Reportaje: Aumentos exponenciales de servicios y transporte azotan aun más a la golpeada clase trabajadora

2 de febrero de 2021.- Las redes sociales fungen de válvula de escape ante los azotes que recibe los trabajadores. Ausencia de efectivo, fallas en los servicios públicos, aumento desmesurado y exponencial de los mismos, Salario Cero, eliminación de los beneficios laborales (Seguro de HCM, prestaciones sociales, bonos vacacionales y utilidades pírricas), imposición del memorándum 2792 que coacciona o elimina de hecho las discusiones de contratos colectivos y beneficia al empresariado de manera desmesurada, flexibilización de la LOTTT son solo algunos de los profundos problemas por los que atraviesan los trabajadores desde hace años y que se profundizan cada vez más.
 
Los venezolanos, los trabajadores más explotados
 
Desde el inicio de la crisis y de la hiperinflación, los trabajadores dejaron de percibir un salario que les alcanzara siquiera para adquirir alimentos. El sector público fue el más afectado, obligando a miles de trabajadores a emigrar del país en busca de alguna manera de mantener a sus familias. La migración forzada fue un fenómeno nuevo en Venezuela.
 
 
Otra alternativa que consiguieron los que se quedaron fue la multiexplotación. Buscar otras fuentes de ingreso, desde la limpieza de casas, vender y revender cosas, cuidar niños, conseguir un extratrabajo para poder conseguir alimentos para sus familias, trueque de productos. Para trabajar en el sector público y cumplir con las labores asignadas el trabajador o trabajadora se vio forzada a buscar otras fuentes de ingresos para cubrir los pasajes. En los hechos, los empleados ejercen otras labores para poder subsistir y asistir a sus lugares de trabajo.
 
Aumento exponencial del costo de los servicios públicos
 
La crisis ha pasado por varias etapas, unas más duras que otras. La etapa actual se caracteriza por un discurso de recuperación económica. Sin embargo para quienes viven de su trabajo esta no es la realidad.
 
El servicio de internet y telefonía aumentó de tal manera que sobrepasa  4 o 5 veces el salario mínimo mensual. Los usuarios del servicio de telefonia ABA CANTV, muchas veces denunciado por ineficiente, fueron negativamente sorprendidos con una facturación mensual que sobrepasa los 5 millones de Bolívares. El Salario Mínimo en Venezuela está establecido en 1 millón doscientos mil Bs.
 
 
Este pago de este servicio debe ser asumido por los trabajadores con el producto de las remesas que reciben de familiares, o de los extratrabajos que realizan o, simplemente quedarse sin el servicio. Lo más presocupante del hecho es quedarse sin la oportunidad de que sus hijos puedan cumplir con las asignaciones escolares o cumplir con los teletrabajos. Asimismo ha sucedido con las tarifas de electricidad, relleno sanitario, etc.
a pesar de las frecuentes y en algunos lugares permanente falla de servicios como el agua, la electricidad, el gas doméstico, el internet, la telefonía.
 
El transporte público: Un lujo que no nos podemos dar
 
El transporte público ha sido uno de los sectores en los que en medio de la crisis se flexibilizó abiertamente y por completo. Los aumentos de pasajes ya no son ni siquiera reflejados en la Gaceta Oficial. El pasaje urbano cuesta entre 100.000 Bs y 200.000 Bs El pasaje extraurbano cuesta la grosera cifra de 500 mil bolívares, por lo menos. Este pago que se debe hacer en efectivo supoera con creces el ingreso mensual del trabajador. Además de imprimir un esfuerzo extraordinario en las largas filas que debe hacer diariamente para sacar del banco la pírrica cantidad de 400.000 Bs.
 
 
En la pandemia se estableció el método 7+7 y aunque en muchos lugares, no se trabaja la semana de radicalización, al exigir a los trabajadores que asistan presencialmente la semana flexible, así sea uno o dos días a la semana, el costo del pasaje hace casi imposible la presencialidad en las instituciones de la administración pública. El costo que significa trasladarse al trabajo lo cubre el mismo trabajador con dinero que consigue en otras laboras o en el extratrabajo.
 
Una de las salidas era usar el Metro, a riesgo de no llegar por el deficiente servicio (pocos trenes, retrasos, falta de aire acondicionado, escaleras mecánicas inservibles, trenes en mal estado, suciedad y filtraciones, poco personal capacitado). El Metro de Caracas, practicamente gratuito, era la forma de traslado de miles de trabajadores que sorteando los obstáculos que significa trasladarse en el subterráneo, llegaban a través de este medio a sus lugares de labores.
 
 
El anuncio del presidente Maduro bajo la argumentación de que "la gente quiere pagar sus servicios"  junto a la noticia de que  que el Metro de Caracas también va a cobrar Bs. 45 mil por viaje del metro y Bs. 20 mil el tren, también impacta a los trabajadores, que no sobrepasan con el salario y los demás ingresos, el equivalente a 10$ mensuales, muchos de ellos en la administración pública como el gremio docente y de salud, no llegan a los 3$ mensuales. El pago del aumento del Metro que se quiere hacer ver como "muy solidario y barato" da como resultado que si una persona debe usarlo a diario debe gastar por lo menos 2 millones de bolívares mensuales. Insistimos en decir que el salario mínimo está establecido en 1.200.000 Bs.
 
 
Bolsas CLAP ni llegan ni son suficientes
 
En muchas instituciones se comenzaron a dar bolsas de Clap mensualmente como una manera de hacer que los trabajadores asistieran. Sin embargo la nómina más grande que son los maestros y maestras dependientes del Ministerio del Poder Popular de Educación nunca recibieron ni siquiera las bolsas CLAP. Pero la entrega de estos productos alimenticios se ha visto mermada en muchas instituciones públicas desde hace meses, en otros lugares desde que comenzó la pandemia, es decir, que muchos de los trabajadores se quedaron en sus puestos de trabajos por la flexibilización en el horario y por la bolsa de comidas, esencialmente carbohidratos, era un granito en el arenal de cosas para poder alimentarse y a sus familias.
 
  .
 
Mucho se ha denunciado desde el gremio docente la exigencia a las precarizadas maestras y maestros de "colaborar" con los productos de limpieza y los recursos que deben utilizar para llevar adelante el quehacer pedagógico. Con la pandemia el uso de los resursos y materiales para cumplir con las asignaciones se endosó a la familia, así como la explicación de cada contenido, muchas de las familias afectadas son también parte de quienes deben sufrir los embates de la crisis y la desparición del salario.
 
 
Recuperación económica para el empresariado en detrimento de los trabajadores
 
Los trabajadores públicos son los sostenedores a fuerza de trabajo semigratuito de toda la institucionalidad del Estado. La recuperación económica que se pregona está dirigida es al sector empresarial. Reducción de impuestos, flexibilización laboral, eliminación de los parámetros de salarios mínimos, memorándum 2792 que les privilegia por encima de los trabajadores al punto de impedir discusiones de convenciones colectivas, privilegios en los impuestos. Por supuesto que Fedecámaras aplaude esta política que le permite al sector privado pagar por ebcima de los 2$ y quedar como que beneficvia al trabajador más que el Estado. 
 
 
La argumentacion dada por el ministro de finanzas y por toda la direccion del gobierno en relacion al salario "se debe producir para luego aumentar los salarios" Mientras vemos como de cuenta gotas se va "aumentando" los salarios por sectores sin que llegien a cubrir la canasta basica. Mientras los empresarios no pagan los impuestos necesarios para apalear la situacion de los trabajadores, mientras asisitimos a la deficiente alimentacion, a la deficiendoa de los servicios, a los aumentos desmesurados que nos dejaran en riesgo de quedar sin ellos permanentemente, como el caso de internet.
 
 
Todo el funcionamiento de la institucionalidad del Estado se realiza a costa del trabajpo semigratuito de los trabajadores del sector público. Mientras esto sucede el empresariado goza de beneficios groseros como es la falta de regulación y cobro de impuestos a un sector que moviliza grandes cantidades de dólares y se sustenta sobre una acumulación grosera de ganancias que quedan a costa de los bajisimos salarios, el no pago adecuado de impuestos y de la explotación laboral exacerbada que produce el desconocimiento fragrante de la Ley Orgánica del Trabajo.
 
 
Las sanciones que golpean más fuertemente al venezolano de a pie, que tiene que hacer grandes colas para echar gasolina, por ejemplo, no son la única causa de la precariedad en la que vive la población. Los servicios públicos simplemente no se pueden pagar con los salarios que gana un trabajador. La política de despojar a la clase obrera no solo de su salario, sino que a través del cobro desmesurado de aranceles (como el pasaporte a 200$, por ejemplo) y de los servicios públicos logran arrancarle lo poco que hacen por fuera de sus labores formales.
 
 
Estas opiniones, informaciones y exigencias solo se ven a través de las redes sociales. Cada acción por el salario es invisibilizada en los medios de comunicación o muchos de ellos son victimas de bloqueos para tapar una realidad que sobrepasa el poder de veto de la difusión de la realidad. En los canales del Estado solo se ven las argumentaciones del lado de la burocracia estatal que dice cosas como que "Los trabajadores hacen este sacrificio para salvar al gobierno de los ataques del imperialismo", "que en venezuela se goza de un salario social porque se complementa con bonos, salud y educación gratuitos", pero no se le da voz al pueblo que lleva a cuestas el sufrimiento de la vida cotidiana en la más aguda de las crisis que se ha vivido en la historia republicana venezolana.
 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4475 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter