Socialistas y activistas de distintos países emiten III Declaración Conjunta contra amenazas de Trump

Marcha en Panamá contra Trump

Marcha en Panamá contra Trump

17 de agosto de 2017.- En un nuevo capítulo de la escalada imperialista contra el pueblo venezolano y su soberanía popular, el pasado 11 de agosto, el impresentable presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, afirmó públicamente que “no cierra la posibilidad a una intervención militar en Venezuela”. Es una muestra más de la arrogancia imperial que sigue considerando a América Latina su “patio trasero”. La declaración no es ninguna sorpresa, por el contrario, se encuentra en sintonía con otras como la hecha por el jefe de la CIA, Mike Pompeo, a finales del mes de julio, en donde confirmó públicamente la colaboración de EU, con los gobiernos de México y Colombia, para generar una “transición” en Venezuela.

Así lo expresarom diversos dirigentes y activistas revolucionarios de varios países en la tercera declaración conjunta en apoo a Venezuela.

Para quienes firman la presente, y tercera Declaración Conjunta, socialistas y activistas sociales de distintos países, no nos parece ninguna casualidad que dicha declaración se de apenas unos días después de la realización de la elección a la Asamblea Nacional Constituyente venezolana. Al contrario, la mención pública de Trump, constituye una grave advertencia de lo que puede ser el derrotero del proceso Bolivariano si éste no avanza y se consolida con un “giro de timón a la izquierda (ver la segunda Declaración Conjunta,  “Ahora lo que toca es ¡Golpe de Timón… a la izquierda! en  https://www.aporrea.org/actualidad/n312580.html ).

 

Resulta paradójico que días después de la polémica declaración de Trump, bajo el supuesto de que la gente en Venezuela “está muriendo”, Heather Heyer, activista antifascista de los Estados Unidos, haya sido asesinada por los mismos neonazis que, bajo el regazo y protección de Trump, fueron actores clave en su ascenso al poder. Este episodio no hace sino demostrar, por si quedara alguna duda, la completa hipocresía y doble moral de las cabezas del imperialismo norteamericano.

Igual de lamentables resultan las posturas de distintos gobiernos de la región, como lo son México, Colombia, Panamá, Argentina o Brasil; de silencio cómplice ante tremenda amenaza no solo para el pueblo venezolano sino para toda Latinoamérica. Tampoco valen supuestas oposiciones a intervenciones armadas en abstracto, cuando el papel de estos gobiernos, especialmente en la OEA, ha sido el de pavimentar la intervención imperialista con la campaña mediática sobre la "dictadura" en Venezuela.

Rechazamos la también hipócrita declaración de la oposición golpista venezolana, agrupada en la Mesa de Unidad de Democrática (MUD), de formal rechazo a las referidas declaraciones. Ya que reiteradamente se ha comprobado, por voz incluso de sus propios voceros, la estrecha colaboración y coordinación que los grupos golpistas tienen con la representación diplomática estadounidense en Venezuela. La desesperación y ganas de revancha de la burguesía tradicional de Venezuela, no es sino el retorno a un modelo de dependencia y subordinación absoluta de dicho país para con la principal potencia imperialista.

Toda persona comprometida con la soberanía, la democracia y autodeterminación de los pueblos debería de mostrar enfáticamente no solo su rechazo a las declaraciones de Trump, sino sobre todo involucrarse activamente en la solidaridad internacionalista con el pueblo bolivariano y su soberano derecho a autogobernarse como mejor les plazca. De nuestra parte, manifestamos nuestra completa solidaridad con el pueblo bolivariano y confiamos en que en la acción de las y los trabajadores y pueblo venezolano está la única esperanza de frenar, con el acompañamiento de las clases explotadas Latinoamericanas y del mundo, esta escalada violenta, fascista y promovida, por todos los ángulos, por el imperialismo norteamericano. Para ello confiamos también en la lucha y la movilización del pueblo trabajador, las resistencias y movimientos de oposición al gobierno de Trump en los propios Estados Unidos.

Firman esta declaración:

LUCHAS (Liga Unitaria Chavista Socialista) Stalin Pérez Borges, Nieves Tamaroni, Jesús Vargas, Christian Pereira, Osmán Cañizales, Ángel Narvaez,e Ismael Hernández.

PRT (Partido Revolucionario de los Trabajadores). México: Edgard Sánchez. Luis Rangel, Josefina Cháve, José Martínez Cruz, Andrés Lund y Diego Luz.

Polo Ciudadano. Panamá: Olmedo Beluche, Félix Villarreal, Salomón Samudio Briseida Barrantes, Euclides Buitrago y Abdiel Hernández.,

Guillermo Almeyra, escritor y militante socialista.

Martín Mosquera. Democracia Socialista. Argentina

Berna Menezes, Membro da Direcao Nacional do PSOL-BR

Mario Azeredo, Membro da Executiva Estadual do PSOL-RJ

Mario Hernández, periodista y escritor argentino. Miembro de la Coordinadora de Medios de la CABA.

Ricardo Napurí. Exdiputado constituyente y senador peruano.

Claudio Katz, economista, UBA, EDI. Argentina.

Eduardo Lucita, economista, EDI, Argentina

Blanca Radillo Murguía, CSR de México

Aldo Casas, Revista herramienta, colaborador del FPDS-CN Argentina

Nora Ciapponi, militante socialista Argentina

Roland Sidler, militante internacionalista, Suiza

Eric Toussaint, militante internacionalista, Bélgica

Federico Fuentes, Alianza Socialista, editor Links Revista Internacional de Renovación Socialista, Australia

Héctor Armando Valadez George, CSR de México

José Luis Hernández Ayala, CSR de México

Carlos Ferra Martínez, CSR de México

Violeta Cangas, CSR de México

Juventud Trabajadora del Partido del Pueblo Trabajador (PPT), Puerto Rico: Javier Córdova, Co-coordinador, Camilo Punsoda, Portavoz, Alexa Figueroa, Portavoz e Ian Suárez.

Robert Caldwell, member of the National Committee of Solidarity. Estados Unidos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2299 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US Y ab = '0' /actualidad/n313170.htmlCd0NV CAC = , co = US