Los tres tristes bobolongos

Sí, son tres los más asomados y serviles que nunca, para arrepentimiento de la aya permisiva, jamás en sus mingonadas púber aprendieron a ponerse “lo primero que se pone un hombre”. Fue que la madre buena (madre es madre) quizás acarició con demasiada dulzura sin darse cuenta que mimaba a un fenómeno quien no equilibró los primeros embates de la pubertad. Conflictos que inoculan los genes cuando los del padre, como en estos tres casos, y viceversa, no se ligan con blandenguerías ni desviaciones, como esas que se destiñen con arrebatos escénicos, como es el inocultable problema del bobolongo Enrique Otero Castillo, a quien no le anotamos el nombre inicial (Miguel) por respeto al escritor y gran periodista Miguel Otero Silva, barcelonés, y de quien los muchachos y muchachas, niños y padres de un barrio nuestro, El Viñedo, escogieron su nombre para bautizar el primer gran centro educativo de la Parroquia.

A los tres, desde el menos conocido como tal, al más comentado por sus “hazañas” teatreras hasta servir el ramo de olivo por donde desaparecerá “El Nacional”:

Uno. Al “bebé-bobo”, desconocido para el pueblo venezolano, le otorgamos el beneficio de la duda, en cuanto a nuestros conocimientos sobre su comportamiento bobalicón. Sólo que valido, quizás, del prestigio del abuelo, fundador de “El Universal”, llegó a la cumbre de las decisiones con un discutido coraje, por lo que le auguramos un desliz de la inestabilidad manifiesta, más temprano que tarde, en la venta y consecuencial desaparición del periódico fundado por el poeta cumanés, quien llevó con orgullo el nombre de Andrés Mata.

Dos. Como el miércoles, mejorando el cuarto día de la semana, siempre brota el servil de Globovision, a quien le aplicamos la medicina del mal periodismo del cual él hace uso para denigrar. Se dice que, en obediencia a presuntas órdenes de su amo, el turquito Mezerhane, el presunto hijo del radiodifusor Alberto Ravell, Alberto Federico se empantanó, ahora hasta el cuello, con el “proyecto” golpista contra el gobierno elegido, ratificado y reelegido del Presidente Hugo Chávez Frías, magnicidio mediante, según lo acordado en Maracaibo, en reunión donde el servil del turquito fue pieza de primer orden al lado del traidor Luis Miquilena. Se creían triunfadores. Por eso se dejaron olfatear hasta de los hombres y mujeres de la Asamblea Nacional.

Y Tres. Allí estuvo, también con su palidez y sus escuálidos cabellos despeinados, figura inmancable del pataruco cuando escucha el clarín de “mi gallo zambo”. Es decir, el bobolongo nº 1, presunto hijo del gran Poeta (con p grande); el “2-D” usurpado sin tirar una tarjeta al cajón. Los cómodos no eligen. Los seleccionan, como cuando el susodicho se metió al gremio de actores “sin conocer la yerba”. Lo primero que hicieron los veteranos fue seleccionarlo para que le dejara la enseñanza al entonces futuro Alcalde de Bogota. La pequeña diferencia fue que el Mokus colombiano enseñó el “rostro” trasero ante miles de paisanos y paisanas, mientras que el “presunto…” quinceañero él, presentó un lustroso castin nalguero en el reducido escenario del Teatro Nacional. Ahí mismito, a un paso de Puerto Escondido, sede de los talleres de “El Nacional”, cuando era el periódico de todos los venezolanos.

El rumor rodó raudo pero veloz. Mientras tanto prevaleció la prudencia. Lo supo Alfredo Conde Jahn, Gerente y todos nosotros, hasta que subió al cuarto piso. A Miguel no le quedó otra alternativa que prohibirle el acceso a “ese bobolongo” a las oficinas de “El Nacional”. Lo de Teodoro fue un plagio 30 años después, cuando no se podía gritar con Rosa Luxemburgo,

¡Patria, Socialismo o barbarie. Venceremos!


pedromendez_bna@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2578 veces.



Pedro Méndez


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor