¿Una guerra para defender qué, La Patria o el Arco Minero?: La opción Mujica

1. Fijando posición

Antes de preguntarnos que defendería una guerra en Venezuela, permitan fijar posición en el contexto. No queremos una guerra y menos la intervención de tropas extranjeras: las consecuencias futuras serían imposibles de predecir, pero las muertes inmediatas si ocurrirían y además a los menos responsables: soldados rasos, oficiales jóvenes, civiles inocentes y las victimas indirectas por el caos de los servicios. Estimular esta intervención y la guerra es intolerable. Pero también es intolerable la terquedad de Maduro y sus cuatro o cinco amigos, su incapacidad nos trajo hasta aquí, y están obligados a aceptar sus errores y una salida sensata. Si al pueblo en tres años, con el visto bueno y ejecución de un CNE sumiso, no se le ha permitido opinar y decidir su futuro de manera libre y con garantías; una elección total donde decida el soberano, se hace impostergable. Y si ese pueblo como mayoría se equivoca, que se equivoque, para algo es soberano.

2. La Patria camina hacia el sur...

¿Una guerra para defender qué, la Patria? No, falsa postura porque si quieren ver y defender a La Patria búsquenla y la verán caminando, con los pies ampollados, las carreteras de Colombia, Ecuador y Perú. Hoy 28 de marzo hay venezolanos andando esos páramos, esos que no ve la sesgada TELESUR. Ellos si son la Patria, resueltos y pensando en los que dejó y como ayudarlos. Representan las divisas para el pobre, las mismas que aquí el gobierno reserva a su minoría.

3. El Arco Mortal

¿Una guerra para defender qué, el Arco Minero y sus concesiones, nacionales y extranjeras? La respuesta es sí, pregunte amigo lector cuantos consejos comunales tienen alguna concesión en el citado arco, y luego pida los nombres de la burguesía roja hecha millonaria en revolución que ya tienen sus inversiones y consorcios en él. Y ni hablar de las corporaciones extranjeras en este negocio, verdaderas mafias recolectoras de todo lo hallado valioso por otros en el subsuelo (que no sea petróleo), y eso a costa de lo que sea, no en vano le han hecho cambiar a la nueva Asamblea Constituyente las antes leyes soberanas o que garantizaban nuestra soberanía; según, palabras más, palabras menos venidas del propio Luis Brito García. Pero eso no es lo más grave, el Arco Minero representa la muerte de la Venezuela amazónica y guayanesa; y en consecuencia, de nuestra mayor y verdadera riqueza no humana: El Agua dulce. ¿Eso es lo que nos piden defender?

4. El preso de los caballos y su socio

¿Una guerra para defender a quién? Entre otros a Alejandro Andrade, hay que nombrarlo porque el mismo lo admitió y por eso está preso en Estados Unidos. Famoso dueño de caballos de salto en la Florida, quien le robó a Venezuela mil millones de dólares (lo demostrable) durante el ejercicio de sus funciones entre 2007 y 2014, el gobierno aún no se atreve a pronunciar su nombre, y en él nadie se atrevió a denunciarlo. En diez años cuando salga de la cárcel norte americana podrá venir a Venezuela a reunirse con su socio como si nada hubiese pasado. ¿Esos y tantos otros millonarios de maletín y divisas mal habidas es a quienes vamos a defender? Una gota de sangre de un soldado venezolano vale más que todo lo robado y los privilegios de esta gente.

5. La opción de Pepe Mujica

Este pueblo no merece una guerra y menos cuando no hay dignidad en ella, de allí el énfasis de Pepe Mujica: la prioridad es evitar la guerra. Reconocemos en Mujica una voz honesta y bien enterada de Venezuela, pero es al mismo tiempo un personaje retador y alejado de las solidaridades automáticas de tanta izquierda internacional acostumbrada a su misma homilía evangelizadora. En principio con la crudeza que lo caracteriza, Pepe define una de las raíces del problema: Estados Unidos no está dispuesto a entregar el manejo del petróleo venezolano a los chinos. Pero el viejo guerrillero no se queda en la sola descripción de las apariencias, descubre las intenciones de Trump reforzadas por las flaquezas electorales de Maduro, y por delante y sin distracción propone: Elecciones en Venezuela con garantías de la ONU. No es tiempo de discutir la menudencias legales, dejen eso a los académicos dice. El acuerdo es urgente y la salida es clara para evitar una guerra y sus muertos. Por tanto: ¿Para qué retardar con un referéndum consultivo si la gente lo que quiere es poder decidir? Las recomendaciones de Mujica no son meramente intuitivas provienen de un hombre con ocho balas en su cuerpo y que conoció la locura y la venció tras pasar trece años en cárcel sin ver el sol.

6. Conclusión y esperanza

Esta salida que propone Pepe Mujica parece ser la que menos quiere Maduro como tampoco buena parte extremista que se le opone; empeñados en la guerra, sin importarle lo que va a sufrir el pueblo y las secuelas de miseria, caos y desolación que eso podría dejar en nuestra historia. Aun así, confiemos en la sensatez de nuestro pueblo llano, ese que puede revertir en cualquier momento la decisión de sus dirigentes.

 

cespino58@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 741 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a277441.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO