Diego Arria y la compra de los autobuses Leyland e Ikarus: Un caso de corrupción para la memoria colectiva del Pueblo Venezolano

Don Diego Arria (alias “Lalo” o “Chuckie”), ese mismo esperpento que ustedes ven a cada rato en los canales de televisión privados, ex gobernador de Caracas y ahora pre-majunche (dícese de todo aquel bate quebrao burgués que después de su dosis diaria respectiva de estupefacientes jura que le puede disputar la Presidencia de la República al Pueblo Venezolano, dignamente representado en nuestro Comandante en Jefe, Hugo Chávez), ha tenido los “ovarios” (la palabra “cojones” en su más pura acepción es incompatible con este espécimen) de ir a pegar gritos en la Corte Penal Internacional, para que una “fuerza jurídica supra-nacional y plenipotenciaria”, o sea esa que tiene “Supra Magistrados” que hacen ver a nuestros Magistrados del TSJ como estudiantes de Derecho del primer año, en este caso la CPI, juzgue a Chávez por “maluco”. (Coño, discúlpenme pero me acaba de dar un ataque de risa que no puedo contener). ¡NO ME JODAS, DIEGUITO!

Vamos a hablar de los realitos que te quedaron en la jugosa transacción de compra-venta de los autobusitos esos que valían menos de Bs. 80.000 en el año 1974, y que adquiriste en más de Bs.120.000 cada uno. ¡TREMENDO GUISO, MI COMPA! Con razón estás tan chévere en el norte, disfrutando de esos reales que le quitaste a nuestro pueblo, pa meterlos en tu cuentica personal. Pero resulta que ahora te quieres hacer pasar por un paladín de la democracia, por un fenómeno del respeto a la Defensa de los Derechos Humanos en el planeta, en contra de este Presidente y su rrrrrrégimen Castro-Comunista que a diario subyuga a nuestro país. Háblale a la Nación de cómo violaste todos los procesos legales vigentes en materia de salvaguarda, al no convocar a licitación, ni darle parte a los órganos contralores del Estado en el proceso de procura de las precitadas unidades, ¿o será que tus cirugías plásticas te borraron no sólo tu rostro sino también tu memoria? ¿O será acaso que sigues pensando que los hijos de Bolívar somos guevones todavía, como en la época de CAP?

El piso podrido de cartón piedra de uno de los flamantes autobuses que compraste (y que después arrumaste en La Yaguara) cobró la vida de un pequeño niño del pueblo; a ti si hay que denunciarte y enjuiciarte para que pagues por tu corrupción. No a Chávez, que lo que ha hecho es dar la batalla para enmendar el desastre que tú y los tuyos nos dejaron. ¿Errores en el proceso revolucionario? Por carajazo industrial, sobre todo imputables a los rojos por fuera, pero blancos, verdes, amarillos y demás por dentro, quienes disfrazados, juegan a vender la idea de que la Revolución eficiente y en paz es un concepto quimérico. No obstante, GET REAL (pisa tierra), Diego. A cada cochino le llega su sábado. Dios es justo y sabe lo que hace. La vida se encargará de cobrarte lo que nos quitaste cuando estabas en pleno apogeo con la Cuarta. Aunque hechos a su imagen y semejanza (capaces de todo en Él), nosotros no olvidamos, y mucho menos perdonamos.


mbarraezs@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 8077 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a134025.htmlCd0NV CAC = Y co = US