Mi vida por un papel tualé

Hace algunos días estaba trabajando en Caracas, salí a media tarde y me fui a caminar por la Plaza Bolivar. Oscurecía y comencé el regreso a la candelaria. La brisa era especialmente fuerte. Pasó un camión recolector de basura, que parecía conducido por Pastor Maldonado y unos treinta metros atrás, corría desesperada, con los brazos y la mirada medio desorbitada dirigida al cielo. Al igual que yo, mucha gente la observaba, y mi asombro fue mayor cuando pude ver que toda la desgarradora atención de la pobre mujer era por capturar unos 73 centímetros aproximadamente de papel toillet que coqueteaba con el viento. Al fin la alcanzó y se sentó en la acera a apretarla sobre su pecho y luego doblarla con meticulosidad. Me acerque, y le pregunté: porque arriesga su vida por ese pedacito de papel ? Pedacito? Respondió, eso me alcanza para una semana. Y me explicó pormenorizadamente el método para realizar su higiene personal. Con una cara y un paso triunfal , se retiró, observando su trofeo.



Días después, ya en Valencia, paso por un bicentenario, y en la cola de la tercera edad, delante de mi va una señora con tres jóvenes y llevaba 8 paquetes de un exquisito papel toillet, y digo exquisito, porque ella lo acariciaba como Urquia a sus perritas. Y le pregunto, ¿Cómo que va contenta con ese bojotón de papel? Como no voy a está, si pasé por 7 negocios y no había conseguido, na’ guará, como cree Usté, ando feliz.



Al dia siguiente voy al mercado periférico de la candelaria, en Valencia, como carro robado y echa tremendo frenazo frente a un negocio de un chino. Trancó el tráfico y se baja un tipo parecido aquel de la película duro de matar y al trote, compra un bulto del preciado papel y arranca haciendo chirriar los cauchos.



Me estaciono, para hacer unas compras habituales, y muchos de los buhoneros, vendían el “mardito” papel, cada rollo más caro que un kilo de ñame. Veo hacia los lados pensando en que vería a esa juventud “heroica” del psuv a la que se refería el locutor que no se acordaba del nombre del embajador de la Republica de Cuba y para mi sorpresa ningún héroe se divisaba en ese campo de batalla de la especulación.



Continué cada vez más preocupado, pensando en los relativamente pocos productos que habían “desaparecido”, en la especulación masiva, en los frecuentes apagones de luz, o los cortes de agua o el racionamiento permanente en algunos barrios y urbanizaciones de Valencia, las dificultades que tienen algunas comunidades para conseguir gas doméstico. También algunos medicamentos puntuales escasean en unas ciudades y otras no. Los precios de los pasajes aéreos de compañías extranjeras, son mas caros comprados en Venezuela, que en el exterior.



Todos los dias vemos como ruedan gandolas cargadas de ganado y siguen para frontera con Colombia. Y leemos en los periódicos, que llegan hasta Bogotá y benefician hasta 150 reses diarias. Visitas las ciudades Colombianas de la frontera y encuentras diversos productos Venezolanos. Otros productos diversos migran a Colombia. Sin embargo ahora compraremos 600 millones de dolares en alimentos a Colombia para atender las “necesidades” de los venezolanos.



Para más ñapa, ahora las “agencias” especializadas gringas nos incluyen en su lista negra de paises que no combaten eficazmente contra el tráfico de drogas.

Los medios de comunicación en vez de investigar la verdad, son cómplices descarados de todas estas muchas otras marramucias, que maltratan a nuestro pueblo. Y por supuesto, cumplen con su papel en el libreto: la culpa la tiene el gobierno.



Pero para no hacer tan largo este rosario de problemas que acogotan a nuestros compatriotas, lo que quiero decir, es que el nombre de todo esto no es desabastecimiento, escaces, apagones, racionamiento de agua, falta de divisas para las importaciones. No camaradas, esto es una GUERRA, una guerra de desgaste, de agotamiento de nuestra economía, una GUERRA virtual para provocar más y más disociados, para construir la anti PATRIA, el fascismo, que como ya lo han dicho, no es un partido, es un fenómeno social contagioso, que se fundamenta en el odio profundo e irracional a todo lo que huela a Revolución, terror (no fundamentado) a lo que se parezca a socialismo. Eso explica esa expresión del fascismo: “ no tenemos papel tualé, pero tenemos Patria”. Eso explica el cinismo como se expresan los voceros del fascismo, cuando afirman que los problemas del País, es la escaces y la especulación. Y ya ni se cuidan de ocultar su intima relación con el imperio.



El drama no es solo que estén ocurriendo estas cosas y muchas más. El drama es que no se que hacer. El drama es que tengo la sensación de que la conspiración comparte la misma cama con la impunidad. El drama es que los compañeros Sandinistas, creyeron en eso de que el pueblo unido, jamás será vencido, vino una elección y les ganó la vieja Violeta Chamorro. El drama es recordar que los valientes del 5º regimiento dijeron en el año 39 en Madrid, “no pasaran” y …pasaron. El drama es que hace 4 días nos recordaron que el Comandante Fidel Castro le advirtió al Presidente Salvador Allende, sobre el golpe de estado y sus virtuales autores y Pinochet y los gringos dieron el golpe de estado y Allende esta muerto. El drama es que recuerdo que después de la muerte del general Juan Domingo Perón, los Argentinos vivieron los años mas negros de su historia. El drama es que mis padres, como le ocurrió amucho europeo después de la segunda guerra mundial se refugio en Venezuela huyendo del fascismo, y siento que pudiera alcanzarnos. Valla, el problema no es el papel toillet, sino la GUERRA que estamos sufriendo y el crecimiento del fascismo criollo y los tentáculos imperiales que se acercan. Solo eso.



Roger Capella Mateo

rogercapella@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3666 veces.



Roger Capella Mateo

Médico, gremialista. Fue ministro de salud en el gobierno bolivariano.

 rogercapella@gmail.com

Visite el perfil de Roger Capella Mateo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social