Nicolás Maduro y la legalización de la esclavitud moderna

La dictadura, encabezada por Nicolás Maduro, acaba de aprobar un salario que, en la práctica, legaliza la mano de obra esclava en el país. El autodenominado "presidente obrero" ha dado un nuevo zarpazo a los derechos de los trabajadores, oficializando la destrucción de sus ingresos y aniquilando el poder adquisitivo de la población económicamente activa.

A pesar del discurso "revolucionario", "inclusivo" o "izquierdista", El madurismo se muestra, nuevamente, como enemigo jurado del proletariado, sometiendo a las mayorías a ingresos irrisorios que no permiten, ni siquiera, satisfacer el consumo de alimentos de un par de días. Ello, sin contar, que con estos "sueldos", es imposible cumplir con el pago de servicios y, mucho menos, pensar en disfrutar de algún espectáculo o evento de esparcimiento.

Pues bien, el salario mínimo establecido por la oligarquía psuvista-madurista es de 40.000 bolívares más 25.000 de ticket de alimentación, para un total de 65.000 bolívares "soberanos". Esa cantidad equivale a 12,5 dólares (tomando como base el cambio "oficial" de 5.200 bolívares por dólar). Estamos hablando de, alrededor, de 41 centavos de dólar diarios. De acuerdo con los estándares internacionales, las personas cuyos ingresos son de 60 dólares –o menos- al mes (o su equivalente en monedas nacionales), viven en pobreza extrema. Es decir, el madurismo, deliberadamente, ha legalizado un salario hambreador que, en la práctica, se traduce en un genocidio silencioso del pueblo.

Nicolás Maduro y sus adláteres han dado luz verde (desde luego, ya tienen tiempo en esto) a la destrucción de la masa trabajadora y su mutación en mano de obra esclava. Estos fascistas, disfrazados de socialistas, han echado a la basura las luchas obreras de nuestros trabajadores, convirtiendo el salario en un pago simbólico, que refleja el desprecio hacia la fuerza laboral.

Resulta muy ilustrativo que tanto Maduro, como los altos jerarcas y voceros de la dictadura hablan de "la derecha", para referirse a todo aquel que se opone a la tiranía. Sin embargo, la destrucción total del salario y el hecho de someter a los trabajadores a laborar a cambio, prácticamente, de nada, es una política abiertamente reaccionaria. Estaríamos hablando, ya no de una práctica indudablemente ultraderechista, sino feudal.

Los integrantes de esta especie de monarquía absoluta en la que se han convertido los herederos del chavismo, se consideran amos indiscutibles de Venezuela y, por lo tanto, se comportan como grandes señores feudales mientras que los millones de ciudadanos de nuestra amada Patria, han sido reducidos a simples súbditos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 465 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a278476.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO