Entre calvarios y ruleteos optamos por la autogestión

En Farmapatria se encuentran las medicinas priorizadas por enfermedades crónicas, provenientes de China, Rusia, Cuba y la India.

En Farmapatria se encuentran las medicinas priorizadas por enfermedades crónicas, provenientes de China, Rusia, Cuba y la India.

Credito: CiudadCCS

7 junio 2019 - Para nadie es un secreto que recorrer los centros hospitalarios en busca de medicinas y tratamientos puede llegar a ser un calvario, que con bloqueo o no, puede llegar a ser injustificable, por la constante llegada semanal de entre 40 y 70 contenedores de insumos desde Cuba y Rusia. la India y la OMS; y desde China, que hasta hace una semana llegó un cuarto cargamento, sumando unas 269 toneladas de medicamentos del país asiático. Sin contar los cinco centros robotizados que existen en el país, mecanismo que permite el control de los inventarios en los hospitales y ambulatorios adonde se distribuye, ubicando al de Jipana, en Charallave, que surte a la capital.

Nos gustaría decir que nuestro Sistema Público Nacional de Salud no falla, que cuando fui como periodista al CDI Che Guevara, en Sarría, la fuente más cercana a la dirección de ese centro señaló: "Aquí están las medicinas, todo está funcionando bien", sin embargo, otra fuente de la misma autoridad exclamó: "Desde noviembre del año pasado no llegan medicamentos por el Convenio Cuba Venezuela, sino algunos insumos (guantes, jeringas, gasas) que le solicitan al Distrito Sanitario, acotando que el bloqueo pudiese estar retrasando la llegada de los cargamentos desde Cuba. La situación en algunos hospitales no es distinta ni nueva, pues, en el Hospital Universitario, el paciente debe llevar sus propios insumos para cualquier caso ambulatorio, acarreándole un gasto por los 70 mil bolívares soberanos. Hay que resaltar, eso sí, que cada Centro de Diagnóstico Integral y cada Barrio Adentro funcionan de manera distinta en cuestión de abastecimiento.

Hemos cometido, como pueblo, el orgulloso deber y poder de la autogestión, comprobado en los Altos de Lídice, con la primera farmacia comunal que cubre las necesidades médicas de 6.096 habitantes. Vimos cómo una veintena de mujeres se organizaron con el médico chileno Roberto Bermúdez para crear sus propios convenios chilenos (Fundación Salvador Allende) e italianos, convenios comunales que traen personalmente como donaciones a esta farmacia medicamentos para la hipertensión, la diabetes, el cáncer, analgésicos, insulina, para el asma, antiinmunológicos, gastrointestinales, ginecológicos, para cardiopatías y otros. "Previo control con alguno de nuestros médicos en el Barrio Adentro, le entregamos la medicina al paciente para un mes", cuenta Betsy Rebolledo, y le creo cuando reclama que la distribución en nuestro sistema de salud se halla contaminado, "al Ministerio de Salud llega cierta cantidad de medicamentos, pero no llegan al pueblo como debería ser".

De lo bueno también podemos contar que en el Hospital Vargas "sí, fue regular la entrega de antirretrovirales, de hecho, la última vez, por no saber qué pudiera pasar en el país por lo de Guaidó, según la farmaceuta, nos dieron tres meses de récipe de una sola vez, cuenta un paciente VIH.

Resulta, entonces, pertinente, el reciente anuncio sobre la nueva División de Investigación de los Delitos Contra la Salud Pública, en el Cicpc, que actuará contra los bachaqueros de los hospitales públicos y, ojalá, contra las ventas de blister por Whatsapp en Bs 18 mil.

 

La aspiración por lo nuestro

Si de tender la mano se trata, Rusia lo ha hecho desde hace algún tiempo, ya sea por el compartimiento de conocimientos y asesoría en distintas áreas, tocando, esta vez, la fibra del sector salud relacionada con la insulina, bloqueo preciso por los gringos para estos importantes tratamientos médicos.

Comenzaremos, entonces, a producir insulina a través de la Empresa Socialista para la Producción de Medicamentos Biológicos, de la mano de la compañía farmacéutica rusa Geropharm, para aquellos pacientes diabéticos.

Rusia proveerá al país 680 mil viales (cartuchos) al mes, lo que representa 8.2 millones de unidades al año. "Geropharm está dispuesta a transferir sus propias tecnologías de desarrollo y producción de insulinas a otros países, lo que es muy importante para nuestros socios extranjeros", aseveró el ministro de Comercio ruso, Denís Mánturov. De ser así, además de apostar por la producción nacional, el nuevo rumbo y esquema de distribución, que pide a gritos la población, debería verse como un hecho posible.

 


Credito: CiudadCCS



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1832 veces.


La fuente original de este documento es:
CiudadCCS (http://noticias.ciudadccs.info/calvarios-ruleteos-optamos-la-autogestion/)



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/n342961.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO