Maduro, Odebrecht y la corrupción

Recordemos que en junio de 2015 fue arrestado el empresario brasilero Marcelo Odebrecht, fogonazo inicial de la destrucción de un inmenso imperio de corrupción que se desarrolló en Brasil y tuvo sus impactos en algunos países de la región. La dimensión del asunto es bíblico: 77 altos gerentes de la empresa comenzaron a dar nombres de funcionarios públicos que aceptaron dinero a cambio de otorgar contratos a la empresa constructora más grande de América Latina (168.000 empleados y presencia en 28 países). Estas informaciones sumariales las tildan en el país carioca como “las confesiones del fin del mundo”. Comenzaron a temblar los corruptos y tal vez el más conocido sea el expresidente peruano Alejandro Toledo, quien anda fugado de la justicia, hasta el Presidente Santos (Colombia) se le nota el copete revuelto por las revelaciones que ya no son secretas.  Así que este asunto de la Odebrecht se extiende y salpica a más de uno.

Las filtraciones de nombres, cifras y obras otorgadas han causado tormentas políticas en Brasil, se dice que Temer y Rousseff aparecen en estas nóminas nefastas de quienes reciben dinero por favores en el otorgamiento de contratos millonarios. Dos figuras de primer orden en una nación que mostró la calidad de sus políticos en el bochorno juicio a la expresidenta. El mundo maculado de la política se nota quebrantado en países como

Argentina, Ecuador, México, República Dominicana y Venezuela.  

Creo haber oído declarar al Presidente Maduro al respecto en dos ocasiones, la primera, que se debían culminar las obras inconclusas de Odebrecht en el país, la más emblemática seguramente es la del metro de Guarenas/Guatire.  Este domingo lo oí tronando sobre que ningún corrupto vinculado con los brasileros podía quedar impune.  Tanto aliento para pedir castigo me llamó la atención.
Estoy de acuerdo con la petición presidencial, lo que me parece es que es sospechosa y llena de zonas opacas como se dice ahora. ¿A qué tanta preocupación por este fenómeno típico del país y del mundo de la política en la región? Creo saber que viene después.

Recordemos que la prensa norteamericana (The Wall Street Journal) publicó  documentos en diciembre 2016 suministrados por el Departamento de Justicia de Estados Unidos. Revelaron que la constructora pagó la bicoca de 788 millones de dólares en sobornos en 12 países de Latinoamérica y África para que les adjudicaran millonarios proyectos. Entre muchos datos, se mencionó que la gobernación de Miranda recibió dinero.

Capriles reaccionó negando sus vinculaciones con la constructora y acusó (que creativo) a los chavistas de ser amigos de los brasileros. En honor a la verdad todavía se pueden bajar de internet fotos de Chávez y Lula inaugurando obras en Venezuela de manos de la Odebrecht.  Yo no sé nada sobre estas triangulaciones financieras al mejor estilo de los “papeles de Panamá”, pero si sé que los brasileros hasta hace poco se retrataban con Chávez y Maduro y no con Capriles.  Ojalá se aclare este asunto mediante una investigación seria, pero estamos en el reino de la “justicia socialista” y sabemos por dónde van los jueces, es decir, las decisiones judiciales.

Como todavía tengo memoria, recuerdo al Presidente Maduro cuando anunció (año 2013) que crearía una comisión para determinar cómo empresarios y funcionarios "robaron a la República" entre 20.000 y 60.000 millones de dólares en los dos últimos años: "Voy a crear una comisión presidencial especial, con diputados, peritos, auditores para que se establezca qué mecanismos de robo hubo de los dólares de la República… voy a exponer al país la verdad de lo que sucedió ahí, porque fue una vulgaridad".

Todavía esperamos la “verdad” y a los culpables detenidos.  Pero el desfalco es mayor.  Varios exministros de Chávez (Navarro, Osorio) ha denunciado hasta la saciedad el “extravío” de más 250.000 millones de dólares mediante el otorgamiento indebido de recursos en la época de las vacas gordas, estos “chavistas críticos” (o traidores, de acuerdo a cómo se vean) crearon la Plataforma ciudadana por la auditoría pública de los dólares otorgados.  Nunca los han oído, muchos menos investigado sus denuncias o castigado a los responsables.
Visto así, las declaraciones del Presidente Maduro tienen una finalidad precisa, por ello Capriles acudió a la citación de la Contraloría y ya puso sus barbas en remojo. 

Como decía un amigo, se le ven las patas al caballo en esta indecorosa situación de Odebrecht en Venezuela. Yo la llamaría “anticorrupción polarizada” la del Presidente de la República.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3898 veces.



Nelson Suárez

Docente/Investigador Independiente (Literaratura, Ciencia, Tecnología y Sociedad)

 suarez.nelson2@gmail.com

Visite el perfil de Nelson Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Nelson Suárez

Nelson Suárez

Más artículos de este autor