Todos por la vida

Si hay algo que nos une a todos sin excepción, es el rechazo a la violencia que desangra las familias venezolanas en todos los estratos sociales, con mayor intensidad en las barriadas más pobres. El desarrollo social y humano, además de requerir garantías legales que regulen la convivencia civilizada, requiere condiciones objetivas que lo hagan posible. Al ampliarse la brecha entre el derecho y el hecho, van perdiendo legitimidad las instituciones del Estado y cualquier proyecto político con propósito transformador. Se ha venido creando una peligrosa percepción colectiva de inseguridad y vulnerabilidad permanente ante las acciones cotidianas del hampa, generando escepticismo y desesperanza.

La inseguridad es un monstruo de mil cabezas, para cuya destrucción se requieren voluntad política, constancia, recursos y la aplicación de una estrategia que tenga en cuenta sus causas estructurales. No obstante, como ha sugerido la Fiscal General, en ese esfuerzo es esencial la coordinación de todos los componentes del Estado y la participación de la sociedad en su conjunto sin distinciones políticas e ideológicas. Es por ello que el tema de la violencia debe asumirse como un asunto de estado, colocándolo al margen de la diatriba política y la manipulación mediática.

Es un problema que no pueda “esperar” hasta que se logren las condiciones sociales óptimas que lo minimicen. Aunque, por su naturaleza debe abordarse progresivamente en sus dimensiones preventivas y correctivas, en el corto y largo plazo, atacando sus causas estructurales, pero a la vez, enfrentando sin tregua los focos y las cadenas reproductoras del cáncer del delito, particularmente las del narcotráfico, el sicariato y el secuestro.

La consolidación de la revolución pasa por la reducción de la violencia. Un triunfo temprano en la confrontación contra el crimen, ampliaría considerablemente su base política y social, al lograrse la estabilidad para hacerla viable. Necesitamos con urgencia la aplicación de una política de seguridad integral y eficaz, sustentada en el Poder Popular y en un amplio movimiento social que nos agrupe en una lucha de “todos por la vida”.


gamarquez2@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1839 veces.



Gustavo Márquez Marín

Carabobeño, nacido en Valencia, ingeniero egresado de la Universidad de Carabobo donde también ejerció la docencia, durante la gestión del Presidente Hugo Chávez se desempeñó como Ministro de Industria y Comercio (1999), Ministro de Estado para la Integración y Comercio Exterior (2005-2007), Embajador en Austria y Representante Permanente ante los Organismos de Naciones Unidas en Viena (2001-2004), Comisario General del Pabellón de Venezuela en la Expo 2000 Hannover (1999-2001) y Miembro de la Comisión de Negociación con Colombia de las Áreas Marinas y Submarinas (1999-2001).

 gamarquez2@yahoo.com

Visite el perfil de Gustavo Márquez Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a73490.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO