El incentivo al ahorro, la acumulación, los servicios y los nuevos bachaqueros de las Estaciones de gasolina

Inicio el nuevo año 2020, recibiendo un correo novenoclass14@hotmail.com correspondiente al ciudadano ingeniero Jesús Quijada un lector que dice ser "no bolivariano", aparte de desearme cortésmente los buenos deseos de feliz año nuevo extensivo a mi familia, lo cual estoy agradecido, también me invita sostener un debate académico de altura en Aporrea, entre un defensor del capitalismo " liberal" y mi persona, un defensor del socialismo bolivariano del siglo XXI, espero la página digital le permita o acceda a sostener en estos espacios libremente sin censura ni prohibiciones alguna. Por mi parte, acepto el planteamiento, el reto académico y político ideológico a fin de aclarar determinadas confusiones conceptuales que se dan no solo en la derecha sino también en la izquierda en el proceso de instrumentar las ideas clásicas de quienes sostenemos ser herederos de las mejores doctrinas espirituales tanto en lo filosófico, político, económico y social conque concluyeron el siglo XIX y XX, me refiero al socialismo científico.

La civilización, la ciudad y la calidad de los servicios

Comenzaré argumentando que lo que le despertó la inquietud de mi adversario, es decir mi lector, el ingeniero Quijada fue un artículo publicado en Aporrea, titulado…., aparte de otros artículos que como seguidor he tenido y le respeto sus opiniones conservadoras liberales, defensor del capitalismo liberal clásico como ya he dicho, ¿porque afirmo que es pro capitalista y liberal?, simplemente porque afirma en una nota enviada a mi persona arriba mencionada en fecha 01 de enero del nuevo año en curso que en respuesta a tal articulo simplemente dice que "Nuestras ciudades deben mejorar pero para eso, hay que incentivar el ahorro, el capitalismo….", mejor dicho de que el Estado debe dejar en las manos privadas la prestación de los servicios mediante "los impuestos" que se cobraría a los contribuyentes independientemente de sus niveles de ingresos, status social o categoría social, simplemente pagaría un servicio y ya, el que no pueda sencillamente se le suspendería el servicio o se le suprime, o en su defecto pagaría multas si consume mas energía eléctrica, agua, internet, telefonía o hacer mayor uso del aseo.

Seguramente nuestro "simpatizante amigo" ha visto o conocido sociedades del Norte, donde existe el capitalismo desarrollado, donde brilla el esplendor de "sociedades organizadas", donde se cumplen las leyes ambientales, sociales, normativas donde el policía o los fiscales de transito acatan las normas tanto como el ciudadano, esas son sociedades que llevan muchos años de desarrollo y sobre todo, muchos años expoliando a sus colonias, hoy neocolonias, saqueando a sus recursos, materiales, riquezas naturales, humanas como monetarias (deudas), esquilmando a países llamados "incivilizados o barbaros" del Tercer Mundo a nombre de "la civilización occidental", la democracia liberal hoy neoliberal. Vale decir que a costilla del saqueo, la expoliación y el crimen tal cual ocurrieron y ocurre en América latina, África y Asia financian su desarrollo. No olvidemos; que ellos financiaron la revolución industrial con el saqueo oro y la plata de América además de la mano de obra esclava asalariada europea que obligaron a trabajar entre 10 y 14 horas a hombres, mujeres y niños, hoy continúa el crimen y el terror económico mediante los tributos de la deuda externa del Tercer Mundo financiado la acumulación del capital empresarial y el desarrollo científico tecnológico, amen del desarrollado alcanzado por las empresas y los centros científicos tecnológicos y universidades de los Estados Unidos y Europa.

Claro; ¿quien no quiere que mejoren nuestras ciudades en estos países, en especial en Venezuela, es un anhelo que funcionen los servicios, por ejemplo del agua, dejen de funcionar "los cisternas" que ha la han privatizado, cobran por cada pipa de 200 litros de agua, 30 mil bolívares soberanos, apagones de la electricidad y su racionamiento, que ni pagan los ciudadanos, la ausencia del servicio del aseo, los cortes del de internet, de las comunicaciones por celulares, tv, radio, y la suspensión de impresos o salida del mercado por falta de papel, las carreteras deterioradas, lo mismo da con la infraestructura urbana en las mismas condiciones, incluso sin boca de visitas, etc.? ¿Quien no quiere que en su país la la gobernabilidad, la paz social, la justicia, el orden, la ley sean cotidiana? No creo que ciudadanos (as) alguno no quiera que esos buenos deseos para el año nuevo 2020 se cumplan, al contrario todos queremos calidad de vida, salud, educación vivienda para nuestro país, la Patria de Bolívar. La pregunta es ¿como lograrlo?.

La acumulación de ganancias lucrativas, estimulo del capitalismo y el lucrarse de los servicios

Nuestro amigo ing. Quijada propone mediante "el incentivo al ahorro y al capitalismo". Que nos quiere decir según creo, el incentivo financiero del Estado al ahorro, a la "acumulación económica del capitalismo", el incentivo económico a empresas privadas para que asuman tales servicios bajo "la lógica del lucro", lo que no veo, es compatibilizar el lucro con "los derechos humanos", tales como el agua, el aseo, la electricidad, la educación, la salud, la vivienda incluso las comunicaciones, puesto que la (i)racionalidad del capitalismo los lleva a que toda actividad económica es objeto de mercado, vale decir que todo lo que toca sus tentáculos mercantilistas lo convierte en lucro, ganancias, negocios objeto de enriquecimiento sin importar el derecho a la vida, el derecho social. Por tanto; el incentivo al "ahorro" consiste a brindar a los empresarios, "contrataciones privilegiadas", apoyar con créditos, subsidios, financiamientos, exoneración de impuestos, etc., con el apalancamiento del Estado, concentrar los recursos en la empresa privada, sea ella que procurando el lucro, privatizando los servicios anteriormente señalados, brinden "calidad" al precio que pueda pagar, el sacrifico del desarrollo urbano, calidad de vida a la población para el que tenga, a modo que cada ciudadano pague el servicio que requiera, a los precios del mercado, ¿A que precios, a precios al alcance de la población, o precios indistintamente e las clases sociales?

Todos sabemos las experiencia que tenemos del comportamiento de los precios, el incentivo del ahorro, al capital de la acumulación que hace para ampliar el negocios telúricamente, sobre todo dolarizando el precio de los servicios a escala internacional; elevar los precios sin importar el derecho humano, tal cual ocurre con los alimentos o fármacos, otro caso, por ejemplo tenemos las vicisitudes de los precios en Colombia de los servicios, donde el agua es medida por consumo, es limitada, racionada, en Argentina "los tarifazos", los precios sumamente elevados, la privatización del agua en Bolivia antes de Evo, en Perú ni que se diga el agua es "costosa" para la vida sin importar lo que diga las Naciones Unidas, etc., de modo que a la población no le alcanza como pagar de sus salarios los servicios, en ningún país capitalista suramericano, el extremo es en Venezuela, donde los servicios prácticamente no se pagan, ni siquiera el precio de la gasolina, suponemos a causa de que el Gobierno no puede prestar "regularmente" un servicio", es victima de desestabilización, agresiones económicas, de planes conspirativos, de acciones encubiertas terroristas y delincuenciales llamadas a destruir la ciudad tales como las guarimbas con la quema de semáforo, autobuses públicos, socavar pavimentos de las carreteras, robar tapas del alcantarillado, robar cableado telefónico, de internet, etc, si no fuera así, en situaciones normales, estaría cobrando los servicios, pero el asunto es que como no están funcionando normalmente, entonces decide "no cobrarlos", otra causa es la inestabilidad del sistema eléctrico, del bombeo de agua, de las comunicaciones, etc., para evitar una demanda legal justificada por los ciudadanos, el bloqueo naval a las compras de repuestos, fármacos, alimentos, insumos, etc. no se puede pagar un servicio que no funciona regularmente, estamos en situación de preguerra, de amenaza de potencias mundiales capitalistas interesadas en desestabilizar y hundir la economía.

El modelo, los servicios y los derechos humanos

¿Qué sucedería si optamos por otro modelo empresarial, mas responsable, "mas solidario", mas fraterno y equitativo, mas justo y racional para todos, una prestación de servicio justa, democrática, y racional, capaz de atender la demanda social, cobrando lo justo, atendiendo el mercado y los derechos humanos. ¿Qué es lo justo?, consideramos que el que mas gasta, mas paga, el que mas consume mas paga, el que mas tiene mas paga, aún más se paga según la capacidad y la necesidad de cada cual, por tanto somos una "sociedad", la palabra lo indica, una sociedad quiere decir solidaria, equitativa, lo cual implica que el gobierno deba redistribuir la renta social, nivelar socialmente el desarrollo, crecer lo más humanamente posible en corresponsabilidad social, para eso se necesita la comprensión de todos y todas, de empresas consciente del desarrollo humano y del mercado, de armonizar el funcionamiento social de las empresas, asegurar no solo la rentabilidad de la inversión sino a la par de asignar un precios sostenible equivalente al salario sostenible, no podemos romper los equilibrios sociales y económicos, debemos soportar todos la carga social unos mas que otros como socios de una sociedad.

Tales empresas pueden ser privadas o no, comunitarias preferiblemente en algunos servicios, en cada ámbito que le corresponda sus servicios, ellos nadie mejor que ellos para atender sus necesidades con el poder local, asi pues, esa simbiosis poder local (Alcaldía) y poder popular para atender los servicios de dicha comunidad, en su defecto empresas de mancomunidad, empresas de comunas de amplio espectro, si no las hay a nivel de una comunidad, cooperativas de servicios para atender con su trabajo comunitarios las obras y necesidades que se requieran. Esta idea es factible en el marco de la Ley de cooperativas, donde existen previsiones legales de transferencia de servicios al pueblo. En todo caso; debemos combinar posibilidades empresas colectivas organizadas conjuntamente con el gobierno local y las empresas privadas solidarias para atender las necesidades, sin excluir empresas privadas que bajo la misma racionalidad del interés social sin fines de lucro, incluso de mercado puedan responder los desafíos del desarrollo social y humano.

Los ciudadanos uniformados abusan de sus servicios, los nuevos bachaqueros de las estaciones gasolineras

El otro tema, es que mi lector el señor Quijada me recomienda el que "Las policías deberían leer a Josep Fouchet para que entendieran como funcionan estos organismos…. ". Ciertamente la seguridad, el orden público, la protección del ambiente deben ser tareas supervisora de los órganos policiales, pero no menos debe haber corresponsabilidad públicas con lo servicios públicos, atender la situación de contingencias en que estamos, pero muchas veces tales ciudadanos uniformados, abusan de su "autoridad" en el ejercicio de la Ley, olvidan que son ciudadanos antes que todo, olvidan los modos de atender las quejas de los ciudadanos (as), ejerciendo la coacción, la violencia, aplicándola, soslayan las formas proporcionales del uso de la fuerza, intimidan, se acostumbran "a mandar" y el pueblo "a obedecerle" como decía Bolívar en relación a la Tiranía, pues bien en Zulia, Maracaibo específicamente existe este problema, la policía, estatal como local, haciendo uso de sus atribuciones cometen excesos, no hay ciudadanos o ciudadanas que los tenga en un pedestal por honor, al contrario son juzgados por funcionario como matraqueros, bachaqueros, malandrines al que se le teme mas que a un delincuente.

Hay que ejercer la contraloría social, la contraloría interna y popular, que no la hay, no podemos dejar que tales funcionarios en sus servicios pasen ese umbral entre lo justo y lo injusto, entre el orden y el desorden, confundan el camino, caigan en el estado de insanía pública, de la corrupción, pierdan la racionalidad y el juicio, el que los hechos de violencia social los transformen en lo contrario de los que ellos aspiraron ser y se formaron o se prestaron atender como "funcionarios públicos" al servicio de la ciudadanía. No pueden incurrir en la conducta fascista, tal cual nos los dice nuestro lector: "El fascismo si tienen un carácter represivo….". el porque, porque pierden la brújula, la sociedad al descomponerse como resultado de la crisis económica, del caos en la que tratan de arrojar las fuerzas contrarrevolucionaria, ella empuja a la "anarquía social", hacia una "lucha cuerpo a cuerpo", de pueblo contra pueblo, el pueblo devorando al pueblo, la desestabilización política y económica ha colocado la sociedad venezolana en estado de sobrevivencia a causa de la dolarización de los precios, el lucro, la ganancia, en medio del bloqueo comercial, financiero, monetario y económico, incluso naval, basta ver el bloqueo del acceso a los componentes del nafta, insumos especial para procesar el petróleo, pues bien a falta de ese insumo se nos impide producir gasolina, tenemos que importar paradójicamente gasolina de otros países siendo un país petrolero.

El Laisser Faire de la revolución bolivariana

Pues bien; bajo estas circunstancia de bloqueo económico, de crisis presupuestaria, el gobierno bolivariano ha sido "permisivo", procurando vigilar el orden público en las estaciones de gasolina, los funcionarios policiales han hecho de este medio una fuente de vida, de enriquecimiento personal, de hacer ingresos monetarios y mas allá de fuente de subsistencia, de lucro, mas de allá de sobrevivir, han traspasado el umbral de la decencia, del decoro y la honorabilidad del servicio, han caído igual que los bachaqueros fronterizos de la gasolina, sus competidores, lo mismo aplica para sus acompañantes, los guardias militares, cada uno que llegue a tales Estaciones se ven corrompidos por el dinero, la jugosa ganancia en dólares y bolívares, pensamos que también en pesos, desde aquí se corrompe a los órganos del orden público, todos participan en medio del desespero por la lucha por la gasolina, los ciudadanos incluso, la corrupción es tan grande que mientras que el pueblo rechina, calienta sus nervios, condena tales mafias bachaquera de la ciudad haciendo la cola, luego estos son burlados, se quedan sin gasolina después de tanta horas de espera, mientras ella se fuga, tenemos pues ahora dos tipos de bachaqueros, los bachaqueros de fronteras y los bachaqueros de las estaciones. El nuevo modus operandis es que sin no hay VIP, entonces cierra las estaciones, sin no hay maraña cierran temprano antes de las 2 o 3 de la tarde cada día comenzando el mes de enero.

Entre otros bachaqueros, tenemos los motorizados que se llevan la gasolina una y otra vez, entran como Pedro por su casa, con la anuencia de la policía, una y otra vez, la venden a precios en bolívares y dólares, 10 dolares o 100.000 mil soberanos, mientras que el gobierno el que la produce, le queda miserias, no la cobra, no se beneficia el Estado, la empresa que la transporta o paga a nivel internacional, se está esquilmando a la Nación, se está expoliando para beneficios privados y no público, se está haciendo fiesta, incluso no menos los bachaqueros de fronteras, donde participan venezolanos y colombianos y el pueblo dueño de PDVSA, no le llega, se halla burlado, puede bajo estas circunstancias desafiar a tales órganos públicos para hacer justicia, el petróleo es de todos y todas y no de esa clase de funcionarios uniformados bachaqueros que presumen defender el Estado, de esos funcionarios uniformados representantes del orden que haciéndose defensores del orden incumplen con su deber, enriqueciéndose vulgarmente como bachaqueros de la gasolina vendiéndola a particulares, bajo discrecionalidad ahora a los autobuses a precios de 1.000.000 de bolívares soberanos a causa de aumentos del dólar mientras que vehículos particulares 10 dólares para ahorrarse la cola y los malos ratos, la pecnota y el riesgo que significa.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1141 veces.



Alexander Kórdan Acosta R.

Economista. Magíster en Gerencia de Servicios Administrativos. Doctor en Ciencias Estratégicas para el Desarrollo. Profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Instructor de Cooperativismo Comunitario.

 kordankovki@gmail.com

Visite el perfil de Alexander Kórdan Acosta R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Energía y Petróleo para el Pueblo


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social