Los que van a la Guerra

El último que este país anunció que iría a la guerra y cumplió su palabra fue Fabricio Ojeda, quien en su renuncia colmada de coraje y decisión irrevocable expuso: “Convoque, pues, señor Presidente, al suplente respectivo porque yo he salido a cumplir el juramento que hice ante ustedes de defender la Constitución y leyes del país. Si muero, no importa, otros vendrán detrás que recogerán nuestro fusil y nuestra bandera para continuar con dignidad, lo que es ideal y deber de todo nuestro pueblo”.

Quien sin tanta declaradera, ni espavientos decidió ir a la guerra y pasar el resto de su vida en ella, fue precisamente el colombiano Pedro Antonio Marín (Marulanda), quien años después del asesinato de Gaitan, junto a cuarenta hombres y dos mujeres, cansados de tanta matanza de campesinos, resolvió entrar en beligerancia, creando un grupo armado y declarando la autonomía de un gobierno popular y revolucionario en el poblado de Marquetalia.

El que tambien arriesgó el pellejo para demostrar sus verdades y que tampoco utilizó un micrófono para explicar sus estrategias y tácticas militares, fue el mismo que muriera en pleno combate, allá en las montañas de Bolivia, y quien de forma privada y epistolar le dijera a su comandante: “Un día pasaron preguntando a quién se debía avisar en caso de muerte y la posibilidad real del hecho nos golpeó a todos. Después supimos que era cierto, que en una revolución se triunfa o se muere (si es verdadera)”

De manera camarada comandante, no nos haga recordar la frase del revolucionario y casualmente tambien periodista Georges Clemenceau, quien refiriéndose a estos menesteres señalara: “La guerra es un asunto demasiado serio como para dejarlo en manos de los militares”. ¡No!, no los haga recordar, ya que ni por equivocación podemos dudar y menos después de haber convencido a la Unasur y a todos los pueblo de nuestro continente, de que el acento principal lo pondríamos en las bases de paz y no en el de la guerra.

Y si a la guerra vamos iremos; pero recordando que si bien es cierto que en la lucha contra el imperio nuestros primeros combates los libró Bolívar con su ejercito continental, en la que tenemos pendiente con el nuevo imperio algo llevamos adelantado, sino vaya y pregúntele a los viejos camaradas y familiares de Alberto Lovera, Andrés Pasquier, y Argimiro Gabaldón, entre otros, que debemos hacer para que al declarar la guerra, no nos derroten en las primeras escaramuzas del combate

zabala.douglas@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1098 veces.



Douglas Zabala


Visite el perfil de Douglas Zabala para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Douglas Zabala

Douglas Zabala

Más artículos de este autor