Fuente de mierda y Kool Aid

Unos dicen que en la plaza Francia mezclaron Coca-Cola y Kool-Aid para mofarse del pueblo. Otros afirman que se trata de vino rosado y que una pancarta acusa a Chávez de las muertes de Hiroshima y Nagasaki, Vietnam, Irak y Afganistán. Algunos aún piensan que una pequeña plaza de clase media alta es tribuna popular. Pretenden que olvidemos los pronunciamientos militares, el estruendo de la bota militar de derecha. Una "zona liberada"… libre de principios, dignidad y valores. Da igual, creen, si los representa un general golpista o una animadora de Ají Picante enseñando las tetas. Para ellos no importa la sangre de febrero de 1989, la sangre sin pulso que entonces corrió por las calles. Sangre vinotinto, sin fórmulas de laboratorio publicitario yanqui. No importa, concluyen, porque intentan que se borre la memoria, lanzan plegarias al olvido porque la conciencia los aniquila. Esperan que Acción Democrática suene al vocablo "democracia" y manosean sin contemplación la palabra "libertad". Ellos asumen que los paros pueden ser indefinidos y avanzar hacia el infinito, pero se afanan en vender un día no laborable como el octavo pecado capital. Al olvido, a la desmemoria, a eso juegan en sus fuentes de sangre artificial, como ya jugaron con piezas de Lego durante el sabotaje petrolero de diciembre de 2002. Tras sus micrófonos y sus cámaras (objetos), tras sus reporteros (mercenarios), tras su canal (empresa, partido político, búnker de la CIA) pretenden deformar el pasado, destruir el presente y dominar el futuro. "No a la inflación", alegan, y al abismo del olvido lanzan la crisis bancaria del quinquenio Caldera, a Petkoff y a Cordiplan. "No al golpismo", claman, y ponen a Carmona junto a Chávez, porque no importa, creen, ya lo compararon una vez con Pinochet. A pesar de su maquinaria multimillonaria, el pueblo sabe que son todo eso: Carmona y Pinochet, Bush y Carlos Andrés, sin embargo se disfrazan, se mofan, se burlan y para ello se apropian de la prensa, la radio, la televisión y toda la Vía Láctea si es necesario. Creen que el dinero todo lo puede; son capitalistas. Compran litros de sirope de fresa Hersheys y hacen una fuente: "150 mil muertos del régimen, 1.5 millones, 150 millones", no importa la cifra, Chávez es, repiten sin vergüenza, un dictador. No existieron los muertos estudiantiles por el pasaje estudiantil, pero existe sí, para ellos, una verídica imagen de una represión made in Berlin. Chávez es para una minoría necia y malcriada culpable de todo mal, "no es no, por eso no no no". Vemos sus marchas y nos apesta a burguesía boba, nos hiede a educación cara sin vocación social, a individualismo, a profundos complejos: "Soy más venezolana que Chávez, porque soy Luzardo y mi nombre está en la literatura". Tampoco sobran los complejos raciales: soy menos negro que tú, mi cabello es más liso" o "que chusma es ser chavista"; venden la idea y muchos la compran. No pocas décadas de RCTV, de VV, de "aquel es pelo malo" y en pantalla sólo actrices de padres inmigrantes europeos. Demasiados años de vender un Miss Venezuela y no un Ciencia Venezuela o Socialista Venezuela. "Operaciones de busto a 6 mil Bs. F.", leemos a diario. Todo está servido, para ellos, y la televisión por cable es su punta de lanza: Jack Bauer tortura, Playboy TV se expande, 24 horas de CNN en Español. Los medios son su goma borra cerebros, borra memorias. En la realidad que les fabrica diariamente Globovisióm, nunca explotó un carro en el CCCT, Blanca Ibáñez es un personaje de ficción, nunca hubo RECADI ni desaparecidos, ni existió la fosa común de "la peste". Demasiada estupidez, demasiada irresponsabilidad, la de aquellos que por escuchar a una niña egresada de la Católica todas las noches creen que conocen la historia del país. Votar NO porque simplemente esto es un régimen, repiten sin cesar. Afortunadamente, votarán NO los amos, conscientes de su mentira, y también una minoría de serviles, dominados por el engaño. Votaremos SÍ, en cambio, quienes nos sentimos indignados por una fuente de sangre de juguete, quienes estamos desbordados por una vorágine de sentimientos y sólo nos quedó plasmarlos así, desordenados, caóticos, con omisiones y descuidos, pero con pasión y vena patria. Así votaremos el domingo, encendidos, arrechos, convencidos, reafirmados en la verdad que siempre nos ha acompañado. Votaremos por ampliar nuestros derechos, porque somos libres, porque creemos en Chávez, porque asumimos una Revolución y estamos prestos a luchar por ella. Votaremos SÍ porque no nos dejamos borrar la historia, votaremos SÍ porque está prohibido olvidar, votaremos SÍ por el Socialismo y por la Patria… ¡o muerte!

raymondnf@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3183 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a72464.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO