Comentario a Omar Montilla sobre el Carnaval y el Año Cero

 Bueno el artículo (http://www.aporrea.org/actualidad/a68380.html) de Omar Montilla donde comenta sobre la inquietud de Chávez sobre la fecha del Carnaval; faltó decir que el calendario judío, sobre el cual se basa dicha fecha, por haber sido asociada a la de la muerte de Cristo, que sí está asociada en su ocurrencia a una fecha judía; tiene años de duración variable,por ser embolismal, es decir, que por combinar el calendario lunar con el calendario solar, debe intercalar un mes adicional cada cierto número de años, además de otros ajustes; lo cual es la causa fundamental de que ambas fechas se "muevan" en nuestro calendario juliano.

En cuanto a lo del "año cero" este no tiene justificación lógica ni tampoco matemática, y Dionisio no se equivocó, y para ello no influyó que no usara la notación del "cero". El hecho es que en ninguna escala de medida puede haber una unidad "cero" porque, precisamente el "cero" denota la ausencia de cifra; equivale en geometría al "punto", que es un lugar ideal que carece de dimensiones. En la dimensión temporal, tenemos el "instante" como un evento ideal que carece de duración. Así, Jesús, o cualquiera, nació en un instante x, y transcurrido x+1 segundo, tienes el primer segundo "después de Cristo" y así sucesivamente. Lo mismo es hacia atrás, x-1 segundo, es el primer segundo "antes de Cristo".

El artículo del cual Omar Montilla  incluye el hipervínculo, titulado "año cero"  (l año Cero,)al principio desglosa bien el tema de cuando comienza y termina un siglo; pero luego comete errores de lógica con la cuenta antes de Cristo, porque en este último caso, el primer siglo "antes de Cristo", por ser en reversa, comienza es en el instante del nacimiento de Cristo, al igual que el primer siglo "después de Cristo", pero contando hacia atrás: al transcurrir 365 días hacia atrás, tienes el primer año "antes de Cristo"; ya vimos que el instante del Nacimiento no tiene dimensión temporal. Así, el primer siglo "antes de Cristo" comienza, convencionalmente,  el 31 de diciembre del año -1 y culmina el primero de enero del año -!00 "; es decir, arranca en un año "uno" y termina en año "cien"; el siglo dos  "antes de Cristo" arranca el 31 de diciembre del año -101 y culmina el primero de enero del año -200; no hay contradicción alguna con respecto a los años positivos, los posteriores al instante del nacimiento de Cristo.

Imaginemos una carrera olímpica de 100 metros planos: los corredores están en la línea "O", es decir", donde comienza la distancia, pero no hay un metro "cero", ya que la centena son 100 metros, desde el "uno" hasta el "cien". Cuando los atletas arrancan, recorren primero el metro "uno", luego el metro "dos", hasta llegar al metro "cien". Lo que coloquialmente decimos acá en Venezuela, el "kilómetro cero" de la Panamericana, por ejemplo, no es tal, es el hito "cero" a partir del cual comienza el "kilómetro uno".

Volviendo con el erróneo artículo al cual Montilla cita, otra falla de lógica en el que incurre, es afirmar que el año del nacimiento de Cristo debió ser el año "cero" y que el siguiente sería el año primero "después del nacimiento de Cristo"; con lo cual llegaríamos a la aberración lógica y matemática de que Cristo tendría dos años de edad al culminar el año primero desde su nacimiento.

Igualmente, es un disparate afirmar, como dice ese artículo,  cito textual, que " Por ejemplo, si la temperatura pasa de 4 grados bajo cero a 4 grados sobre cero el aumento ha sido de 8 grados, pero entre el año 4 a.C. y el año 4 d.C. no han transcurrido 8 años, sino sólo 7 (porque falta el año 0), tal y como se ve claramente si pensamos que estamos hablando de los años 750 a.u.c. y 757 a.u.c.", ya que de la cuenta lógica y de la misma tabla que refleja ese artículo, se evidencia que sí hay los mismos ocho años:

750 a.u.c
-
4 a.C.
751 a.u.c
-
3 a.C.
752 a.u.c
-
2 a.C.
753 a.u.c
-
1 a.C.
754 a.u.c
-
1 d.C.
755 a.u.c
-
2 d.C.
756 a.u.c
-
3 d.C.
757 a.u.c
-
4 d.C.


Al contar los años, hay cuatro en una dirección y cuatro en la otra, ocho en total, y así los contamos todos, incluidos los historiadores.. El mismo ejemplo que cita el artículo, referido a la temperatura, deja clara la verdad: no existe un Grado Cero, ni en la escala Celsius o Centígrada, ni en la Farenheit, ni en la Beaufort, ni en la Kelvin o Absoluta; porque no puede haberlo, por las razones ya expuestas: a partir de cero de la respectiva escala, puedes medir hasta milmillonésimas de grados, pero siempre sera la "milmillonésima uno" negativa o positiva, pero nunca "cero" como medida; y esto es verdad para cualquier medida, incluida la medida del Tiempo, sea en términos de segundos, días, meses, años siglos, lo que sea, y empleando cualquier escala de medición. Por eso, tampoco se "equivocó"  Mussolini (o sus asesores);  hay un año uno "antes de Cristo (-1) y un año 1 "después de Cristo" (+1), no hay repetición porque son de signos distintos, y ambos se cuentan en la medida de los años.  En la aritmética general, abstracta, es igual: si a +12 le sumas -16, el resultado es -4, el "cero" no entra en la cuenta por ser el elemento neutro de la suma algebráica; terminas en el "4" en negativo, es decir, descontastes los "12" positivos y seguiste hacia atrás hasta el "4" negativo, es decir pasaste por -1, -2 y -3 hasta el -4, pero nunca cuenta el "cero".

josegpinat@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2222 veces.



José Gregorio Piña


Visite el perfil de José Gregorio Piña para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: