Proletarios, unidos contra los laboratorios virosos

De la misma manera como ya se tiene la información del origen químico de la última enfermedad contagiosa, también es verdad que estamos conscientes que no solo los trabajadores del mundo sufriríamos las fatales consecuencias de esa influenza virosa, químicamente provocada por los avaros. Es que las mismas intriguillas del capitalismo lo delatan cuando el imperio pretende resarcir a sus caporales después de haber provocado su propio fracaso económico, y cuando no le importa que le descubramos las “coincidencias” y las cizañas.

No sabemos si fue de manera intencional que, lo de la propalación de la noticia de la pandemia química coincidiera con la movilización mundial pro celebración del día del Trabajador. Sí estamos claros en cuanto a que esta “casualidad” dio lugar a otra velada intriga, aunque un tanto sutil, por parte de los medios de comunicación de los avaros: “posiblemente la marcha del 1º de mayo será suspendida, por temor al contagio de la pandemia gripal que, se sospecha, entró por la frontera”. Intriga esta que la dirigencia socialista de la clase obrera venezolana desnudó por falsa.

Por otra parte, ¿quiénes propalaron, apresuradamente, la “sospecha” de la entrada a Venezuela de la contagiosa pandemia química? Nada más y nada menos que dos de los gobernadores que ocuparon las casas de gobierno regionales con los votos terroristas y anti obreros de los paramilitares que se cansaron de asesinar trabajadores en su país de origen. Además, los pitiyanquis fascistas que aspiran dar el salto a Miraflores (Capriles y Pérez Vivas) pisoteando a los obreros, como ya lo están haciendo en los estados bajo su mando, se fueron de bruces al decir que no tenían recursos para combatir la influenza. ¿Propósito? Chávez y el Ministro Rodríguez “indolentes”.

¿Por qué proletarios…contra los laboratorios…? Es que en cuanto a las anteriores pestes químicas, no se atentaba como en esta última contra los hombres y mujeres que palanqueamos el mundo. La del SIDA por ejemplo, que ahora no resiste un estornudo de laboratorio, se la endilgaron a los monos de África, que no le dan qué hacer a los seres humanos. Nacen, crecen y se reproducen de manera silvestre. Con algunas excepciones que se dan cuando alguien, para regodearse de sus propias monerías, los quiere tener de monos. A propósito de SIDA, nos dolió ver y escuchar un hombre negro cuando dijo por televisión: “el SIDA es una enfermedad de negros”.

Luego entonces, al tratarse del marrano, tan odiado por los judíos, una mala recomendación anti cerdo sí afectaría a la clase obrera del mundo entero, menos quizás a Israel. Y si alguien lo duda, entérese de la orden dada por el presidente de Egipto, vecino de Israel, como fue la de sacrificar 3 millones de cerdos para alimentar a los tiburones. ¿Después? Prohibir la cría doméstica. Seguramente (deduce uno acá) sufrirá cárcel quien se atreva a hacerlo y lo delate un ronquido.

Entonces, ¿cuántos obreros, de esos que laboran en las llamadas cochineras, harán subir el índice del desempleo si cunde esa mala fama que los avaros y sus medios de comunicación le endilgan al cerdo?

No obstante, hay una realidad cual esta por encima de los diabólicos deseos de los que quieren acabar con la “raza que no merece sobrevivir”. Mal sea con el fusil o con la pócima envenenada. El fusil lo aplicaron en Vietnam, y no pudieron derrotar a ese pueblo con Ho Chi Min a la vanguardia. Entonces experimentaron con la pócima inoculada contra la negritud de África y se le devolvió en la transición de la sangre roja contagiada, por “culpa de los monos”.

Ahora en el siglo XXI ametrallaron a Irak y antes a Palestina. No han podido aniquilarlos. Se les agotaron los dólares, e inocularon el virus a los mexicanos antes que estos rebasaran la frontera de regreso a la Patria, y culparon al cerdo que no tiene la facultad para verle la cara a quienes tanto lo aborrecen. Ni siquiera a los avaros comerciantes con la pretendida guerra de exterminio contra el país de Irak, como son los racistas Robert Gates y Dick Cheney, ahora a la caza del negro buena gente Barak Obama.

Patria, Socialismo o barbarie.

*pedromendez_bna@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1525 veces.



Pedro Méndez*


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor