Lo que viene con el Sicad II

El dólar negro existe en muchos países, pero nunca con el diferencial que había en Venezuela, el cual superaba los 80 bolívares.

Antes de Carnavales, el paralelo se ubicaba en 86, y el dólar Sicad I en 11.

Con el anuncio del gobierno de crear el Sicad II, así como las guarimbas que replegaron las operaciones en las casa de cambios de Cúcuta, el paralelo se derrumbó y se convirtió en un mes, en aliado del gobierno.

De 86 a 56, 30 bolívares en menos de un mes, igualándose casi con el dólar Sicad II, que en su primera subasta de 2014, quedó en 51, 86 bolívares.

¿Pero se mantendrá esta “hermandad”?

Primero, es bueno saber que en Venezuela existen 4 tipos de cambios, algo insólito en cualquier economía:

· Cencoex (antiguo cadivi): tasa a 6,30 para compras de alimentos y medicina (lo manejará el gobierno casi de forma exclusiva).

· Sicad I: a 11 bolívares para estudiantes, investigadores, viajes, compras electrónicas, y sectores claves de la economía como autopartes, líneas aéreas, entre otros.

· Sicad II: tasa libre, que arrancó en 51,86 bolívares. Puede ser adquirida por cualquier venezolano que quiera ahorrar en dólares. Se compra en los bancos, previa apertura de cuenta en divisa.

· Dólar paralelo: aunque bajó 30 bolívares en un mes, está más vivo que nunca, de hecho, este martes comenzó a subir, una vez despejadas las expectativas con el nuevo mecanismo.

Los primeros palazos

El gobierno a la calladita, viene incrementando los productos regulados, que cada vez son menos.

A continuación algunos de los más importantes:

· Pasta: de 5 a 20 bolívares el kilogramo

· Harina: de 7 a 22

· Aceite: de 10 a 26 (litro de Diana)

· Azúcar: de 6,30 a 15

· Arroz: de 7,50 a 22

Hay que decir que el pollo, la carne, el atún, el pescado, se fueron hace rato de las manos, y habrá que ganar por los menos unos 3 a 5 salarios mínimos para darse algunos lujos quincenales, como un kilogramo de solomo o carne de primera.

Casi ningún producto se ha mantenido con precios estacionados en el primer trimestre de 2014. La mayoría pegó saltos, así como los servicios no públicos (hoteles, panaderías, farmacias, restaurantes, viajes, etc.).

Megadevaluación

Con la vigencia del Sicad II, la devaluación del signo monetario fue de 723% respecto al Sicad I, y de 380% con relación al Sicad II.

Dicen los economistas que ha sido una de las más altas en la historia de Venezuela.

Pasamos en un santiamén de estar entre los primeros en salario mínimo en nuestro continente (sin incluir Canadá y EEUU), a estar en la cola junto a Haití.

Es decir, desde febrero de 1999 a la entrada en vigencia del Sicad II, la devaluación acumulada del bolívar alcanza el 8.937%

¿Bajará el dólar y se esfumará el paralelo?

No creemos que baje al menos en el mediano plazo, a menos que el BCV intervenga inyectando muchos dólares.

Circunstancia que cuesta creer, toda vez que las reservas internacionales, se vinieron abajo en los últimos años.

Miren estos datos: 2008 estaban en $43 mil. En 2011, en $29 mil, y en 2013, en $21 mil.

Es decir, el gobierno no puede quemar sus divisas para controlar el paralelo.

¿Y quién ofertará dólares? En la primera subasta del Sicad II, pocos privados echaron algo al mercado. Fue Pdvsa la que colocó el mayor número de ofertas.

Quiere decir que el particular, el que tenga sus ahorros en dólares, el comerciante, el exportador… no soltará amarraras de sus divisas, y presionarán al BCV para que los suelte.

Y si el organismo no lo hace, pues el paralelo seguirá su marcha triunfal hacia arriba.

Ahora, un dato que los venezolanos no podemos soslayar: el gobierno acusó a la web DolarToday, así como a Eligio Cedeño, casas de bolsas y banqueros de presionar y jugar con el dólar negro.

En el interín, se bloquearon más de 50 web, sin embargo, ¡vaya sorpresa!, el Sicad II en su primera subasta, casi legaliza el marcador del denostado dólar negro.

El Presidente prometió que derrotaría al paralelo y que no habría más devaluaciones, que el bolívar se mantendría anclado a 6,30.

Con el tiempo, sucedió lo contrario…

La inflación que viene

Si en 2013, la inflación pasó del 50%; muchos especialistas creen que en 2014 sobrepasará el 70%.

Ahora, con el Sicad II, muchos empresarios se guiarán por este marcador, sin embargo, no hay dudas que el paralelo seguirá influyendo en los precios de los bienes de nuestra economía.

Y si el diferencial se ensancha en el corto tiempo, sin dudas, la inflación explotará.

Cerca del umbral de la pobreza

En las redes sociales, caricaturizaron al Presidente, Merentes y Giordani, con su imagen en billetes de 100 bolívares, que con letras grandes y en rojo, denominaban “Devaluados”.

Si se toma en cuenta la tasa Sicad II para calcular el salario mínimo, éste representa unos 2 dólares diarios, casi en la línea de pobreza o nivel de ingreso mínimo necesario sobrevivir en un país determinado, de acuerdo a la Cepal.

Con 100 bolívares se está comprando poco en el país, y un ejemplo claro es un cartón de huevo, que pasó hace rato esa cantidad, así como el kilogramo de carne, la leche, entre otros.

100 bolívares es lo que obtiene un venezolano como salario mínimo diario.

Ahorros, tarjeta de alimentación y escasez

El índice de escasez con las guarimba trepó casi al 30%. El mercado aún no se estabilizará, pues los dólares no fluyen.

Ahora el Presidente Maduro ha dicho con razón que los empresarios venezolanos cuando van a las reuniones con el gobierno sólo piden dólares.

Claro que es así, por este dato, que el mismo Poder Ejecutivo amamantó, y que ahora desdeña: nuestros ingresos por conceptos petrolero representan el 97%.

Antes de 1999, la relación era 70% petróleo- 30$ sector privado, aproximadamente.

Es decir, no producimos nada. Exportamos sólo 3%. Todo lo importamos.

De allí que se creó en los últimos años una clase empresarial dependiente del dólar, pues es más fácil importar que producir, o sencillamente, especular con la moneda.

Vimos lo sucedido con la famosa lista Cadivi, que costó el cargo a la exministra Betancourt.

Aún chavistas y opositores esperan que el Vicepresidente Arreaza la muestre, como prometió en la Asamblea Nacional.

Cadivi entregó 30 mil millones de dólares a empresas fantasmas, que luego sacaron el dinero a paraísos fiscales, entre ellos Panamá, y ya sabemos lo sucedido con este país.

Por otra parte, el Presidente Maduro, anunció la tarjeta de Alimentación para evitar el contrabando, que de acuerdo a cálculos públicos, representa entre el 20 al 30% de lo producido en el país.

Este mecanismo se utiliza en varias zonas del país, sobre todo en el Bicentenario, que solo permiten comprar un determinado número de productos durante una o dos semanas de margen de tiempo. Es lo que opositores llaman rabiosamente, tarjeta de racionamiento.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 11417 veces.



Rubén Marcano

Periodista, graduado en la UCV. TSU en Informática, con estudios sin culminar en Sociología y Derecho en la UCV. Con maestría de Periodismo y Comunicación Institucional en la Complutense de Madrid, Autónoma de Barcelona y UPEL. Ha escrito dos libros. Es profesor universitario y articulista.

 rubenmarcano@gmail.com      @rubenmarcanob

Visite el perfil de Rubén Marcano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Ofensiva Golpista febrero 2014

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Ofensiva Golpista febrero 2014


Otros artículos sobre el tema Aporrea a la especulación

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Aporrea a la especulación



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a185021.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO