Diosdado Cabello, usted no es de izquierda, no es socialista, menos aún revolucionario

Fueron días de esperanzas fallidas aquellos en que un Teniente Coronel, sale a la palestra pública encarando el establishmen, por parte de Hugo Chávez, todo lo que conllevó a promover un nuevo sistema en los modos de producción, bajo el desconocimiento de un pueblo que solo admiraba las palabras de popularidad y fervor con que se expresaba tal personaje rodeado de todo un séquito de "camaradas" que alertaba un cambio profundo para Venezuela, lo cual traería como consecuencia grandes sacrificios y fuertes batallas contra quienes seguían oprimiendo a un pueblo sediento de justicia, no solo de 40 años, sino como parte ya de su historia colonialista. Todo un plan de laboratorio militarista de la escuela de las americas, bajo la ecuación dios-doctrina-dominación (comandante supremo-socialismo-hambre).

Referíamos para ese entonces, quiénes éramos los jóvenes del presente ahora en éste futuro, lo debíamos construir con cojones, un nuevo modelo social que garantizara bienestar, calidad de vida y justicia social; "con hambre y sin empleo con Chávez me resteo", no teníamos ni la más mínima idea de las tergiversaciones que traía consigo comprometernos hacia el supuesto "socialismo" que avizoraba dicho séquito que rodeaba a Chávez, principalmente Diosdado Cabello, lleno de dos vicios fundamentales que hoy oprime a los venezolanos en el lago de antivalores y desgracias, por una parte, el tráfico de influencia, donde se respalda como "camaradas" grupos de hombres y mujeres comprometidos con el fraude, la extorsión, el soborno y el sicariato permitiéndo enaltecer toda la desgracia que vivimos en la frontera colombo-venezolana con el tráfico de todo tipo de rubro amparado por la "gloriosa" Guardia Nacional dirigida por Diosdado, de lo contrario , qué hace entonces como Presidente de una ANC plenipotenciaria si no ejerce poder para el orden y la justicia social.

Y por otra parte, la guerra de desprestigio, contra quienes alzamos la voz evidenciando que esto que le llaman socialismo no es sino, un torcido capitalismo de estado militarista, peor aún, éste séquito de personeros colgados en el brazo de Chávez para escudarse en su nombre, como lo dice la canción bolivariana de Alí Primera, juegan con aquellos días de esperanzas que impulsó la Revolución Bolivariana, hoy solo encontramos; pactos, negociaciones, privilegios, y dádivas, Diosdado y su combo de vampiros tergiversa el significado del sistema de producción socialista, con mendicidad, autoritarismo, tráfico y hambre para un pueblo que no concibe ser engañado por quiénes fueran los "amigos" de Chávez.

El ciudadano Diosdado en compañía de Tarek Elaisami y Nicolás Maduro buscan entornillarse en el poder, no sabemos por cuanto tiempo, engolosinar las FANB quienes son los que viven los placeres de la robolución bolivarista y acabar con la patria, hipotecando sus recursos, ante las trasnacionales, en un neoliberalismo incontrolable a beneficio del mejor postor, como buenos hijos de la cuarta, bien saben que los adecos y copeyanos robaban y dejaban robar; ahora para que el pueblo admire sus avenencias la disfrazan de programas sociales "igualitarias" que jamás serán equitativas; puesto que el cúmulo de antivalores en la repartición de migajas, prevalece desde la gerencia y es así que sus élites comunitarias repiten las arbitrariedades como los ejemplos que Caracas dio; soberanía? Cuál soberanía, entregada por éstos cleptómanos con la política extrativista del Arco Minero a cargo de las fuerzas armadas.

Es así que la retórica robolucionaria se convierte hoy día en una argumentación que aborrece el pueblo venezolano; si bien es cierto, que están respaldados de un poco más de dos millones de personas que conforman parte del sector público, gentes sin valores ni principios e inducidos al conformismo gubernamental; también es cierto, que existe una izquierda de vieja y nueva data que busca avivar los valores ciudadanos y enunciar la caída estrepitosa a la cual devendrá tal fraude revolucionario, puesto que la historia enseña, sus ciclos y ese es un estudio irrefutable que arroja todo proceso de depresión social que ahora se sume el continente para lo que vendrá en su parte de evolución social.

Es en este sentido, que me atrevo afirmar que su mazo cavernícola y canivalezca manifiesto en un mediocre programucho de baja categoría, que solo ven sus fanáticos seguidores negociantes de los derechos del pueblo, donde bien se dibuja sus comportamientos en las comunidades, no amedrenta a un pueblo digno, como es el pueblo venezolano, ustedes siguen censurando nuestras luchas, acallando nuestras voces, y golpeando nuestro estómago; pero bien sabemos que el pueblo es sabio y paciente y sabe calcular el tiempo; "Si asumes que no existe esperanza, entonces garantizas que no habrá esperanza. Si asumes que existe un instinto hacia la libertad, entonces existen oportunidades de cambiar las cosas". Noam Chomsky



Esta nota ha sido leída aproximadamente 45549 veces.



Yasmeli Pernía

Activista por la Contraloría y la Auditoría pública y ciudadana. Merideña. Militante de Marea Socialista

 yasmeli2673@gmail.com

Visite el perfil de Yasmeli Pernía para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a274371.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO