Hasta cuándo permitiremos que continúe la especulación sin imponer verdaderas y severas sanciones a empresarios depredadores y a medios de comunicación

Para quienes tenemos que hacer uso del Transporte "Público" "Privado" y del Metro de Caracas, es PREOCUPANTE la opinión de gente que también hace uso de estos medios de transporte.

Me refiero a gente que debe ir todos los días a trabajar y que comúnmente viven de un salario, o de su trabajo en las calles caraqueñas, quizás hasta beneficiada por el Gobierno venezolano, pero cansada de la situación actual. Se oye decir como opinión generalizada que con los adecos y con los copeyanos se vivía mejor, que alcanzaba para algunos lujos esporádicos, que hubo corrupción en ese entonces pero que hoy en día es realmente escandalosa la corrupción de los chavistas, aunque hoy alcanza para darle al pueblo salud, vivienda, bonos, educación, trabajo, pensiones de vejez, etc. cosas que antes ni se pensaban.
Cuentan episodios de sus vidas y de sus allegados como dramas que merecerían estar en la TV o en Películas de terror y siempre sale quien les conceda la razón, aunque para quien tenga dos dedos de frente es evidente que solo son conjeturas sobre cuentos llegados a esas personas por los medios de comunicación y los cuentos esparcidos para desacreditar a la Revolución Bolivariana, pues se caen al menor análisis al cual los sometes.

Pero con esto podrían lograr como objetivo, que cuando al Presidente Maduro le toque comenzar el nuevo período para el cual fue electo en comicios libres, se arme un gran zafarrancho porque aunque el pueblo sabe que la hiperinflación se debe a las sanciones extranjeras, pedidas y apoyadas por esa dirigencia opositora fascista que tenemos en Venezuela, este pueblo se puede cansar de ver como elevan los precios a niveles que ya no permiten la vida digna de quien gane salario mínimo, ni siquiera para quien logre ganar hasta dos y/o tres salarios mínimos. Apenas el gobierno eleva los salarios para que nuestra población subsista, los empresarios depredadores comienzan desde ese mismo día a elevar los precios de todo, para incrementar la impaciencia del pueblo y poco a poco van logrando su objetivo.

Es indignante que si necesitas comprar comida no te alcance para el mínimo mantenimiento de la familia, que si tratas de comprar aparatos de uso doméstico o celular para comunicarte, los precios te los dan en US $ y cuando les indicas que tu no ganas en dólares, las cifras que te cobran son equivalentes a cientos de salarios mínimos en Bs Soberanos, porque los calculan al valor del mercado negro; hasta médicos, mecánicos y otros cobran sus servicios con listas de precios establecidas en dólares. Este fin de semana pasado en un mercadito popular en la redoma de prados del este, al tomate y la cebolla los subieron a Bs.S 1.000,00 el Kg, y así todo lo demás.

Más aún podemos apreciar una campaña adicional de desprestigio saboteando los servicios públicos tales como el agua, la electricidad, el aseo, el gas, el teléfono, la gasolina, pues a cada rato se dañan los suministros de tales servicios, aunque muchos de los saboteadores han muerto dañándolos. Todo para corroborar la opinión mundial sobre el Gobierno venezolano y peor aún con la cooperación de los medios de Incomunicación privados del país y del resto del mundo, hasta en los programas informativos sesgan las noticias para hacer aparecer al Gobierno del Presidente Maduro como el único culpable de toda esta situación y hasta de los problemas de los demás países como Honduras. Mientras tanto los medios imparciales y nuestros comunicadores no encuentran la manera eficaz y/o eficiente de contrarrestar esto.

Ahora bien, pregunto ¿acaso nuestra moneda es el dólar americano?, ¿cuándo se hará valer verdaderamente la moneda venezolana? y ¿cuándo se hará valer la autoridad que el pueblo le dio al Comandante Chávez y al Presidente Maduro, mediante las tantas consultas populares ganadas?; este pueblo ha mostrado que sabe lo que está pasando, que son las medidas sancionatorias de los EEUU, Europa y secuaces las que nos impiden vivir dignamente a los venezolanos, por eso no se ha perdido del todo el apoyo a la Revolución, pero el hambre y la pobreza que derivará de esta situación puede acabar con ese apoyo.

La Revolución lleva 20 años manejando los destinos de nuestro gran país y aún no se impone para sancionar severamente y por largo tiempo a los señorones que elevan los precios enriqueciéndose con esta situación, además de sancionar también a los medios de comunicación por distorsionar la verdad, y a la burocracia opositora que todavía pulula enquistada dentro de nuestro aparato administrativo, si no queremos convertirnos en otra Libia o Siria, o Irak, o Afganistán. Y por otra parte que se le imponga luego de una larga estancia en nuestras cárceles, a quien sea hallado culpable de estos delitos la prohibición de volver a tener empresa o de ser empleado público en Venezuela, so pena de las más duras sanciones de privación de libertad y punitivas que permita nuestra constitución.

De no hacerlo podríamos perder estos veinte años donde la comunidad menos favorecida ha sido elevada en cultura política, en bienestar social, en instrucción. Se les da vivienda, salud, pensiones, estudios gratis y/o a precios accesibles para quien siempre fue dejado de lado por los 40 años de las seudo-democracias adeca y copeyana.

No Volverán… Patria, socialista, o muerte………Venceremos

 

icbsicard@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 444 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a271488.htmlCd0NV CAC = Y co = US