El nerviosismo de William Ojeda

Ya no firmas “Magíster en Desarrollo”, ahora eres “Doctor en Políticas Públicas”, no sé qué diferencia hay entre uno y otro título, lo cierto es que, la profundidad del texto en tu columna de este viernes en Últimas Noticias sigue siendo la misma, es necesario ser un erudito o un filósofo con muchos “Magíster” o “Doctorados” para descifrar ese tratado sobre la cimera figura del flamante “casi acervo cultural” del Zulia, Manuel Rosales, así lo mencionas en la apología que de él haces en tu articulazo del viernes pasado. Lo que no entiendo es lo de “casi”, ¿Qué le falta a Manuelito para ser un acervo cultural entero?, si tú que lo alabas tanto lo consideras un “acervo cultural mocho”, que quedará para nosotros simples mortales sin “magísteres” ni “doctorados” de ninguna índole, a la hora de calificar al filósofo de marras.

Textualmente escribes: “Despierta, como ningún otro dirigente, emociones en los caseríos, aldeas y barrios”, perdóname, pero si este muermo despierta algo en nuestro pueblo, además de hastío y fastidio, es un infinito desprecio por este señor que sólo de verle la cara da ganas de llorar, esa cara que no transmite ninguna emoción, es lo mas parecida a un perro sato care’tajada, una cara de cuchillo sin ninguna gracia y que cuando sale alguna expresión de esa jeta, es sólo para decir tonterías y a demostrar su compromiso perruno ante el imperio.

En donde se te paso la mano, y da pena, porque tu fuiste víctima de su maquiavelismo al dejarte como la guayabera, sin candidatura ni en Petare ni en la Alcaldía Mayor (cosa que yo te vaticiné), es donde afirmas: “Ha hecho, en la política venezolana, de la palabra un documento. Su credibilidad es alta, como lo es la confianza que depositan en él los más desposeídos”, ¡qué vaina Willians! ¿hasta dónde piensas llegar? ¿Tu nivel de arrastre no tiene límites?, el filósofo te da con todo y tú sin una pizca de vergüenza le haces un panegírico vergonzoso, el te promete una candidatura a Alcalde, no te cumple y tú como un bolsa dices que: “su palabra es un documento”, ¡hombre no me jodas!

El título de tu artículo es “Rosales lo pone nervioso”, yo al contrario, intuyo que el nervioso es otro, porque la paliza en el Zulia está de anteojito, fíjate que donde haces la reflexión: “Al Zulia le cayó muy mal que su suelo lo haya mancillado el cogollito caraqueño con todo tipo de groserías e improperios”, además de la idiotez de lo de “cogollito caraqueño”, porque se necesita ser idiota para tratar de diferenciar con toda la mala leche, al zuliano del caraqueño, perdón, aquí no hay mala leche, al igual que en Bolivia esta frase tiene su lógica; el manido discurso del separatismo y apoyar el dictamen de la Embajada Americana, ir haciendo el ambiente a la Republiqueta del Zulia, como si los zulianos fueran pendejos para caer en semejante trampa.

Mira por donde, cuando oí a Chávez decirle “desgraciao” al filósofo, casi pensé como escuálido, –coño, Chávez no debería repetirlo tantas veces– hasta que un hermano mío me explicó la vaina y lo vi tan claro que pienso que se quedó corto en la cantidad de veces que se lo dijo. Resulta que ya en todo el Zulia, por doquiera que vayas, es una consigna y una jodedera oír en cualquier lugar a un maracucho diciendo: “mirá primo por ahí viene el desgraciao del Rosales buscando votos, a ese desgraciao le vamos hacer la puñeta”, ese sambenito además de justo, no se lo quita jamás.

msilva69@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2701 veces.



Manolo Silva

Comunicador comunitario

 manolitosilva27053052@gmail.com

Visite el perfil de Manolo Silva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas