El Leander y la Santa María

En el lugar donde se encontraba la réplica de la nao Santa María en el parque Francisco de Miranda (antiguo parque del este) se proyectó desde el 2007 construir un museo temático con una réplica de la goleta Leander. Este museo se edificaría, supuestamente en diez meses, y su costo que sería de 8 millardos de bolívares pasó a ser de 13 millardos alegándose que la obra sería “ampliada”

He aquí que nos encontramos ya en el 2011 y ni asomo del famoso museo temático.

Ahora me pregunto ¿Quién se responsabiliza por esta tardanza y pérdida de dinero? ¿Por qué sacar a la réplica de la nao Santa María de donde estaba?


Recuerdo haber visitado muchas veces esa réplica de la Santa María, se encontraba en buen estado y era administrada creo que por la Fundación del Niño y su vigilancia estaba a cargo de la Armada Bolivariana.

Había un kiosco con suvenires para los visitantes y un grupo bien preparado de muchachos se encargaba de dar el tour en la nave.

Llenaba de asombro las descripciones hechas por estos guías turísticos, de todo el contenido de la nave, y los relatos acontecidos por sus marineros en este viaje a través del Atlántico en una embarcación que apenas llegaba a los 30 metros de eslora.

Me digo a mi mismo ¿para qué diablos se deshicieron de esta famosa réplica con un valor histórico innegable para la navegación en el mundo? ¡Y de paso quedarnos sin el chivo y sin el mecate! ¿Acaso no tenían cabida las dos naves, junto a su significado histórico tan valedero para ambas? Entre las dos naves hay trescientos años de distancia y un valor histórico incuestionable en lo que se refiere a la tradición naval.

Recuerdo que un historiador llamado Manuel Bazó dijo estas palabras en el 2007: “'Es simbólico que donde estuvo la réplica de la Santa María, de Cristóbal Colón, recordándonos que fuimos una colonia, esté el barco Leander que nos recordará que ahora somos una República'.

El mismo historiador hacia el 2006 ya había dicho que la Santa María se caía a pedazos por el “inadecuado mantenimiento” Aquí me detengo, y si es verdad su mal mantenimiento, ¿por qué no se apresuraron a salvarla?

Esta nave estuvo cerca de 35 años en el Parque del Este y me imagino que sus constructores debieron haber pensado muy bien y tener en cuenta la protección de la madera. La Santa María estuvo flotando en el agua por décadas hasta que se decidió hacerle reparaciones y colocarla en seco. ¿Qué cosas, que de repente empieza a desintegrarse sola? En España están las réplicas de La Nao Santa María y las dos carabelas, La Pinta y La Niña flotando en un puerto así como la réplica de la Nao Victoria, primera en circunnavegar nuestro planeta.


El historiador Bazó dice que el proyecto Leander reivindica a Cristobal Colón ya que fue inspiración para Miranda sobre el nombre de “Colombia” pero sus palabras en el 2007 lo contradicen diciéndonos que Cristobal Colón y en consecuencia la Santa María nos recordaban que fuimos colonia. En qué quedamos entonces.

Yo creo que deberíamos hacer un análisis de conciencia serio sobre estos casos, donde nuestra revolución que está y seguirá en marcha, no puede continuar dándose el lujo de tanta insensatez.

Quisiera que de verdad alguien actuara con prontitud ante este delicado tema y que no pase impune este asesinato histórico. Por cierto un llamado al Ministerio del Poder Popular para el Ambiente (Minamb) ya que tiene una fuerte carga de responsabilidad en este asunto. Así como la protección y mantenimiento general del Parque Francisco de Miranda el cual es un patrimonio cultural y estético de nuestra nación. ¡Ya ni siquiera existe el tren que nos daba un paseo programado por todo el parque!


Pregunta: ¿Qué pasó de verdad con la nao Santa María? ¡Era una de las pocas réplicas en el mundo! Y de paso ¿Qué pasó con la goleta Leander y su parque temático?


luisortega69@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2928 veces.



Luis Ortega


Visite el perfil de Luis Ortega para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Ortega

Luis Ortega

Más artículos de este autor