"Expectativas positivas"

(VIDEOS) Desde Caracas hablan las voces del diálogo con el ELN por la paz de Colombia

Pablo Beltrán e Iván Danilo Rueda estrechan las manos en Caracas, Venezuela, el 21 de noviembre de 2022.

Pablo Beltrán e Iván Danilo Rueda estrechan las manos en Caracas, Venezuela, el 21 de noviembre de 2022.

Respeto, confianza y "expectativas positivas" marcan el reinicio del diálogo de paz entre la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y del Gobierno de Colombia en Caracas, Venezuela, mientras continúan las reuniones con las delegaciones de países garantes, observadores y acompañantes.

En declaraciones al canal estatal venezolano VTV, varios de los participantes del proceso manifestaron sus buenos augurios para alcanzar acuerdos y compromisos que abonen a la paz.

"Nosotros tenemos expectativas positivas", aseveró Aureliano Carbonell, delegado del ELN en la mesa de negociación, quien consideró que la declaración conjunta firmada el lunes, "marca una ruta, un rumbo, y manda un mensaje positivo" de que las partes harán un esfuerzo por "avanzar en los cambios de Colombia".



El vocero del ELN también resaltó la labor de Caracas en esta etapa, como muestra de "una actitud muy positiva" para "buscar y ayudar en la paz de Colombia". "Lo de ahora no es por primera vez, desde mucho antes Venezuela ha estado comprometida", apuntó.

"Un proceso exitoso"

Por su parte, Carlos Ruiz Massieu, representante especial del Secretario General de las Naciones Unidas y jefe de la Misión de Verificación de la ONU en Colombia, coincidió con el optimismo del vocero ELN y confió en que este será "un proceso exitoso".

También señaló que el reinicio de las conversaciones en Caracas se ha convertido en un espacio que resulta "muy prometedor", por lo que la ONU aprecia la organización de Venezuela junto a los otros países garantes: Cuba y Noruega.

Asimismo, el representante de la ONU destacó la importancia que tiene lograr un acuerdo entre el ELN y el Gobierno colombiano, "porque contribuye de manera muy importante a los procesos de pacificación".



Para Ruiz Massieu, es significativo que este ciclo de negociaciones se realice en Caracas porque Colombia y Venezuela son vecinos, que "comparten una cultura de hermandad muy sólida, una historia común y problemas comunes", que deben afrontarse de manera conjunta.

El delegado de Naciones Unidas también recordó que la ONU acompaña los diálogos desde 2017, cuando verificaron un cese al fuego de 100 días que se dio en ese momento. Además, han hecho seguimiento a los encuentros con la delegación del ELN en La Habana.

"Para el Secretario General [António Guterres] es muy importante el proceso de paz en Colombia. Nos ha pedido acompañarlo y poner a disposición de las partes todo lo que las Naciones Unidas representa. Estaremos, como siempre, a disposición de lo que las partes, tanto el Gobierno como el ELN nos pidan, y listos para acompañar el proceso durante todo su transcurso", dijo.

Ayudar a la confianza

Los delegados de la iglesia, a través de la Conferencia Episcopal colombiana, también participan en el diálogo en calidad de invitados especiales, acompañantes y observadores, explicó el monseñor Héctor Fabio Henao Gaviria.

El representante religioso comentó que su presencia en estas conversaciones "tiene un fondo muy particular", y es "el de servir y ayudar para que en la mesa haya confianza, para que se avance hacia el logro de la paz en Colombia", y que "de una manera muy clara, se vaya produciendo un alivio humanitario para las poblaciones afectadas por el conflicto".

"El día de ayer hubo un encuentro histórico de las dos delegaciones que se reúnen y comenzamos a vivir un diálogo creado en clima de confianza, de una apertura para avanzar y para crear todas las condiciones necesarias para lograr lo que nos convoca: acuerdos que permitan las transformaciones sociales y en el mundo de la democracia", agregó Henao.



El religioso también resaltó la participación de Venezuela como sede de estos encuentros, y recordó que la inclusión de Caracas se había acordado desde las primeras rondas en Quito, en 2017, por lo que estimó vital su ratificación como garante.

"Nos une una frontera gigantesca de más de 2.000 kilómetros, una historia común, una vocación de pueblo que tenemos un destino y una ruta que recorrer en común acuerdo y de ahí la importancia de Venezuela en esta negociación", comentó.

Además, sostuvo que "Venezuela tiene la posibilidad de aportar muchísimo" en el proceso, y que, con el gesto de acoger los diálogos, el país "demuestra la voluntad de aportar" a unas negociaciones que tendrán impacto regional.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1383 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter