Autoridad paralela

El contrabando es un factor que determina la escasez con su secuela inflacionaria. Para enfrentarlo el gobierno adelanta un “plan de choque” que en dos meses y medio produjo la incautación de 9.745 toneladas de alimentos para consumo humano, 3.049 toneladas de alimentos para animales y 5.250 toneladas de materiales estratégicos. Un “botón” que muestra la cuantía de un fenómeno, que lejos de disminuir se reproduce como monte siguiendo el mismo patrón del narcotráfico.

El contrabando con Colombia es de vieja data pero históricamente estuvo limitado a las poblaciones fronterizas. Todo cambió cuando el Estado colombiano desplazó a la frontera (Cúcuta) el mercado cambiario del bolívar, independizándolo del mercado cambiario oficial regido desde Bogotá por el Banco de la República de Colombia (BRC). Por esa razón, las Casas de Cambio que operan en otras regiones de ese país no suelen hacer operaciones con bolívares. Fue así como nació el dólar paralelo, referenciado en una cotización arbitraria del bolívar respecto del peso. Por ejemplo, mientras el cambio oficial (BRC) es de 327 pesos/bolívar a una tasa de cambio de 2.040 pesos/dólar y 6.30 bolívares/dólar, en la frontera el cambio paralelo es 22 pesos/bolívar o 92 bolívares/dólar.

Las Casas de Cambio cucuteñas, en sintonía con las de Ureña y San Antonio, han asumido de facto el papel de “autoridad cambiaria venezolana paralela” y de centro de lavado del narcotráfico y el contrabando, aprovechando el estatus legal que le dio el Estado colombiano y la debilidad estructural del sistema de control de cambio venezolano. Controlan el grifo que abre la brecha entre el cambio oficial y el paralelo. Al crecer esta, aumenta el estímulo al contrabando y a su vez, el incremento de este último presiona hacia la devaluación del cambio paralelo, en un círculo vicioso infernal que está carcomiendo las economías de ambos países.

En semejantes condiciones se hacen inviables las relaciones económicas binacionales. Ha llegado la hora de que nuestro gobierno le exija al homólogo colombiano, el desmontaje de su sistema cambiario paralelo y el inicio de un diálogo bilateral transparente que permita el restablecimiento de la legalidad y la mutua recuperación de la gobernanza económica extraviada.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1941 veces.



Gustavo Márquez Marín

Carabobeño, nacido en Valencia, ingeniero egresado de la Universidad de Carabobo donde también ejerció la docencia, durante la gestión del Presidente Hugo Chávez se desempeñó como Ministro de Industria y Comercio (1999), Ministro de Estado para la Integración y Comercio Exterior (2005-2007), Embajador en Austria y Representante Permanente ante los Organismos de Naciones Unidas en Viena (2001-2004), Comisario General del Pabellón de Venezuela en la Expo 2000 Hannover (1999-2001) y Miembro de la Comisión de Negociación con Colombia de las Áreas Marinas y Submarinas (1999-2001).

 gamarquez2@yahoo.com

Visite el perfil de Gustavo Márquez Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a197600.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO