La corrupción como arma política

El periodista Andy Robinson realizo un trabajo que tituló "La corrupción (de los otros) os hará libres", en el cual, luego de examinar lo que ocurrió en Brasil, después de los mandatos de Lula Da Silva y Dilma Ruseff, afirma que "La derecha latinoamericana utiliza las acusaciones de fraude como excusa para desmantelar instituciones públicas y abrir nuevos mercados a bancos y fondos".

Animado por la premisa de Robinson, me dispongo a reflexionar sobre el caso venezolano, donde la derecha venezolana, ahora en oposición; asume como discurso recurrente las acusaciones de corrupción para descalificar al liderazgo de la revolución bolivariana y devaluar el relato socialista como opción política.

Siempre llama la atención de las audiencias las acusaciones de corrupción, pues llenan titulares que todos miran y generan obligados pronunciamientos. Nada de silencios, que son rápidamente interpretados como complicidad.

Piense ahora en Diosdado Cabello, se pierde la cuenta de las acusaciones de corrupción que hay contra él, lo que ha generado ríos de tinta y bit de información en la red; pero quienes las promueven, no han presentado prueba alguna, hasta ahora y creo que pocas veces han iniciado algún procedimiento judicial. Es solo un ejemplo de una constante, en la matriz de opinión que promueve la derecha en oposición, por lo cual termina siendo en los hechos en un arma política.

Parafraseando a Cecilia Güemes y a Ludolfo Paramio, cuando hablan de la clase media; la corrupción es una idea compleja e indeterminada, a lo que hay que agregarle que ofrece múltiples enfoque de abordaje, por lo cual es una idea también poliédrica. Persisten las discusiones epistemológicas en las ciencias sociales, otras en el ámbito jurídico-institucional y por supuesto en el en campo social, sobre esta idea, sin que se puedan encontrar una noción común entre ellos. Se habla más de la idea de corrupción que de la idea de ética, que es lo que contrapone y lo que debería orientar nuestras conductas en todos los campos y en particular, la de aquellos que asumen responsabilidades en lo público.

Esta situación es conveniente para los grupos que usufructúan el poder, pues se achican o amplían la idea de corrupción de acuerdo al desempeño de sus intereses en el clima político donde se desenvuelven, quedando en un plano meramente instrumental. Se puede decir que la representación más generalizada de corrupción en Venezuela, es aquella que entiende que son los hechos donde existe la apropiación de fondos públicos y el uso de medios públicos para un beneficio particular.

Hay quienes afirman que la corrupción es una característica exógena a nuestra cultura, que fue inoculada con la violencia de la colonización española y una vez en nosotros, no hemos podido erradicarla, así que, aunque no se vea, la llevamos por dentro. No fue posible superarla con nuestra independencia, lo que llevo a comprometer los postulados que se promovieron en su lucha, quedando como recurso de una nueva clase política, que no la descarto para lograr una correlación de fuerzas a su favor. Se acentuó al encontrarse nuevos usos para el petróleo, sirviendo para poner a bailar al son de las petroleras extranjeras, a todo aquel que decidiera en este país.

Chávez llegó a la presidencia del Ejecutivo denunciando a un estamento político corrompido y frente al cual esgrimió una propuesta alterna, lo que le permitió erigirse como un referente ético, que se mantiene hasta estos días imaginario social. Sin embargo, el desplazamiento de la clase política tradicional, no significo que se procesara a persona alguna, se creyó que con la derrota política era suficiente y se dejaron impunes todos los crímenes, aunque en la retórica chavista se mantuvo la idea de la corrupción de la cuarta república.

En este contexto es importante entender que el sistema judicial venezolano, es una tenaza en la mano de quien mantenga la correlación de fuerzas a su favor. Según los intereses que prevalecen, provee absolución o brinda castigo. El sistema de administración de justicia venezolano no ha sido afectado significativamente durante la revolución bolivariana, se ha mantenido casi intacto en su desempeño, solo han cambiado las tribus judiciales que lo administran.

Hoy quienes se oponen a la revolución bolivariana, formaron parte de las organizaciones que administraron el poder político antes de su llegada o son divisiones de estas; sostienen en su discurso que este gobierno le roba al pueblo y se erigen como los puros e inmaculados, inertes, sin vinculación a intereses particulares.

Los líderes de la oposición venezolana tratan de minimizar hoy las acusaciones corrupción en su contra, como por ejemplo las realizadas entre ellos mismos hacia Juan Guaido y su entorno, denunciándole por el uso discrecional e inadecuado de los fondos que proveen los Estados Unidos de América y los que se obtienen gracias a la apropiación ilegal de activos venezolanos. En los Estados Unidos de América hay voceros del gobierno de Trump que han admitido estar al tanto de algunas denuncias, pero obviamente no van a descalificar abiertamente a sus aliadas.

La derecha en oposición ahora mismo mantiene el discurso, pero utilizará todos los recursos necesarios en el sistema de justicia para procesar a los que considere incomodos, bajo acusaciones de corrupción una vez que la correlación de fuerzas este a su favor, y para esta condición se necesita un sistema de justicia a su servicio. Es una forma de neutralizar políticamente criminalizando por esta vía al adversario político, pero como en Venezuela su influencia es muy poca, la acción por esta vía es limitada.

Si llegará la derecha venezolana a colocar la correlación de fuerzas a su favor, no dudaría que se desarrollase un escenario como el que describe Robinson en su artículo, es decir se utilizaría el discurso de la corrupción para restaurar los beneficios del capital.

Lo anterior no niega la existencia de conductas corruptas en la revolución bolivariana, de hecho hay un crecimiento de la percepción de corrupción a todos los niveles y este no es solo alimentado por el discurso de la derecha opositora. Ante esta situación la dirigencia de la revolución bolivariana guarda silencio en la mayoría de los casos, pero lo más grave aún es que se evitan acciones de investigación por lo cual, se convierte esta situación en un plomo en el ala política, para continuar. Zun Tzu afirmó que para ganar una guerra se debe combatir toda forma de corrupción a lo interno, así que es contradictorio que se afirme estar en una guerra y tolerar la corrupción, como forma de resistencia.

El desafío de la revolución bolivariana es dotarse de una dirección política, que se erija como un referente ético y que logre hacer lo que hay que hacer, para transformar realmente el sistema de justicia y afectar la corrupción en todos los niveles. Para construirla es clave la participación organizada, que es el mejor antídoto contra toda forma de corrupción.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 678 veces.



Jesús Alberto Rondón

Sociólogo. Se desempeña como Facilitador en el Inpsasel, ha sido electo Delegado de Prevención (2011-2013 y 2013-2015) y es Vice-Presidente del Consejo de Vigilancia de la Caja de Ahorros de los Trabajadores y Trabajadoras del Inpsasel (2.011).

 jesusalbertorondon@gmail.com      @JesusRondonVen

Visite el perfil de Jesús Alberto Rondón para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Alberto Rondón

Jesús Alberto Rondón

Más artículos de este autor