El problema del agua en Maracaibo y los DDHH

Maracaibo en estos momentos vive una terrible emergencia, una emergencia producto de una terrible escasez de agua como jamas la habiamos experimentado. Y eso, después de 13 años de insistentes denuncias, y de que este año como en el anterior no ha dejado de llover casi un solo día. Impresiona, en verdad, observar a la gente con baldes y potes en las manos correr desesperadas de un sitio a otro en busca de una gota del preciado líquido. Como será de grave esta calamidad, que muchas personas -las que pueden hacerlo- se están bañando con agua mineral, algo que, por razones obvias la mayor parte de la gente no puede hacerlo, especialmente las de menores recursos. Justo es reconocer que el presidente Maduro, con la idea de solucionar el problema destituyó al responsable de la crisis anterior. Sin embargo, el sujeto con el que lo reemplazó ha resultado mucho peor que el despedido. Por lo que pudiera decirse como decía mi abuela: por ponerla María Ramos la pusimos la cagamos. O sea, peor el remedio que la enfermedad.

En este preciso momento en el que estamos redactando estas líneas tenemos ya cuatro días sin agua. Y eso, después de lo que se nos había enviado la última vez: un chorrito que no llega ni a chisquete. Y para remate, tan solo por cuatro horas. Y no solo eso, sino para que la situación se nos complicara aun más, ese envío lo hacen en la madrugada, cuando la gente se encuentra durmiendo. Exactamente lo mismo ocurrió en horas del medio día. Por lo que no se pudo almacenar ni una miserable molécula de la vital sustancia. Pero, además, por si lo dicho fuera poco, los equipos domésticos de purificación del agua, es decir, los filtros, se niegan a trabajar con tan poca presión hidráulica. Y aquí quiero aclarar que esta angustiosa calamidad no es de ahora sino de siempre.

Nota:
Este artículo fue terminado de redactar ayer domingo como a las once de la noche. Sin embargo, no quisimos enviarlo para su publicación tan pronto lo terminamos, esperando a ver si en el curso de las próximas horas enviaban el agua. Y efectivamente, la enviaron, pero soló por hora y media: de tres y media de la madrugada del lunes a 5 pm del mismo lunes. Y tal vez no regrese sino hasta dentro de tres o cuatro días, como lo ha venido haciendo el presidente de Hidrolago, Ing. Dan y Pérez.

Terminamos este texto, y repitiendo el esquema anterior, llega el chisquete en horas del mediodía, pero con tan poca presión y cantidad que no sube a la regadera ni hace trabajar el filtro. Vamos a ver cuanto dura.

Queremos aprovechar la oportunidad para hacerle un llamado a las altas autoridades del país y al fiscal del Ministerio Público y al Defensor del Pueblo con el fin de que se aboque a la investigación de este problema, porque negarle el agua a una población tan numerosa como la de maracaibo, es incurrir en una grave violación de los DDHH.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 411 veces.



Alfredo Schmilinsky Ochoa


Visite el perfil de Alfredo Schmilinsky Ochoa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alfredo Schmilinsky Ochoa

Alfredo Schmilinsky Ochoa

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Regionales


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social



US Y ab = '0' /contraloria/a252485.htmlCd0NV CAC = , co = US