salir a buscar alimentos; enfermarnos y morir por el COVID -19."

Roger Lázaro. 24/03/2020

"Llega el Covid-19 y la pérdida de la 5ta república" www.aporrea.org/internacionales/a288428.html

"El gobierno ha desmantelado, entre su incapacidad e irresponsabilidad, el sistema de salud público, los hospitales no están equipados, mucho menos las salas de cuidados intensivos, ni tienen suministros médicos, ni condiciones de salubridad, ni servicios mínimos, ni siquiera luz eléctrica.

El gobierno ha tenido como política, el ocultamiento de cifras y estadísticas del Ministerio de Sanidad, no hay boletín epidemiológico, ni cifras sobre mortalidad infantil, ni nada que permita hacer un seguimiento la situación de salud en el país. De hecho, hay varias epidemias de enfermedades que han resurgido en el territorio nacional, luego haber sido erradicadas hace décadas.

El gobierno ha ordenado una cuarentena que le viene como anillo al dedo. Tener a la gente en un virtual estado de sitio, sacar a la gente de la calle, que no se movilice, que no pueda colocar ni gasolina, ni gas, ni medicamentos, ni alimentos. Utiliza la fuerza pública para mantener a los ciudadanos en casa, en cuarentena, pero no ofrece ninguna alternativa para suministrar alimentos, más allá de la "caja clap", insuficiente y con alimentos de mala calidad. No da opciones para adquirir los medicamentos, ni para resolver el problema eléctrico, ni la falta de agua.

¿Cómo suministrar alimentos, si el gobierno ha acabado con la producción de todo, si la economía está destrozada por la incapacidad de maduro en manejar la industria petrolera y la política macroeconómica? ¿Cómo pedirle u obligar al pueblo a quedarse en su casa, en una situación de abandono social y económico en que está sumido, debido a una pobreza que afecta al 80% de la población? ¿Es que acaso los pobres tienen acceso a los Bodegones para suministrar comida a sus hijos en la cuarentena? ¿cuantas familias de cinco miembros pueden disponer de 120 dólares para hacer un mercado para 15 días? (…)Ahora el gobierno, acostumbrado a mentir, comienza a manipular cifras, a tomar medidas efectistas, a silenciar la situación real ¿cuántos exámenes se han hecho?, ¿cuántos "test"? ¿con cuántos insumos contamos, cuál es la situación real de los hospitales, cómo se garantizan los servicios, medicamentos, comida, insumos médicos para la protección de las familias?

Ya el gobierno, el madurismo, trata de utilizar este peligro real que se cierne sobre el país, para oxigenarse, buscar beneficios políticos, cabalgar sobre el miedo que causa el COVID-19, para distraer al ciudadano del hecho cierto y real, de que maduro ha sido responsable del peor desastre de nuestra historia."

Rafael Ramírez Carreño. 23/03/2020

"El coronavirus, una prueba para el mundo"

https://www.aporrea.org/actualidad/a288364.html

Hay verdades que duelen. Porque no pueden ser ocultadas. Son efectos de historias no resueltas oportunamente y de causas profundas, esas que llaman estructurales o genoestructurales y de otras llamadas fenoestructurales o fenoproductivas. Y hoy, en especial debido a factores del entorno que se han propuesto considerarnos una amenaza "inusual y extraordinaria". Coño y lo somos. Sobre todo para quienes gobiernan y pretenden seguir dominando al planeta.

Hasta los nuestros, molestos e incómodos, por distintas razones, no ven que somos vanguardia de "un nuevo mundo" que nace al calor del llamado de la naturaleza a ser respetada y a la exigencia de la nueva energía que ha venido ingresando desde los confines del infinito universo para construir, Dios mediante, una nueva Civilización basada en el amor ¿No lo creéis? Contemplaréis pronto un paso más en esa dirección. Prefieren darle la razón a quienes antes se las negábamos ¿No entendéis que como dijera Bolívar siempre: "para el logro del triunfo ha sido indispensable pasar por la senda de los sacrificios"? ¿Ignorancia, deslealtad, oportunismo, cansancio, desesperación o traición a la patria de El Libertador? Me duele tener que decir lo que debo decir.

ROGER LÁZARO Y RAFAEL RAMÍREZ ¿COINCIDEN?

Rafael Ramírez Carreño, siendo Ministro y Presidente de PDVSA, dio la orden de botar de PDVSA a Roger Lázaro, quien se desempeñaba como Gerente de Desarrollo Social de PDVSA-Occidente. Hoy, coinciden en buena parte de sus análisis. Tal vez porque ambos ven y perciben la realidad desde una posición "disidente" o de "oposición". Vale decir, haciendo uso del concepto de "juego triádico", han pasado a jugar la posición de "anti-oficial" en el juego triádico interno de las fuerzas progresistas y progresivas.

Independientemente de ser, aparentemente, los mismos, han cambiado su posición en el juego triádico social interno. Paradójicamente: antes diferían y ahora coinciden. Pareciera que tenían, o tienen, razón quienes argumentaron que con la muerte de Chávez moría el Chavismo. Qué vaina tan arrecha. Y no es nada: Rafael Ramírez Carreño, Róger Lázaro y quien suscribe, somos todos co-responsables por acción, reacción u omisión, de lo que ha pasado en Venezuela desde febrero de 1999 y mucho antes. Somos también, vamos a decirlo, aunque nos duela, responsables de la Crisis del Sistema de Salud e incluso de que Nicolás Maduro sea Presidente y de buena parte de lo que ha hecho su gestión ¿O no es así?¿Será que están molestos porque los sacaron del juego? ¿Acaso se dieron cuenta muy tarde de la realidad?

LA CRISIS DEL SISTEMA DE SALUD ES DE ATRÁS

Pareciese que estuviéramos descubriendo el "agua tibia". El sistema de salud en Venezuela está en Crisis desde hace muchos años. Muchísimos años ¿O estoy equivocado? Si es así corríjanme, por favor.

Lo supe cuando me correspondió ser profesor de Gerencia y Planificación Estratégica en el Postgrado en Administración de la Salud (PAS) en LUZ en la década de los 80. Y lo sabe Roger Lázaro, a quien propuse para ser el Director de Planificación de la Dirección de Salud de la Gobernación del Estado Zulia, cuando me llamaron para que asumiera ese cargo y desistí. El Dr. José Chiquito León, mi apreciado amigo de la Universidad de Carabobo y con quien compartí en PEQUIVEN allá en Valencia, sabe mucho más que Rafael y Róger de esto que estamos comentando. Pues uno es ingeniero mecánico y el otro ingeniero petrolero y Chiquito León, además de ser médico, tiene una larga trayectoria en la problemática de la Salud no sólo en Venezuela.

El problema no es la existencia de la Crisis Hospitalaria o del Sistema de Salud en general. El problema es: ¿Qué posición política e ideológica y, sobre todo, qué posición práctica, operativa y efectiva asumimos frente a la Crisis del Sistema del Salud en Venezuela? Lo más fácil, como hacemos algun@s de nosotr@s, es criticar y si acaso proponer algo, aunque hagamos muy poco o nada para resolverlo. Así cualquiera. Hasta Dios es criticable.

ESTAMOS MAL PERO PUDIÉRAMOS ESTAR PIOR

Es conocida la frase: "Del árbol caído, todo el mundo hace leña". Y sobre todo ahora que hay fallas del sistema de energía eléctrica y, por si fuera poco, fallas del suministro de gas. Hemos estado utilizado leña de árboles que no han caído sino que hemos cortado. Así parece que much@s quisieran hacer con este gobierno: tumbarlo antes de que caiga o cumpla su mandato. Porque nos da la gana o existen intereses subalternos que nos mueven a hacerlo ¿Para qué negarlo? Estamos mal. Muy mal. En Venezuela estamos muy mal desde hace muchos años. Incluso cuando gobernaba Chávez ¿O no es así?

Tenemos entonces tres opciones frente a lo que hoy está mal, como por ejemplo, el Sistema de Salud en Venezuela.

Primera: Denunciar, presionar, develar, atacar, oponerse y, eventualmente, proponer algo distinto para mejorar. Pero, en general, no hacer nada para mejorarlo de verdad.

Segunda: Defender, apoyar, ocultar y demostrar que no estamos tan mal. Tal vez, continuar haciendo más de lo mismo. Defensa a ultranza, en forma acrítica y cómplice. Y, posiblemente, hacer algo por mejorarlo.

Tercera: reconocer que hay problemas y necesidades insatisfechas y que estamos mal. Identificar sus condicionantes históricos, sus causas (geno y fenosituacionales), sobre todo sus causas raíces, causas claves o nudos críticos, los factores del entorno que afectan al sistema y reconocer sus consecuencias actuales y las que potencialmente pudieran ocurrir sino enfrentamos oportunamente los problemas, en este caso del Sistema de Salud. Y, por supuesto, actuar o ayudar a actuar en consecuencia para contribuir a resolver los problemas y satisfacer las necesidades insatisfechas.

Lo demás, es una posición política e ideológica que respetamos pero no compartimos ni compartiremos. Criticar a destiempo o de manera interesada no resolverá el problema. Tal vez, contribuimos a agudizarlo.

Personalmente, Roger Lázaro, a quien amo, lo sabe. No los califico de traidores. A la vez, no hay dudas que han sido desleales. Al menos debieron quedarse calladitos. Tomarse un tiempo para pensar y repensar ¿Por qué carajo no lo habían visto o denunciado, públicamente antes? Mejor: ¿Por qué no hicieron lo que tenían que hacer para evitar que hoy vivamos lo que estamos viviendo? Si ustedes dirigieran el país ¿lo harían mejor que Nicolás Maduro? Yo que los conozco a ambos, les digo con todo respeto: no sólo están meando fuera de pote sino que dificulto que lo harían mejor que Maduro.

Siento la necesidad de responderles, públicamente, sus dos artículos porque me enerva la sangre: la ingratitud, la deslealtad y quienes se consideran "salvadores de la patria" cuando pudieron hacerlo antes y no lo hicieron.

"Por sus frutos los conoceréis": Al pasar la cuarentena lo sabremos. Italia no es el mejor ejemplo de buen sistema de salud. Por cierto: Cuídate Rafael ¿Tú vives en Italia?

Me reservaré la parte II y siguientes para cuando lo considere necesario. A favor de las luchas estratégicas por venir y no por las elecciones coyunturales de este año.

Por cierto: Un sistema tiene insumos (input), procesos, salidas (output) y por tanto productos y resultados.

¿Será que a pesar de tener muchos menos insumos que antes podemos lograr obtener mejores productos y resultados que antes? Es decir: ¡Ser más eficientes!

Lograr mucho más con menos.

¿Lo lograremos?

Ese es nuestro reto.

Presidente Maduro: Demuéstrenos que SÍ SE PUEDE.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 948 veces.



Hugo Moyer Agostini

Ing. Químico (1975). Postgraduado en Macroeconomía, Planificación y Creatividad Aplicada Total. Profesor Titular jubilado de LUZ (1997). Presidente Honorario de la Escuela Latinoamericana y Caribeña de Ciencias y Técnicas de Gobierno (ESCOLAG). Ha sido el primer Director del Instituto Zuliano de Estudios Políticos, Económicos y Sociales (IZEPES) y del Centro Latinoamericano de Altos Estudios de Gobierno (CELAEG) Ha sido asesor de Rectores de varias universidades, Alcaldes y Gobernadores, así como de la Presidencia de PDVSA y PEQUIVEN. Vive para la POLÏTICA y se resiste a vivir de la política.

 escolagzulia@gmail.com

Visite el perfil de Hugo Moyer Agostini para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ciencia, tecnología e innovación


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social