25 millones de abortos se registran anualmente en el mundo sin condiciones de seguridad

Nada de tema tabú: en Venezuela exigen se debata la despenalización del aborto

Credito: Ernesto García

Domingo, 24 de Junio de 2018.-.

En el país los movimientos sociales feministas están activos desde hace años en pro de los derechos reproductivos para la protección de la maternidad voluntaria, pero también para la interrupción del embarazo no deseado

Si una niña o adolescente es violada y, producto de esta agresión, queda embarazada, pues no podrá interrumpir la gestación porque está prohibido en Venezuela. Si llegase a hacerlo y es descubierta, sería castigada con una pena de entre seis meses y dos años de prisión como lo establece el Código Penal. Con este y otros ejemplos, los movimientos feministas recuerdan cómo las leyes del país son punitivas, a pesar de que alguien pudiera resultar víctima.

Pero más allá del agravio, que ya impacta, el argumento central los movimientos sociales feministas en Venezuela, al igual que todos los que se han pronunciado en favor del aborto alrededor del mundo, es que la mujer tiene derecho a decidir sobre su cuerpo.

No en vano, la propuesta no sólo se apoya la interrupción del embarazo no deseado y se resume en tres fundamentos y consignas: "educación sexual para decidir; anticonceptivos para no abortar y aborto legal, libre, seguro y gratuito para no morir".

Ante esto, uno de los fundamentos importantes que esperan que sea discutido y aprobado por la Asamblea Nacional Constituyente es que se reforme el artículo 76 de la Constitución Bolivariana de Venezuela, que en una parte reza: "(...) El Estado garantizará asistencia y protección integral a la maternidad, en general a partir del momento de la concepción, durante el embarazo, el parto y el puerperio, y asegurará servicios de planificación familiar integral basados en valores éticos y científicos (...)".

Uno de los problemas radica en que cuando se habla de "concepción" en la carta magna, se trata de un condicionante, al menos así le dan lectura las activistas de los movimientos feministas en el país.

"El término no es biológico sino religioso y nos ha limitado a ejercer este tipo de debate. Lo que hicimos fue agregarle en la propuesta que el Estado debe garantizar la atención gratuita y segura tanto a la que quiere continuar con el embarazo como a la que decide interrumpirlo. En cualquiera de esas dos decisiones el Estado debe garantizar la atención gratuita y segura en una institución de salud pública", señala Niedlingler Briceño, activista del Frente Cultural de Izquierda.

Mujeres en Cuba se manifiestan en favor del aborto / Foto: Anthony Ascer Aparicio - Contrapunto/Archivo

Una lucha continental

El pasado 14 de junio la Cámara de Diputados de Argentina aprobó el proyecto de ley que busca despenalizar el aborto hasta las 14 semanas de gestación y ahora la discusión pasará en el Senado, lo que realmente representa un logro para las mujeres del país suramericano, por los momentos.

Esto le dio pie a los movimientos feministas venezolanos a continuar con la lucha que ya tenían desde hace años, por eso, el 28 de cada mes se apuestan a las afueras de la sede de la Asamblea Nacional Constituyente, en el casco central de Caracas, como una medida de presión para que sus peticiones sean escuchadas y finalmente, logren que tengan rango constitucional.

¿Por qué ese día? Para darle continuidad cada mes al Día internacional por la despenalización del aborto, que celebra un día 28, pero del mes de septiembre de cada año.

Este mes se adelantaron ocho días.

Lea también Feministas en la ANC: Protestarán los 28 de cada mes hasta que debatan el aborto

El 20 de junio María León, presidenta de la Comisión de los Derechos de la Mujer por la Igualdad y Equidad de Género de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), recibió a una comisión para escuchar las propuestas, lo que ya representa un avance.

"No nos podemos ver aisladas. No somos sólo las venezolanas las que estamos en esta lucha. Es una posición continental. Estamos en los movimientos del Alba (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América) y en la marcha mundial de las mujeres, que es global. En esos espacios de articulaciones internacionales construimos un discurso y agenda de lucha común, y entre lo que hemos construido a lo largo en cerca de 50 años es la lucha por la emancipación de nuestros cuerpos: necesitamos una educación sexual que sea liberadora y no punitiva", advierte Alejandra Laprea, activista de Tinta Violeta y de la red Araña Feminista.

Pero el uso de anticonceptivos no es 100% seguro en hombres y mujeres para prevenir un embarazo, por lo que Laprea refiere que por un error no se tiene por qué asumir un embarazo no deseado.

"Queremos aborto legal porque es injusto que las mujeres que abortan todos los días en este país y en el mundo pongan en riesgo sus vidas. No puede ser que nos sometamos a condiciones indignas, a maltratos, caigamos en manos de traficantes, en manos de gente que no tiene la formación para hacer un aborto, que es un procedimiento prácticamente ambulatorio antes de las 12 semanas. No tiene que ser un procedimiento que cueste millones de millones de bolívares como está pasando ahorita", explica Marcela Rivas, activista de la Red de Información para el Aborto Seguro (RIAS).

En este sentido, Rivas recuerda que la mayoría de las mujeres que mueren por abortos clandestinos son las de clase baja.

Casos en el mundo

Este nutrido número de movimientos lo que busca es que los riesgos de muerte que hay por procedimientos quirúrgicos sin las mínimas condiciones de seguridad sanitarias se minimicen o, más bien, desaparezcan, como ocurrió en Uruguay, donde desde 2012, cuando se aprobó la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, hubo cero muertes maternas por aborto inseguro y la tasa de aborto disminuyó.

Desde la vigencia de esa norma en ese país suramericano se redujo en 11% por ciento la cantidad de embarazos no planificados en mujeres de entre 20 y 34 años, y se practican nueve abortos por cada 1.000 mujeres de 15 a 44 años de edad.

En Venezuela (y en las naciones donde está penalizado) la mayoría de los abortos se realizan en condiciones peligrosas por practicarse de manera clandestina y por eso hay mayor riesgo, peligrosidad e insalubridad, como reporta Natalia González, miembro de la coordinación nacional de Araña Feminista.

Cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicadas en febrero de este año señalan que casi 830 mujeres mueren diariamente por causas prevenibles relacionadas con el embarazo y el parto, y que 99% de la mortalidad materna corresponde a los países en desarrollo.

Pero lo peor de este informe de 2018 es que cada año se registran 25 millones de abortos en el mundo sin condiciones de seguridad, casi todos ellos en países menos adelantados, y de esos, 8 millones fueron practicados de manera peligrosas. Asimismo, señala que entre 4,7% y 13,2% de la mortalidad materna anual puede atribuirse a abortos clandestinos y unas 7 millones de mujeres son hospitalizadas por abortos sin condiciones de seguridad.

Además refiere que entre 2010 y 2014 hubo 35 abortos provocados por cada 1.000 mujeres de entre 15 y 44 años de edad y que 25% de los embarazos acabaron en aborto provocado en todo el planeta.

Estas cifras terminan siendo alarmantes si se toma en cuenta que sólo en 13 países se realiza aborto legal y gratuito para bajar esa tasa de mortalidad: Portugal (hasta las 10 semanas de gestación); Finlandia, Dinamarca, Alemania, Noruega, Italia, España, Francia, Cuba y Uruguay (hasta las 12 semanas); Suecia (hasta las 18 semanas); Reino Unido (hasta las 24 semanas); y Canadá sin límite de tiempo.

En otros países el aborto es condicionado, como en México, Chile, Colombia y Brasil (bien sea por malformaciones del feto, riesgo de la vida de la madre o casos de violación). En este último país, según la Investigación Nacional del Aborto realizada por la Universidad de Brasilia, 500.000 mujeres mueren anualmente por realizarse abortos clandestinos de embarazos no deseados. Mientras, en Estados Unidos el aborto inducido es legal desde hace 45 años, pero en 2017 se aprobaron 63 restricciones en 19 estados.

En Venezuela la ley señala que si el embarazo llegara a poner en riesgo la salud de la mujer, entonces sí podría procederse a una intervención quirúrgica. Sin embargo, Natalia González, de la Araña Feminista, manifiesta que, de ser así, casi ningún medico se atreve a ejecutarlo "a menos que la se pague lo suficiente".

La Red de Información para el Aborto Seguro es una organización que viene trabajando en Venezuela desde hace siete años. Su función es ofrecer información y apoyo comunicacional, sin juzgar, a las mujeres que se encuentren en un embarazo no deseado. Cuando se fundó este movimiento recibían siete llamadas diarias y ahora reciben un promedio de 43 llamadas por día, según cuenta la activista Marcela Rivas.

El 27 de septiembre de 2016 un grupo de expertos en derechos humanos de la ONU instó a los países a derogar leyes restrictivas relacionadas con el aborto, tomando en cuenta que unas 47.000 mujeres mueren cada año por complicaciones en estas prácticas inseguras, según señala su portal.

Ante tantos casos de interrupción de embarazos clandestinos, en Venezuela, los movimientos sociales feministas entregaron un compendio completo de propuestas constituyentes, en el que solicitan un capítulo exclusivo de derechos sexuales y derechos reproductivos que estén relacionado con la protección de la maternidad voluntaria, pero también se garantice la interrupción del embarazo no deseado de manera segura hasta las 12 semanas.

De aprobarse este marco constitucional, comenzarían a elaborar la Ley.

Lea también En diez relatos, mujeres venezolanas hablan sin tabúes del aborto



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2674 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US mp N Y ab = '0' /actualidad/n327074.htmlCd0NV CAC = Y co = US