Bautizada la novela "Catia, el Cacique Rebelde" del escritor Omar Barrientos

19 de noviembre de 2017.-

El pasado jueves 16, en el marco 13 Feria Internacional del Libro de Venezuela,, en la Sala "Alberto Rodríguez Carucci" del Complejo Teresa Carreño, se hizo la presentación y bautizo de la novela histórica del escritor Omar Barrientos Vargas, "Catia, el Cacique rebelde" con plena concurrencia y asistencia de importantes personalidades. El presentador oficial fue el licenciado Marcos Viloria, seguidamente palabras del prologuista de la obra, licenciado Francisco Mayorga, del editor e historiador de la Editorial "Trinchera" Amílcar Figueroa y finalmente el autor se refirió en su intervención a las motivaciones para la realización de su libro.

La resistencia indígena ante el conquistador y colonizador europeo y español tuvo grandes episodios épicos, realizados especialmente por los pueblos originarios de la región caraqueña, afirmó en su discurso el autor de la novela histórica.

Guaicaipuro, Catia, Naiguatá, Uripatá, Mamacuari, Anarigua, Aricabuto, Prepocunate, Chacao, Baruta, Parnamacay y Urimare, entre otros, fueron los nombres de los algunos caciques caraqueños que se confederaron para actuar contra el invasor extranjero, dijo Barrientos a modo de presentación.

Esos barbaros, barbudos y malolientes conquistadores, señaló ya en materia el autor de "Catia, el cacique rebelde", que con pelos en la cara y montados en enormes venados, que llamaban caballos, protegidos por sayos y escaupiles y portando armas de acero y fuego, y acompañados de perros de presa y de indios traídos de otras regiones esclavizaban a los naturales, los ponían a trabajar de sol a sol con poca alimentación, y a ser objetos de graves maltratos por cualquier pequeña cosa, a quienes les quitaban sus mujeres, objetos de oro y sus tierras, tal como lo planteara Eduardo Galeano: "Los españoles llegaron solo con la biblia, mientras los naturales poseían las tierras. Nos dijeron cierren los ojos y recen. Cuando los abrimos, ellos tenían las tierra y nosotros la biblia".

Afirma el novelista que "La crueldad y rudeza como actuaron los conquistadores contra los pueblos originarios indígenas causó el mayor holocausto de la historia humana de todos los tiempos. Cerca de noventa millones de personas perecieron por obra de la espada y la cruz, que se combinaron con enfermedades desconocidas en estas tierras, como la viruela."

Las mujeres indígenas fueron víctimas y objeto de la lascivia de los conquistadores, quienes sin imaginárselo, pusieron la simiente para el desarrollo de una nueva raza o civilización mestiza, señala Barrientos Vargas.

La historia siempre la han escrito los vencedores, nosotros tratamos de darle una vuelta en "Catia, el cacique rebelde" y se narran los hechos, o eso se trató de hacer, desde el punto de vista de los indígenas, tanto en la interpretación de los hechos históricos como en la narrativa creativa.

Afirma el licenciado Omar Barrientos Vargas que "Sobre este aspecto es necesario, es indispensable, aclarar como varios villanos han sido coleados en la historia de nuestra patria, como héroes y prohombres, habiendo sido todo lo contrario unos conquistadores, invasores y masacradores de nuestros pueblos originarios, como ejemplo valga mencionar a Francisco Fajardo, un mestizo convertido en conquistador español, quien invadió los territorios caraqueños, masacró a nuestra gente y la despojó de sus objetos de oro, de sus tierras y de sus mujeres. Baste recordar el asesinato del cacique Paisana, el cual hizo ahorcar, junto a otros miembros principales de su etnia, y la oprobiosa esclavitud a que sometieron a los indígenas en el territorio caraqueño o vendiéndolos para ser explotados en tierras lejanas.

Ese criminal fue exaltado como un héroe por la cuarta república, afirma Barrientos, al haber colocado su nombre a la principal autopista de Caracas y a un liceo ubicado en la parroquia Caricuao.

Por cierto que muchos otros nombres de trúhanes de diferentes épocas han sido usados como epónimos de urbanizaciones instituciones y otros sitios de Caracas, así el nombre de Raúl Leoni, quien fuera presidente de 1.964 a 1969, quien reprimió al pueblo a sangre y fuego y dio inicio en Venezuela y América Latina a las desapariciones forzosas por motivos políticos, dice Barrientos, como entre paréntesis.

Urbanización Raúl Leoni llaman a Casalta de Catia, allí también un "simoncito" lleva su nombre y un transporte escolar del Ministerio de Salud se denomina Menca y Raúl Leoni.

Es necesario que el Concejo Municipal de Caracas designe una comisión para estudiar toda la nomenclatura caraqueña y haga justicia, propone Barrientos Vargas.

Po nuestra parte, sigue Barrientos, proponemos como nombre a nuestra principal autopista caraqueña, el nombre del más grande caraqueño de todos los tiempos: Simón Bolívar.

Sirvan estos recordatorios de nuestra historia antigua y reciente para tener presente que los pueblos que desconocen su historia están propenso a cometer los mismos errores y a ser dominados nuevamente, señala el autor.

Así que avancemos recordando nuestras raíces y trabajemos para continuar con el legado de los pueblos originarios, de su amor por la libertad y soberanía y digamos hoy "Libertad, soberanía y poder popular o nada", finaliza el autor de la novela histórica "Catia, el cacique rebelde".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1915 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US Y ab = '0' /actualidad/n317434.htmlCd0NV CAC = Y co = US