Nace el Observatorio Laboral de CERLA, en medio de la mayor crisis contemporánea de los trabajadores venezolanos

Para nadie es un secreto la complicada situación que están viviendo los trabajadores venezolanos en su conjunto, indicativo incontestable de la crisis económica y política por la que atraviesa el país donde el ámbito del trabajo se ha devaluado a ritmo de desempleos, hiperinflación, salarios miserables, la campante violación de la legislación laboral, desconocimiento jurídico de las organizaciones primarias de los trabajadores y la retaliación política desde el gobierno y el Estado principalmente, como mecanismo de amedrentamiento contra todo tipo de reclamo legitimo desde la personificación del trabajo. Esta realidad amerita un esfuerzo concienzudo de estudio y seguimiento que apunte a proporcionar la mayor información posible sobre datos específicos del marco conflictivo laboral nacional.

Desarrollar un observatorio laboral en la Venezuela de la crisis post Chávez con una visión amplia, requiere ineludiblemente niveles de comprensión política, pues estamos hablando de un país donde en un corto periodo se expropiaron o intervinieron más de mil empresas solo hasta el año 2012(1) y cuya situación de la mayoría de esas empresas es de muy poca producción o incluso algunas se encuentran paralizadas totalmente. A eso por supuesto le subyace la relación dada entre el patrón Estado y millones de trabajadores que, todo parece indicar, pasó de ser inicialmente una relación entusiasta a convertirse en un enfrentamiento que se ha ido dirimiendo con saldos de persecución, despidos, desmantelamiento de sindicatos o incluso con trabajadores detenidos. Ejemplos hay muchos como los casos de Fama de América, Abastos Bicentenarios, Sanitarios Maracay, Sardinas La Gaviota, Metro de Caracas, entre tantos otros, como consecuencia de políticas antipopulares y en la mayoría de los casos reaccionarias de parte de la patronal oficial.

Según el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS) en los primeros tres meses del presente año se registraron 2.414 conflictos laborales, teniendo un promedio diario de 26 (2). Muchas razones han llevado a la población a las calles a protestar (3) pero indudablemente que los asuntos laborales encabezan las motivaciones ante una situación tan crítica en donde el trabajo como actividad consustancial a la vida prácticamente ha perdido todo sentido, pues sale más caro el gasto diario que lleva a un trabajador trasladarse a su centro de trabajo (incluyendo pasajes y comida) que lo que percibe como remuneración.

Varios son los episodios que retratan la actuación del gobierno ante los distintos casos presentados en materia de lucha laboral. No deja de ser muy significativo que en un país, cuyo presidente dice ser obrero, a los obreros se les responda con represión, como sucedió en Marzo pasado en la sede central de la principal empresa nacional, PDVSA (4), poniendo en evidencia cada vez más el tipo de respuesta hacia quienes levantan voz por sus reclamos en medio de una auténtica catástrofe y para lo que han agregado la irrupción de los llamados "colectivos" como foco de violencia (5).

Hasta ahora las luchas laborales en Venezuela han tenido como denominador común su sentido aislado. Eso da señal de lo poco organizado o articulado que se encuentra el movimiento obrero, reflejando una debilidad que les desarma y que en gran medida explica el retroceso reinante desde el punto de vista de la perdida de logros que se habían alcanzado en las últimas décadas y de la violación de derechos, lo que sin duda ha facilitado la tarea patronal, tanto pública como privada, en el avance de lograr imponer las desmejoras sistemáticas a las cuales están siendo sometidos los trabajadores.

Cierto es que desde el ámbito laboral actual surgen más interrogantes que respuestas ante tan infausto panorama, el cual apunta a extenderse sin encontrar las salidas adecuadas desde los intereses de los trabajadores en su conjunto. Haciendo un breve recorrido histórico sobre el rol que jugaron los trabajadores en la llamada revolución bolivariana, se evidencia una debilidad orgánica desde el criterio de clase, tanto en su relación con el entonces presidente Hugo Chávez, como en el protagonismo que hubiese apuntado a levantar un programa político-sindical-laboral con autonomía desde el cual plantarse con perspectivas acordes a los tiempos de cambios que corrían por aquellos años. De hecho, la vigente ley orgánica del trabajo, fue promulgada por el ex presidente, en un acto más de paternalismo hacia la clase trabajadora, que otra cosa. Pero de cualquier forma, la situación que se está viviendo no se puede explicar de manera aislada ante el avance estructural de la política del gobierno del presidente Maduro.

La descomposición del salario por el impacto de la hiperinflación generada por las políticas económicas del gobierno de Nicolás Maduro, el desfalco a la nación de más de 500 mil millones de dólares (6), el privilegiar el pago de la deuda externa, la corrupción extendida como un cáncer avanzado en la mayor parte de las instituciones públicas y la débil respuesta y a destiempo del desangre de las grandes corporaciones del Estado, la ineficacia en el control de los procesos productivos, aunados al burocratismo inoperante del gobierno que traba todo el funcionamiento institucional, la obstrucción del registro y el paralelismo sindical , la negación de las firmas de convenciones laborales vencidas, el funcionamiento caprichoso de las Inspectoras del Trabajo, el congelamiento de las normas técnicas del INPSASEL(7), la bonificación del trabajo como elemento fundamental de esta última etapa, estructuran un panorama maquiavélico que genera un abandono y fuga de las fuerzas laborales, en proporciones nunca visto en la historia reciente del país. La implementación de zonas económicas especiales donde no se aplican las normas constitucionales, dándoles el privilegio a empresas transnacionales que pueden depredar el medio ambiente como es en la práctica la política del Arco Minero del Orinoco (AMO), han consolidado un panorama de incertidumbre laboral , que potencializa la avasallante emigración en todos los sectores de las clases sociales del país(8) dejando estructuras de alto desempeño sin el personal calificado para su desarrollo, puesto que la bonificación salarial y la igualación de la plantilla a costo de salario mínimo, que no alcanza para la compra de un tercio de la canasta alimentaria, presentan una situación favorable para la "Estampida Laboral".

Lo inmediatamente anterior explica que en Venezuela se está llevando a cabo un proceso de contrarreformas económicas que no escapa a la situación Latinoamérica, donde el trabajo y su personificación tienen ante sí un mar de dificultades, que lleva a transitar por distintos caminos, que van desde la reflexión, los debates, las críticas y las propuestas en aras de lograr encontrar una vía que conduzca a poder dar vuelta a la realidad que padecen quienes viven de sus salarios.

Desde el Observatorio Laboral del Centro de Estudios de la Realidad Latinoamericana (CERLA), queremos hacernos parte de esa vivencia cotidiana y dinámica que nos permita acercarnos a una realidad compleja, que tiene múltiples miradas, pero que debe ser abordada con la mayor humildad y honestidad posible, sin desconocer los esfuerzos que se hacen desde diferentes posiciones, para encontrar puntos de acuerdos y construir juntos un camino de fortalecimiento de los sectores que viven de su trabajo. Desde la investigación y el seguimiento a los distintos conflictos que se sigan presentando, es nuestro propósito contribuir pensando desde el terreno de quienes mueven al mundo.

 

Referencias:

  1. "Hugo Chávez expropió casi 1,200 empresas en diez años". Eleconomista.com, 07 de Marzo de 2013 https://www.eleconomista.com.mx/empresas/Hugo-Chavez-expropio-casi-1200-empresas-en-diez-anos-20130307-0045.html
  2. Observatorio Venezolano de Conflictividad Social: "708 protestas laborales en el primer trimestre". Panorama.com.ve, 01 de Mayo de 2018 http://www.panorama.com.ve/politicayeconomia/Observatorio-Venezolano-de-Conflictividad-Social-708-protestas-laborales-en-el-primer-trimestre-20180501-0094.html
  3. "Las protestas en Venezuela". Por: Wirmelis Villalobos. Aporrea.org, 16 de Marzo de 2018 https://www.aporrea.org/trabajadores/a260692.html
  4. "GNB reprimió protesta de trabajadores en sede central de Pdvsa La Campiña". Efectococuyo.com, 23 de Marzo de 2018 http://efectococuyo.com/principales/gnb-reprimio-protesta-de-trabajadores-en-sede-central-de-pdvsa-la-campina/"Colectivos acabaron con protesta en el Hospital Vargas y se llevaron a camarógrafo de Vivo Play". Efectococuyo.com, 10 de Mayo de 2018 http://efectococuyo.com/principales/colectivos-acabaron-con-protesta-en-el-hospital-vargas-y-se-llevaron-a-camarografo-de-vivo-play/
  5. "Ministro Faría fíjese bien: la "fuga", desfalco, estafa, es de al menos $500 millardos". Por: Carlos Carcione. Aporrea.org, 12 de Octubre de 2016 https://www.aporrea.org/contraloria/a235438.html
  6. Aureliano Sánchez: "Los derechos establecidos en la Constitución y las leyes sobre salud, seguridad y ambiente laboral son vulnerados". Aporrea.org, 25 de Mayo de 2013 https://www.aporrea.org/actualidad/n229579.html
  7. También hay éxodo en el sector eléctrico: esto exigen quienes se quedan. Contrapunto.com, 12 de Mayo de 2018 http://contrapunto.com/noticia/este-es-el-corrientazo-de-fetraelec-al-gobierno-para-que-detenga-exodo-de-trabajadores-201609/


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5517 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US mp N Y ab = '0' /actualidad/n326698.htmlCd0NV CAC = Y co = US