Ruralidades

El voto del pobre provoca miedo

Y los cobardes sin apoyo del gran capital, ese que les dejó el polvero, se dejaron ver la costura con su zarpazo de hiena herido en la martirizada Honduras cuando estaba saliendo de la barbarie.

Tal como están de nerviosos los residuales del capitalismo, sobre todo en esta parte del mundo, acostumbrados a las “bondades” de la caja chica que los verdaderos propietarios de los grandes capitales les habían instalado en los contables asientos de Wall Street; las nuevas circunstancias los ha obligado a recoger de nuevo el viejo trapo del golpismo, con el que pretenden sojuzgar a los pueblos, para apoderarse de lo que no se pudieron llevar los avaros.

Alertas, como nunca antes los pueblos, en un 85% desposeídos por el otro 15%, ya adquirimos conciencia como para distinguir entre quienes nos han arrebatado hasta el aire que respiramos y los que, como Jesucristo, el humanista y redentor de los pobres y Simón Bolívar, Libertador, dieron su vida en una lucha sin tregua por un mundo donde prevalezca la equidad, que no quiere decir que ese pueblo pase de explotado a explotador.

El tiempo nos dirá si estamos equivocados en nuestra apreciación respecto de la mala jugada que los grandes financistas le hicieron a los aguantadores del delito, léase “empresarios de maletín”, quienes se regocijaban en nombrar los capitales como golondrinas. Es que los imperios que aparentan ser dueños de esos capitales cuando pierden el apoyo del dinero se caen, pero los avaros se sientan sobre sus acaparados monetarismos, y lo mueven hacia regiones “vírgenes” para su incrementación. De ahí que, más bien, los grandes capitales no tienen fronteras pero tampoco tienen regreso como las golondrinas.

Ahora esos “empresarios” huérfanos de la “caja chica” de Wall Street, tiemblan ante las decisiones de los hombres y mujeres que sí estamos claros en cuanto a nuestros derechos antes escamoteados. Como muestra de las renovadas angustias que hacen que los acostumbrados a la bonanza gratis pierdan la paciencia, la barbarie golpista que asomó sus fauces en la hermana República de Honduras, donde el monstruo internacional de los laboratorios, el mismo que cura y enferma al cochino blanco para que contagie solo al humano conjuntamente con los marranos de la SIP, están financiando el zarpazo contra el derecho de participación de los pueblos.

Cuando hablamos de laboratorios y financiamientos, es porque esos hacedores de pastillas fueron amamantados por ese gran capital que les dejó el polvero, como a la General Motors y a los mismos banqueros. Con la pequeña diferencia que la misión de ese capital de laboratorio, que también prepara el menjurje contra la salud del ser humano, esta interesado en que no haya tantas bocas con hambre que, al unísono y sin fronteras, den el grito contra los avaros que tampoco tienen barreras.

Nuestro embajador en la OEA, y mejor amigo que fue de nuestra Urania (+) periodista, Roy Chaderton Matos, con su larga experiencia en las lides internacionales, difíciles algunas, dio el grito de alerta dos días antes que los gorilas le dieran el mordisco a la libertaria patria de Morazán. Pero la organización regional siguió de siesta, para espabilar cuando ya se escuchaban los gritos contra los usurpadores y por el regreso del primer mandatario, Manuel Zelaya y la combativa Patricia Rodas.

¿La OEA elefante dormido? Ahora quizás no. El sacudón hondureño no dejará de vibrar en América Latina y los países del gran Caribe. En todo caso, serán los cómplices allí incrustados quienes seguirán soñando con los capitales golondrina para financiar golpes de estado contra los pueblos. Pero tendrán que irse de la OEA, si esta se ajusta a la lucha de los pueblos como lo demostró, aunque con retraso, junto a los traidores de la República de Honduras y su Constitución.

Patria, Socialismo o barbarie.

*pedromendez_bna@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1009 veces.



Pedro Méndez*


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor