Binóculo Nº 161

El último autobús

Ciertamente existe una interacción -yo diría que una simbiosis- entre la economía y la política. No es posible desligar una de la otra. Van de la mano. Es lo que establece las relaciones de clase, incluso la lucha de clases sobre la que tanto reflexionaron Marx, Engels y sus seguidores. Sin embargo, 28 años antes del nacimiento de Marx, un escocés dio toda una explicación sobre el proceso de creación y acumulación de la riqueza. Adam Smith desarrollo sus teorías económicas de las investigaciones que realizara y que plasmara en el libro “La Riqueza de las Naciones”, texto que al final le valió el título de fundador de la economía, por considerarse el primer estudio completo y sistemático del tema.

Y es uno de los problemas más complejos en cualquier sociedad. Lo fue en el pasado y lo es ahora. La economía es un complicadísimo entramado contra el que no es fácil luchar, porque allí está el gen de la raza humana: la ambición por la riqueza que es una traducción automática del poder. Es mucho más profundo que eso y tiene subterráneas connotaciones filosóficas, por ello no me meteré en esos ámbitos. Pero sí sé que el tema económico fue el dolor de cabeza de Lenin. No sabremos lo que tenía en la cabeza, pero sí lo asomo en su texto El Estado y la revolución que no concluyó y que necesariamente tendría una segunda parte.

Y es que el desmontaje del Estado, de este Estado como lo conocimos, capitalista, corrupto e ineficiente, tiene un altísimo componente económico, nada fácil de resolver. Y es la razón por la que se habla del fracaso del modelo económico, cuando realmente nunca ha habido un modelo económico en estos dieciséis años.

Hubo sí un muy serio intento cuando Chávez dio los primeros pasos. Por ejemplo, en la propuesta de reforma que hizo (única elección en la que fuimos derrotamos gracias a nuestra derecha endógena) estaban los primeros pasos de lo que sería un modelo económico a futuro. También en la hibridación de ganado, la siembra colectiva, la organización de un sistema financiero estatal paralelo al privado, desarrollo de la industria metalmecánica, de algún tipo de tecnología, fabricación de algunos productos y algunas cosas más que culminarían con las más gigantesca y poderosa red de distribución –ahora si estoy seguro- de alimentos del mundo, que debió ser parte del modelo económico.

En el Plan de la Patria, hay una serie de propuestas que caminan en ese sentido. Y algunos economistas serios y estudiosos, han marcado algunos rumbos que deberían tomarse en cuenta.

Ahora estamos viviendo una coyuntura tremendamente compleja, porque el enemigo, percibiendo la debilidad del gobierno en materia de economía, que por mampuesto no está aplicando lo propuesto por Chávez, pensó en lo fácil de una jugada como la que están aplicando con el sabotaje, aunque todo apunta a que nuevamente serán derrotados. Una torpeza más de la oposición, afortunadamente para el proceso. Y la oportunidad de oro para reinventar la revolución. Porque una vez que se produzca la derrota electoral para la Asamblea Nacional, habrá tiempo entonces para comenzar a aplicar líneas de acción en función de la construcción de un aparato productivo eficaz que es una de las cosas fundamentales para darle fuerza a una economía. Y lo más importante es permitir el desarrollo de nuevos modelos en donde la propuesta colectiva sea el motor principal.

Ciertamente no se hizo lo que debió hacerse desde el principio. Y además, tampoco le hicieron caso a Chávez. Por eso Agropatria es un antro, Fondas es una cueva de Alí Babá, Fundacomunal ni es funda ni es comunal, las empresas del Estado no producen, o producen a media máquina, casi todas mantenidas por el Estado, en la banca oficial hay gente que debía ser más bien pranes de Tocuyito o Tocorón. Es una ineficiencia del Estado que se torna desesperante; y que debe ser combatida pero con ganas; y además sin misericordia.
Parte de esa crisis y de ese problema tan complejo, es el hombre. Porque son los hombres quienes dirigen y organizan. Pero una persona que no tenga conciencia de para qué está haciendo las cosas, no será cosa sino un burócrata, un empleado que se ampara en su quince y su último y la inamovilidad laboral. No es posible construir un país bajo esa premisa. La justicia social es fundamental. Por ello creemos en la construcción del socialismo. Pero el trabajo es un proceso concientizador hacia adentro y hacia afuera del individuo. Y solo los que no pueden trabajar por enfermedad, discapacidad o vejez, deben ser protegidos por los demás. Pero no podemos seguir teniendo un Estado mamita que todo lo da.

El tío Miguel decía que donde había que arar era en el hombre. “Es allí donde usted tiene que concentrar su esfuerzo. Si usted logra -me decía- hacer que ese hombre o esa mujer, entienda que está cumpliendo una tarea, que ese cargo no le pertenece, que no necesita ser rico, que solo el proceso colectivo le garantiza la felicidad, que participa para construir una sociedad y que la corrupción y la ineficiencia, anulan todo eso, seguro que los resultados serán distintos”.

Objetivamente hablando, una vez más la oposición está siendo derrotada. El gobierno tuvo los recursos y la cohesión de su liderazgo para enfrentarlos. Aunado a la incapacidad de una oposición que sigue sin entender al país, anclada al pasado, sin propuestas y sin liderazgo. Demasiados borrachos peleando por una botella vacía.

Pero por otra parte, creo que es el último autobús del proceso. No sentarse a construir, a organizar, a diseñar, a planificar, a dejar la soberbia y la prepotencia, es un suicidio. Y estoy convencido de que el pueblo no perdonará más una equivocación.

Caminito de hormigas...

No tengo dudas de que el primer detenido en Pdvsa, debe ser el jefe de la seguridad interna. O por incompetente o por choro. Porque nadie me puede meter el cuento de que la fulana Nubia Parada llevaba años allí, choreando y nadie sabía. ¿Era cómplice?... Ni hablar de José Luis Parada Mendoza -¿ese Mendoza no es de Polar?- quien ostentaba el cuarto o quinto puesto en la dirección de la industria y nadie sabía que era choro. A no ser que el entramado de ladrones era mayor y éste decidió correr. Quién sabe... ¿Quién estará promocionando la candidatura de Rubén Pérez Silva a gobernador? De dónde salieron ese montón de afiches… Otra vez pregunto. Qué pasó con la Universidad Latinoamericana y del Caribe. Cómo permitieron que llegara a ese estado de miseria y de bajeza… Otra vez pregunto. Quién protege al coordinador que recibe cinco palos semanales por el alquiler a los pastores evangélicos del auditorio de la aldea Hugo Chávez. Recomiendo el video “Cuánto le costará al planeta”.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1289 veces.



Rafael Rodríguez Olmos

Periodista, analista político, profesor universitario y articulista. Desde hace nueve años mantiene su programa de radio ¿Aquí no es así?, que se transmite en Valencia por Tecnológica 93.7 FM.

 rafaelolmos101@gmail.com      @aureliano2327

Visite el perfil de Rafael Rodríguez Olmos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a202467.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO