¿Viajar al exterior?

Venía pensando cómo escribir una opinión sobre este otro desacierto de nuestra revolución. Y muy lejos de mí darle carne a los buitres de la oposición que se divierten y se nutren de nuestros descontentos expresados en Aporrea. Si eso ocurre, paciencia, pero no deseo inhibirme por el que dirán. Y además me anima el hecho de que el Presidente Nicolás Maduro nos invita a la autocrítica y a la crítica, por supuesto unida a la necesaria rectificación.

Y leo variosartículos con el mismo tema desde hace un par de días. Todos ellos entre los más leídos. Quiere decir o que nos están siguiendo muchísimo los escuálidos o que sabemos todos, revolucionarios y no, que en cuestión de viajes al exterior la cosa se puso de color hormiga. Pero yo pregunto: ¿qué sucedió después de la muerte de Chávez para que se tomara este rumbo? ¿Qué elementos deberían los sesudos analistas tomar en cuenta? Con el Presidente Chávez hubo durante varios largos años una gran estabilidad en el dólar, a pesar del control del cambio. Con el Presidente Chávez podíamos, los de siempre, ¿clase media? viajar al exterior. Incluso siendo un profesor universitario. El control de cambio no significó, como sí ahora que se ha flexibilizado el concepto, dejar de soñar con vacaciones al exterior. Naturalmente que a todos nos gusta Venezuela, sus regiones, sus paisajes, sus bellezas. Pero tenemos períodos de vacaciones para todo eso. Hay tiempo para todo, como reza algún pasaje de la Biblia. Y no me voy a sentir rica, escuálida, insensible y contra-revolucionaria si confieso, con todas sus letras, que me encanta viajar. Ahora mucho menos que en mis años anteriores pues viuda ya no logro disfrutar igual, las bellezas del Museo del Louvre, los castillos del sur de Francia y sus viñedos, las increíbles uniones entre la naturaleza y la obra del hombre que existe en Italia, la hermosura de la bahía de Rio de Janeiro y la alegría sincera y contagiosa de los brasileños. Y ¿porqué no? los parques de Disney a los que espero poder algún día llevar a mis nietos.

Queridos lectores, lo que cuesta trabajo entender es ¿cómo pasamos, repentinamente, de comprar los pasajes a un dólar de Bs. 6.30 hastaun dólar de 50 Bs.? Cuesta trabajo entender cómo eso nos lo venden como algo bueno para el país, que lo va a hacer competitivo para el turismo receptivo. Las caras de los Ministros en la rueda de prensa hablaban por si solas. Tratando de defender lo indefendible. ¿Y nosotros los venezolanos? Los que nos quedamos en el país trabajando, amando, luchando, y esperando que la situación de inseguridad mejore, que la guerra económica acabe o sea combatida, los que no nos iremos nunca de aquí, pero sí queremos poder viajar en algún momento?.

Por muchos años mi esposo y yo escogimos la isla de margarita como nuestro sitio de vacaciones anuales, desde que nació nuestro primer hijo quién ya tiene 34 años. Decidimos hace unos pocos años construir una casa en la isla para nuestro retiro, con nuestros ahorros y el dinero de las prestaciones que, gracias al Presidente Chávez, pudimos obtener. Aún sin estrenar, ya han robado en la casa 2 veces. Con la complicidad de los vecinos de la calle, casi todos ellos chavistas, nos desvalijaron, hasta las puertas se llevaron. Ahí está la casa, bella, vacía, esperando ser usada, temiendo ser invadida. Y no me atrevo a llevarle muebles, a ponerle las puertas que mandamos nuevamente a hacer, por la certeza de que apenas lo hagamos, no faltará el pitazo, la oportunidad encontrada, para volver a llevarse todo de nuevo. Mientras tanto seguimos manteniendo nuestro apartamento vacacional el cual utiliza mi hijo para sus viajes de trabajo a la isla. Ya le han robado 4 veces en los últimos meses, repuestos valiosos del motor, compresor del aire acondicionado, baterías. Un edificio con vigilancia las 24 horas. Ministro Izarra, ya Margarita, ¿un destino “chévere”? no puede ser para nosotros un sitio de descanso, de turismo, de recreación.

En el esperado disfrute que todos desearíamos después de la jubilación, los viajes ocasionales al exterior me lucen, hoy en día, como una paloma mensajera que vuela hacia otros destinos llevándose mi mensaje de nostalgia y esperanza.

Creo, sin lugar a dudas, que estadecisión de la revolución es nuevamente producto de una metodología de ensayo y error. En un país de contradicciones donde no pagamos la gasolina, pero viajar cuesta una fortuna, al aplicarnos una megadevaluación de 6.30 a 50 Bs por dólar.

¿Porqué no se cancelaron los dólares a las líneas aéreas? ¿Es culpa de la guerra económica?
¿Es una mala, pésima más bien, administración de las divisas? Y, como siempre, ¿porque tenemos que pagar los venezolanos? ¿Porqué siguen impunes las empresas de maletín? Una lista ofrecida hace meses por el Presidente Maduro, sugerida su publicación por José Vicente Rangel, pedida por todos? Pero pagaremos nosotros por esos más de 20.000 millones de dólares que se llevaron. No cabe la menor duda, ya lo estamos pagando. Vuelvo a insistir, con el Presidente Chávez eso no pasó, a pesar de 14 años de cambios radicales rumbo hacia el socialismo del siglo XXI y a la redistribución de la riqueza. No se trata de que los que podíamos viajar al exterior no podremos más, sino que los que no podían, puedan hacerlo y disfrutar de los pocos placeres de la vida.

Ah, ¿Y cómo viajarán los personeros del alto Gobierno para sus vacaciones? ¿Con el avión presidencial y los dólares a 6.30?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 8507 veces.



Flavia Riggione

Profesora e investigadora (J) Titular de la UCV.

 flaviariggione@hotmail.com

Visite el perfil de Flavia Riggione para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social