Entrevista al dirigente sindical de la Salud, Thony Navas:“En la Salud se prepara otro Fraude Contractual similar al Petrolero”

1° de marzo de 2021.-                  

En el marco de la polémica desatada sobre un aspecto tan sensible y vital para los trabajadores y trabajadoras venezolanos y para la sociedad en general como el tema  salarial y en virtud de la crisis sin precedentes que atraviesa nuestro país, desde Aporrea hemos contactado a  Thony Navas Nieves presidente de Sirtrasalud Dtto. Capital y militante Socialista con décadas de activismo para consultar su opinión como dirigente sindical del sector salud:              

Aporrea: Thony, qué opinión te merece la discusión sobre el asunto Salarial que ha surgido en este momento y que perspectivas le ves?       

Thony Navas (TN): Desde el punto de vista de la clase trabajadora, es un asunto totalmente vigente, porque tiene la pertinencia surgida de la extrema necesidad que le otorga la crisis humanitaria y la inmensa miseria en la que vivimos en Venezuela, es decir, es un tema de vida o muerte, no solo por las implicaciones en términos de la sobrevivencia de nuestras familias sino por qué amenaza nuestra existencia misma como clase trabajadora.  Es más, ante la actual distorsión del trabajo como hecho social en Venezuela, y la extinción del salario, cabe reflexionar en cuanto que solo aquí se ve el fenómeno en la cual una clásica definición marxista como “La clase que vive de su trabajo” está a punto de perder sentido: pues aquí ya la gente no vive de su trabajo.  Ante hecho excepcional que ha precarizado las condiciones de vida de la población, los trabajadores y trabajadoras solo podemos concurrir a cualquier  discusión contractual con nuestros mejores argumentos y herramientas: la unidad para la lucha y la movilización, como lo hemos venido haciendo en los últimos meses levantando la consigna del ¡Aumento de Salario Mínimo Nacional conforme al Artículo 91 constitucional!   Del otro lado, para el gobierno falsamente socialista y neoliberal de Maduro, que representa una variante burocrática del capital, esta discusión pertenece al ámbito de la politiquería barata, del mareo y la mentira, utilizándola para correr la arruga ante una gigantesca crisis social que, más temprano  que tarde, tendrá que hacer explosión por más represión, artimañas y controles que desplieguen como sucedió el 27 de febrero del 89.  

Aporrea: Y con relación al Dialogo que…

Si, en esta ocasión el gobierno recurre al ardid de llamar a un “Diálogo Salarial, para La Paz y la Reconciliación Nacional” pero sin soltar a los trabajadores y trabajadoras presos como Rodney Álvarez, Bartolo Guerra, Eudis Girót entre otros o darles libertad plena a los que envían a sus casas… quién puede creer entonces en esos “Diálogos” cuando ni deroga infames instrumentos como el memorándum 2792, ni las tablas y tabuladores perversos que liquidaron el concepto general de salario, las convenciones colectivas y la progresividad.  Hay que decirlo claramente, siguen aplicando descaradamente un paquetazo privatizador cuyo mejor exponente en los últimos tiempos es la Ley Antibloqueo que legaliza la entrega, el saqueo y el remate de nuestro país. Para este “Diálogo” tiene como comparsa a una Asamblea Nacional tapa amarilla, carente de credibilidad y vacía de legitimidad popular, y a unos “opositores” tránsfugas y tarifados para montar una suerte de “mesita sindical” que apacigüe los ánimos de lucha y distraiga a  los trabajadores. En este contexto se da esta discusión.                    

Aporrea: En el Sector Salud cómo se refleja esta discusión sobre el asunto salarial?                              

TN: Pese a las descomunales mentiras del gobierno acerca de un pretendido fortalecimiento del Sistema Público de Salud y sobre el manejo de la pandemia, lo cierto y constatable  es que reina la opacidad, el secretísimo y la ineptitud.  Es pública la inocultable ruina y la devastación en la mayoría de los hospitales y centros de salud. Lo que deja claro al Sector Salud como uno de los servicios públicos  más golpeados por la nefasta política de la actual gestión, muy especialmente  en el aspecto salarial y de condiciones laborales de sus trabajadoras y trabajadores. Cómo se sabe, la oportunidad  legal que tenemos los trabajadores y trabajadores para dirimir y acordar con los representantes de los patronos las condiciones salariales y laborales es en la discusión de las convenciones colectivas. Al respecto debo denunciar públicamente, que en la salud se prepara otro fraude contractual similar al petrolero el cual, como lo hemos denunciado diversos factores sindicales, se hizo sin el consentimiento ni conocimiento de la masa petrolera.                               

En el caso del Sector Salud, mediante la reciente introducción de un Acta Convenio ante el Ministerio del Trabajo, por parte de la inescrupulosa y  patronal Fenasirtrasalud, en la cual no solicitan aumento salarial alguno, sino que a través de un tramposo mecanismo utilizan las escalas salariales, el escalafón, algunas primas y otros conceptos para evadir y escamotear dicho aumento salarial a los trabajadores y trabajadoras de la salud.  Un Acta Convenio que no tiene como Norte el aumento salarial y que  constituye sin duda, la base fundamental y el punto de partida para la obtención e incremento de los demás beneficios de quienes vendemos nuestra fuerza de trabajo. Conculcar o escamotear este derecho en las actuales circunstancias de hambre, miseria y depauperación creciente resulta, aparte de una canallada, un acto criminal que merece el repudio y desprecio. Esta ha sido siempre la política salarial del gobierno de Maduro para el sector salud XXX Es decir, Convenciones Colectivas sin Cláusulas de Aumentos Salariales, un arroz con pollo sin pollo XX

Aporrea: Qué propones entonces en lo que respecta al urgente tema salarial?

TN: Lo que proponemos es la recuperación del Aumento Salarial subordinado al artículo 91 de la constitución, como el eje de las discusión de convenciones colectivas reivindicando la figura de la indexación ante la hiperinflación reinante, cuestión que este gobierno ha venido desconociendo y escamoteando cínicamente e inventando  artimañas como las ya denunciadas, contando con la complicidad de una mafia sindical “bolivariana” sinvergüenza y desclasada, que trafica con el hambre y la miseria de los trabajadores en nombre de un inexistente socialismo. Esta lucha es dura, pero requiere la unidad y la fortaleza de los trabajadores y trabajadoras de la salud. Ningún sindicato o gremio puede continuar convalidando con su firma convenciones o actas convenios sin aumentos salariales solo por administrar convenciones que son una estafa a sus hermanos de clase o por tener la aspiración de ser interlocutores de un gobierno reaccionario y antiobrero. Partiendo del aumento salarial en estos términos, debemos exigir también: Jubilaciones con un cien por ciento  del salario integral, incrementos extensivos a los actuales jubilados y jubiladas; una nueva tabla por prima de antigüedad que parta de un 50 por ciento de salario integral de 0 a 5 años hasta un 90 por ciento de salario integral a partir de los 25 años de servicios; aumentos de 30 por ciento en primas por hijo, transporte; restitución del tike alimentario, igualmente restitución del Servicio médico para los trabajadores y trabajadoras de la salud y sus familias.                              

La conquista de estas demandas exige la unidad de todos los trabajadores y trabajadoras que quedamos en el menguado sistema de salud pública, respetando las diferencias bajo el principio de Unidad de Acción. En este sentido llamamos a los combativos gremios de Enfermería y de Bioanálisis,  a los Médicos, Radiólogos, Inspectores de Salud Pública, Trabajadorxs Sociales, Sociólogos, Obreros y Empleados para planificar colectiva y democráticamente las acciones que debamos tomar.  En este sentido nos parece correcto el método de las Asambleas Permanentes que nos permitan, incluso, organizar, decidir y votar el momento de un conflicto general.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4253 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter