Catástrofe ambiental y social Vs Arco Minero del Orinoco

Titulo el presente artículo de esta manera, porque considero que tal decisión gubernamental, obliga llamar la atención y preocupación a toda la ciudadanía venezolana que tenemos uso de razón, independientemente de las diferencias política, religiosa, condición social y pensamiento que somos, vivimos y queremos esta patria, ya que no es cualquier cosa lo que se está empeñando o entregando para su intervención por parte del capital extranjero.

Son casi 112.000 hectáreas de espacio territorial, conformados primeramente por poblaciones indígenas y campesinos que han sabido convivir y proteger la naturaleza de manera ancestral y tradicional; pequeñas poblaciones y ciudades que con sus cúmulos de problemas y necesidades están a la expectativa de cualquier oferta o perspectiva de mejorar sus condiciones de vida; grandes embalses generadoras de electricidad que alimentan en un 70 % de energía a Venezuela; inmensos ríos como la paragua, el Caroní, el Aro, el Caura, Cuchivero, Guaniamo, Manapiure y el Parguaza millonarios en peces y otras especies que vierten sus aguas en el Orinoco; Selvas y montañas con una biodiversidad extraordinaria en plantas, animales y maderas; Paisajes diversos para el desarrollo turístico; y miles de hectáreas de tierras con vocación agrícolas tanto para vegetal y animal; y el Orinoco, rio emblemático de nuestro país y ante el mundo.

De tal manera que la decisión presidencial vía decreto de fecha 24 de Febrero del presente año, de ofertar el manejo de esta inmensa franja a trasnacionales de orden capitalista para la explotación del oro, diamante, coltan y otros minerales estratégicos, obliga a abrir un debate nacional, ya que compromete nuestra soberanía y el futuro de nuestros hijos y nietos. Ya es conocido al sur del estado bolívar, los estragos naturales y ambientales, la anarquía y las degeneraciones sociales y humanas que se han producido con el “desarrollo minero”. Sin ir muy lejos, de 50 años para acá, las zonas mineras en el estado Bolívar se han hecho incontrolables, donde participan en el negocio de manera ilícita los carteles nacionales e internacional del Oro; Comerciantes y empresarios; políticos de algunos partidos que han estado y están en el poder; Altos funcionarios del Gobierno tanto nacional, estadal y municipales; miembros de las fuerzas Armadas Nacional, y ahora se suman los Pranes y paramilitares representados por los llamados “sindicatos”. Esta realidad nos debe llevar a una rápida acción de detener la entrega de nuestras riquezas naturales y, aboguemos por la salvación de la especie humana, como lo dice el Comandante Fidel Castro Rúz.

*Indígena del Pueblo KARIÑA


titopoyo.c@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1863 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a224327.htmlCd0NV CAC = Y co = US