Binóculo Nº 319

Dolarizados hasta en los Clap

Este sábado 14, caminando por la avenida Bolívar de Valencia, me detuve en una tienda donde venden colchones porque estaban viendo el partido Bélgica-Inglaterra. Mientras veía el partido, le pregunto al vendedor por un colchón de 1,90 metros por 1,40 metros. Yo pensé que por el tema de la inflación debía costar unos cien millones. Cuando el vendedor me dijo el precio, no lo podía creer: 679.000.000 de bolívares ¿En serio, hermano? Le pregunté. Con una sonrisa de ironía y de incredulidad también, me comenta, "sí, pero allí está el King, vale 1.050.000.000".

De inmediato reflexioné, qué trabajador, mejor dicho, qué asalariado, tiene 1.050.000.000 para darlo por un colchón. Incluso, si usted lector, que debe estar asombrado al igual que yo con esta barbaridad, tiene 2.000.000.000 de bolívares guardados, ¿daría la mitad para comprar un colchón? Porqué ese precio tan carente de la realidad. Simplemente porque está dolarizado, como está dolarizado todo el país.

Salí de la tienda con la cabeza dándome vueltas. ¿Qué ocurre con la gente que no tiene colchón –me pregunté-, o que se gastó el que tenía, o una pareja nueva que piensa vivir junta?

Del tiro ni seguí viendo el juego, que por cierto iba a Bélgica.

Pero diagonal a la venta de colchones, allí al lado del liceo Pedro Gual, está una venta de motos ¿recuerdan las motos Vera? Aquella que decía socialista. Una moto sencilla que podía tener todo trabajador. Pues el propietario, un santero muy amable, me dijo que costaba 2.789.000.000 de bolívares. "Bueno, también está esta que cuesta 850 dólares, pero sólo en dólares", me comentó de inmediato. Y para seguir la perplejidad, le pregunté "y esta usada cuánto vale". Sin inquietarse mucho, de la manera más normal me dijo "si me la compras ya, te cuesta 700 dólares. Mañana en la mañana el precio es otro".

El tema de las motos Vera lo conozco bien. Estuve cerca del proyecto por un tiempo. Las personas que nos reuníamos estábamos orgullosos. Incluso, ilusamente vimos la cercanía del socialismo porque considerábamos que ese proyecto era una forma de empoderar al pueblo de los recursos del petróleo. Era un proyecto casi personal de Chávez. Lo explicó en muchas oportunidades. La idea era que todo trabajador tuviera una moto como una forma de transportarse a sus labores y regresar a su casa temprano para estar con su familia o dedicarse a otras actividades como ir a estudiar en la noche. Exponía la necesidad de que esa fábrica de motos se multiplicara, con la instalación de varias fábricas en todo el país; incluso que su fabricación se simplificara para venderles a los trabajadores a precios accesibles. Pero, además, Chávez habló de planes de crédito para los trabajadores, a ser descontado por el patrono, directamente de sus salarios. Las primeras costaron cinco millones de antes, es decir, unos cinco mil bolívares de ahora, sí, ese billete verde que tiene usted en el bolsillo. Recuerdo que Hugo se hinchaba cuando hablaba de los trabajadores y la solución a su problema de transporte. Qué diría si supiera que una de las niñas de sus ojos, las motos Vera, es absolutamente inaccesible a cualquier asalariado, así gane 50 millones mensuales. Y todos sabemos que ese salario no existe.

Golpeado por esa realidad, me fui a la avenida Las Ferias, una de las cinco arterias más importantes de la Gran Valencia. Es el sitio por excelencia de los bachaqueros. Allí se vende de todo, incluyendo drogas y todos los productos de las cajas clap. He denunciado a jefes de Ubch que pagan hasta 50 cajas y no las dan a sus comunidades, cuyos productos les entregan a los bachaqueros. A uno de ellos, quien tenía exhibido el contenido como de diez cajas clap, le pregunté: "Cuánto cuesta la bolsa de leche, viejo". Me dijo con un cinismo y una expresión de poder, que asombra "un kilo de leche, un kilo de arroz y un kilo de harina por dos dólares". Asombrado le comenté "ah mierda, ya no es en bolívares". "En bolívares son ocho millones", me dijo. Es decir, que los productos de las cajas clap, que el gobierno compra en dólares, también se venden en dólares, porque incluso salen más baratos.

Todo el mundo sabe que las leyes de la economía, funcionan así. Las de la economía liberal, o neoliberal quiero decir, porque la realidad sea dicha, no existe una economía socialista. Y las pocas que se han intentado aplicar, han sido un completo fracaso, el más estrepitoso: la URSS. Es una dinámica que no es posible enfrentar con represión. Se necesita generar una propuesta alternativa que la contrarreste. Y no hay ninguna vía que no sea la reactivación de la producción, tanto del agro como de las fábricas, que es la primera fase para quitarle el signo menos al PIB.

Todos sabemos de la incompetencia del gobierno para elaborar una política económica. Durante todo el gobierno de Maduro no han podido. Pero se necesita con urgencia. El mundo se está complicando mucho más de lo que está. La recesión viene en camino. La producción de alimentos en el mundo, disminuye, por lo que las importaciones se harán cada vez más difíciles. Todo apunta a que en 2019 habrá una hambruna mundial para la que los dirigentes del orbe no se han preparado. Los expertos comienzan a hablar del tema con preocupación.

La tragedia en Venezuela, es la competencia entre los que no sirven para nada, y los que se roban todo. Más los que tienen el poder y el control de todo para negociar todo. Pero todo indica que se agotaron las posibilidades, y que, de no subir los precios del petróleo, será muy complejo alimentar a la población, con una inflación cada vez más agresiva, cierre de industrias y escasez total de los productos más elementales. Poco a poco el país se va quedando en la oscuridad. Cierra sus puertas a las cinco de la tarde por el temor a la inseguridad. Prende la televisión si hay luz, cena si tiene que cenar y se acuesta a dormir calladitos la boca. Un amigo me comentaba que conversando con su esposa a las diez de la noche, acostados en la cama, apareció el tema del sexo. "Rafael, sacando cuenta –me dijo-, llevábamos tres meses sin tener relaciones. Lo más impresionante es que no tenemos problemas de ese tipo, pero todos los días conversando de los peos, de los chamos, del futuro, de qué comemos mañana, de qué podemos comprar, no sólo se nos olvidó excitarnos, sino que hasta perdimos las ganas. Mi esposa se puso a llorar del tiro".

No me extraña el relato de mi pana. El 95% de la población debe estar pasando por lo mismo. Antes de irse, apaguen la luz, si es que hay electricidad.

Caminito de hormigas…

Complicidad. La aparición de los negocios que compran cobre, bronce, plomo y otros minerales, son inversamente proporcionales al robo de cables telefónicos y tendidos eléctricos. ¿Me van a decir que eso no es complicidad con funcionarios del gobierno?... Increíble. Hasta un millón de bolívares están cobrando por una bombona de gas. La complicidad de los llenadores, con bachaqueros y la guardia nacional (quién dijo que bolivariana), es de antología… En el rebusque de todo el mundo, un amigo fue a comprar queso a Guárico. Lo pagó a 400 mil el kilo. Entre Guárico y Valencia, dejó en las alcabalas de la GN, casi cien kilos. ¿Ahora entienden por qué un kilo cuesta en Valencia 6 millones de bolívares?... No tienen. Porque no hay policías o no acuden cuando se les llama, simplemente por no hay cauchos, ni aceite, ni baterías, ni repuestos. Los cementerios de patrullas son para coger palco. Con decirles que no tienen ni balas. Más de uno carga las pistolas vacías.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 9205 veces.



Rafael Rodríguez Olmos

Periodista, analista político, profesor universitario y articulista. Desde hace nueve años mantiene su programa de radio ¿Aquí no es así?, que se transmite en Valencia por Tecnológica 93.7 FM.

 rafaelolmos101@gmail.com      @aureliano2327

Visite el perfil de Rafael Rodríguez Olmos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Rafael Rodríguez Olmos

Rafael Rodríguez Olmos

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a266435.htmlCd0NV CAC = Y co = US