Presidente, ¿por qué sacrificamos a los niños?

Cada día pasan cosas tan importantes que a uno le cuesta trabajo irse acoplando a ellas, cuando sucede algo enorme como el Terremoto y el Sunami del Japón, inmediatamente nos quedamos boca abierta, creiamos que nada podría ser peor, pero mentira, sucedio lo de la planta nuclear que sigue vivita y contaminando, sucede la invasión a Libia, pero de inmediato viene Obama y nos crea un complejo de inferioridad con "el asesinato con premeditación y alevosía de varios seres humanos, uno de ellos y que Bin Laden", y nos deja perplejos cuando lo vemos en compañía de su equipo viendo como se consuma el crimen (yo hasta ahora creia que el mandamiento era "no matarás", pero como Obama es Dios lo cambió por matarás a quien te de la gana, tu no necesitas que Dios se comunique contigo como el idiota borracho de Bush, porque tu eres Dios), y aún casi que no nos recuperamos cuando viene la clinton y nos castiga cara a la pared.

Sin embargo, no por ello debemos perder la capacidad de alertar a nuestro Presidente, que desde luego estará superocupado con problemas de la envergadura del castigo, sobre cosas que están sucediendo y que afectan a la población y no ayudan al proceso para nada, a veces pienso que incluso son más peligrosas que estas amenazas que revelan que nos quieren someter por el miedo como hicieron con El Salvador. Es así que hoy alerto a nuetro Presidente sobre la desaparicion del Programa PAE en las Escuelas Bolivarianas, es decir lo alerto sobre la desaparición de las Escuelas Bolivarianas, uno de nuestros pilares más hermosos y firmes.

En Aporrea ya denunciaba un aporreador que dicho programa estaba desaparecido en Mérida, los niños, desde preescolar hasta bachillerato ya no recibian ninguna comida y los enviaban a sus casa a la 1 de la tarde. Me consta que en la Escuela Gran Colombia del Cementerio en Caracas los niños desde hace semana deben llevar su desayuno y hasta, caigase para atrás, agua porque no tienen agua potable para darles. Los despachan a las 12:30 p.m. porque no hay ni almuerzo ni merienda. Yo entiendo que los dagnificados están siendo una carga muy pesada, propongo que todos los que estén en edad de trabajar lo sigan haciendo, porque ¿de qué vivian ellos antes de ser dagnificados?, propongo que se establezca un impuesto a las grandes Empresas para contribuir con el problema, un inmpuesto que dignifique a esas Empresas, propongo que se eliminen todos los gastos innecesarios del gobierno (hay que meter la lupa en Ministerios, el TSJ, etc. para encontrar estos gastos), propongo que se suspendan los programas de turismo, primero lo primero, y propongo que nunca, pero nunca se sacrifiquen a los niños ni a los viejos.

No perdamos el rumbo, lo ganado tiene que ser defendido, Aristóbulo averigua porque tu tuviste en el Minsiterio de Educación cuando se lograron todos estos triunfos. Meta la lupa Sr. Presidente, los enemigos no están sólo en el Pentágono o en la pobre e insipida MUD que necesita que clinton intervenga por ellos, están bien cerca, casi a su lado.


veoch@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1826 veces.



Victoria Elena Otero de Chacín


Visite el perfil de Victoria Elena Otero de Chacín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: