Doble moral: el raspacupo y el revendedor

El capital (es decir, dinero o billete) no tiene patria, sino asiento. Gracias al desarrollo tecnológico, electrónicamente, puede moverse esa gran masa de dinero o las tres lochas que hayan, de un país a otro, de acuerdo con necesidades o intereses, individuales y colectivos.

Además, el capital no tiene, ni ética, ni moral. Pero, sus portadores, de acuerdo con su visión de mundo, sí habrían de tenerla. No es lo mismo, el capital para un socialista, para quien debe privar el bien común (que no va en detrimento del individual), para generar el mayor estado bienestar y felicidad posible, que, al contrario de éste, para el capitalista, con el engaño de la supremacía del individuo, se le explota masivamente y al detal, para que el capital se concentre en muy pocas manos (las de la burguesía), en detrimento del bien común, generando infelicidad, hambre, miseria, villanía y corrupción.

Por ello, la flexibilización laboral, disfrazada de cualquier mediocridad como la propuesta de "Ley del Primer Empleo" del partido del Opus Dei y de la Secta "Tradición, Familia, Propiedad", ha sido rechazado por la juventud revolucionaria, que propuso la "Ley del Empleo Juvenil".

Por lo antes expuesto y sobre la base de experiencias concretas, nacionales e internacionales, el gobierno revolucionario del Comandante Hugo Chávez, tuvo que aplicar el control de cambio de divisas, es decir, del bolívar frente al dollar estadounidense, por cuanto en el pasado reciente, con los "capitales-golondrina" y la maquila, las transnacionales y poderes económicos individuales, quebraron vastas economías, en Asia, Europa y América latina, además de la venezolana, a la que le querían aplicar la misma receta, sin importarle el Pueblo explotado, con la firme intención de derrocar al Presidente Hugo Chávez y retornar a la restauración de la IV República, con sus reglas del falso "libre mercado", en los que dueños de los medios de producción (la burguesía parasitaria y chula, nucleada en Fedecámaras-Venamcham), impusieran las reglas de explotación y especulación, al controlar los modos de producción, sobre la base especulativa, que eleva la tasa de ganancia de esta burguesía criminal, a costa de más explotación, como hacían en el pasado con Rafael Caldera, Luis Herrera Campins, Jaime Lusinchi, Carlos Andrés Pérez, entre todos los demás inefables que nos llevan hasta José Antonio Páez, quienes solo buscaron su lucro personal, forjaron pingües fortunas, desde la Colonia hasta el presente siglo XXI, todas, habidas de manera fraudulenta.

Pero, la burguesía parasitaria no es mocha y se ha valido de eso que ellos han sabido manipular y hacer sentir más gente que el resto de la clase trabajadores: la autodenominada "clase media", en términos capitalista.

Esta burguesía, que es parasitaria por naturaleza, en su reacomodo para burlar el control de cambio que el Presidente obrero, Nicolás Maduro, ha mantenido para evitar la fuga de capitales que ellos se han propuesto para derrocarlo, ahora se ha valido de la irracionalidad, la falta de conciencia y la ignorancia aprendida de esta media clase social, para generar actos de corrupción, que no parecieran ser tales, pero que son practicados, incluso, por muchísimos que dicen ser "chavistas", aunque representan un número ínfimo al lado de esa media clase, que formada y embrutecida con la "ideología de la desideologización", la que dice que el gobierno es corrupto y acusa el desangre de las divisas en dólares de parte del Estado, pero se presta y se beneficia, con el mendrugo, cual pintura de "Esqueletos disputándose un arenque" (James Ensor: 1891), para obtener divisas que el Estado otorga, de manera. preferencial a todos los venezolanos, por la vía de los cupos viajeros y por los cupos electrónicos, con precios justos y solidarios, para beneficiar a ese Pueblo que no se cree Pueblo, porque tiene pena étnica (autodenominado "clase media", para que se sienta por encima del resto de los trabajadores), además de ese otro Pueblo trabajador, al que le esquilman su alcance a las divisas, gracias a la corrupción que la promueven los dueños del gran capital, en la que, incurren los vivos-bobos.

Esta doble moral de los raspacupos y compradores de cupos de dólares de viajeros y para compras electrónicas, que alardean de honestidad, pero que los revenden, consiste en una pirámide voraz de delincuentes, en donde esa minoría dueña de los grandes capitales (la burguesía parasitaria de Fedecámaras-Venamcham), pone dinero en la calle, para comprarle el cupo viajero y el electrónico hasta por sesenta bolívares por dollar, a cuanto miserable lambucio se lo venda, porque los burgueses saben que la villanía en esos llamados "clase media", producto de la ignorancia hace al ser humano corrupto e indiferente al daño que causa.

Pero, este sujeto corruptible y corrompido en su ambición por dinero fácil, se hace el pendejo como quien no sabe que al ganar una miseria por la vía de la venta de los dólares viajeros y cupos para compras electrónicas, resolverá casi nada con esas tres lochas malhabidas por vender los dólares a esa burguesía, que después revende esos dólares, en clubes, centros comerciales y bares, cual centro hípico o "vendeypaga", con la plataforma electrónica, llamada Dollar Today.

Esos dólares revendidos por los pendejos, al detal, al llegar a manos de los dueños de grandes capitales, nuevamente son revendidos a comerciantes y prestadores de servicios, quienes se lo cobran o pechan masivamente, a todo el Pueblo, incluyendo a esa "Mediaclase" autodenominada "clasemedia", en los sobreprecios de los productos y servicios, a donde el pendejo primario tiene que ir a comprar con las tres lochas malhabidas, que no le alcanzarán y serán sal y agua, frente a esa inflación provocada (nada de inducida), que llevará a la miseria a todos los venezolanos y, si no se cancela esta sangría corrupta y corruptora de la derecha parasitaria, seguramente, servirá de acicate para agudizar condiciones a favor del golpismo, que ya están adelantando.

Ahora bien, los vicios de estos inmorales, no se cancelan castigando a todos, por culpa de los corruptos hipócritas. Me refiero a que la tentación de eliminar el acceso a este tipo de divisas de manera legal, con SICAD, no es la solución.

Se trata de tomar medidas enérgicas, inmediatas y constantes, contra estas sanguijuelas de la economía, sin concesiones de ningún tipo y promover la educación de las masas, para elevar la conciencia, revolucionaria y ciudadana. Esto último es posible, aunque no hay una sola universidad de las que tienen secuestradas los delincuentes de la AVERU, en donde se eduque desde la nueva ética bolivariana, socialista y chavista. Ahí, solo se cocinan conspiraciones golpista, con hipócritas raspacupos y revendedores inescrupulosos.

Sepan los vendedores de cupos viajeros y de compras electrónicas, que ustedes son tan corruptos, tan miserables y tan responsables del desangre económico de todos los venezolanos, como las sanguijuelas parasitarias nucleadas en Fedecámaras-Venamcham, quienes hoy son más millonarios que en el pasado y son los causantes de esta inflación del año 2013 y 2014.

Pero, muchos celestinos y sesudos de la economía al servicio de la burguesía lo callan. Lo sano es que los venezolanos usen sus cupos viajeros, viajando y disfrutando. Lo saludable es que quienes accedan a las compras electrónicas, compren lo que a bien tengan, para su beneficio y disfrute. Lo otro es perversión, que enriquece a una minoría y arruina a cualquier país.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2874 veces.



Luis Alexander Pino Araque


Visite el perfil de Luis Alexander Pino Araque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a198909.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO