Agenda político-institucional para el año que comienza:

Todo el Poder para el Pueblo Organizado, para impulsar el Estado Popular Participativo

9 de diciembre de 2004

Introducción

Consideramos que el objetivo primordial de todos los revolucionarios para este año venturoso que comienza es la promoción de la organización popular para que asuma el poder que le corresponde en el nuevo proceso político, basados en la nueva Constitución Bolivariana. Como el poder debe tener una dimensión nacional, las organizaciones locales deben estar interconectadas para transmitirse información y experiencias, para debatir propuestas y políticas, locales y nacionales; para organizarse política y administrativamente, y, finalmente, para constituirse en redes de intercambio de bienes y servicios con el objeto de promover la economía social y eliminar las ineficiencias de la intermediación conectando directamente a productores y consumidores.

El objetivo final es promover un nuevo Estado Popular Participativo y Solidario, que sustituya al actual, con todos los vicios del pasado, para que por un lado se haga realidad la propuesta política participativa y se elimine la ineficiencia, en particular la que viene de la corrupción en todas sus manifestaciones (robo y desvío de recursos, ineptitud, incumplimiento del trabajo, tráfico de influencias, nepotismo, amiguismo, sectarismo, tribalismo, clientelismo); por otro lado, para que se impulse la economía social (cooperativas y otras formas de asociación solidaria para la producción y distribución de bienes y servicios) y la eficiencia económica, y, finalmente, para que se garantice el máximo bienestar individual y social a la población.

No ahondaremos aquí en las razones, conocidas, que justifican la coincidencia de la aplicación cabal de los derechos políticos de la población, con la obtención de la eficiencia económica y social. Sólo diremos que tienen que ver con correcta definición de prioridades sociales basadas en las preferencias reales de la población (y no inducidas o manipuladas mediáticamente, ni usurpadas por grupos de interés, ni traicionadas por promesas de representantes electorales oportunistas); la garantía de la eliminación del problema del "agente-principal" entre el representado y el representante en la gestión pública; la capacidad superior y a menor costo de fiscalización de la ejecución de lo programado por parte de la población, y la drástica disminución de la corrupción como consecuencia de ello; la disminución de la inseguridad y la eliminación de la "trampa de la pobreza" mediante el crecimiento de largo plazo debido a la eliminación de las grandes desigualdades de oportunidades; y, finalmente, el cabal aprovechamiento en la minimización de ineficiencias económicas mediante la solidaridad en aspectos en los cuales falla tanto el mercado como el Estado tradicional, como en la provisión de bienes públicos (como ejemplo está el movimiento de Software Libre y la generación del la "comunidad del conocimiento"), la falta de mercados financieros completos (como ejemplos están la solidaridad entre vecinos en comunidades pobres, y la formación de mutuales contra el riesgo), información asimétrica (como ejemplo están las cooperativas, que resuelven problemas de transmisión de información tanto entre dueños y gerentes, como entre gerentes y empleados, así como problemas típicos de mala distribución del ingresos entre los beneficiarios de una actividad económica común), problemas de definición de derechos de propiedad (ejemplo es la cogestión en empresas públicas que pasan a ser co-propiedad, de hecho, de los trabajadores, que tiene fines comunes con el Estado que, como representante de toda la sociedad, establece objetivos y prioridades de toda la población), etc.

La única garantía de que nuestro proceso político no continúe cayendo en los vicios del pasado, tenga continuidad, y se profundice, es garantizar el objetivo de la nueva Constitución Bolivariana de profundizar la democracia mediante la participación ciudadana mucho más allá de actos electorales para designar representantes. Estos representantes, detentores del poder popular, muchas veces han surgido como creaciones mediáticas, dominadas y dirigidas por grupos de poder económico que persiguen fines particulares alejados, e incluso contrapuestos, a los intereses populares. Pero incluso si han surgido representando aspiraciones y necesidades legítimas de la gente, como en el caso de muchos autodenominados "revolucionarios", han traicionado en la práctica, con demasiada frecuencia, esas aspiraciones, igual que en el pasado reciente, para perseguir ya sea las propias directamente, apropiándose de los recursos que pertenecen a la gente, o las de grupos de interés a los cuales venden, ellos o sus designados, en procesos viciados normalmente por clientelismo de grupos de poder, políticas públicas, leyes, reglamentos y hasta decisiones judiciales. La esperanza está en los líderes auténticos que todavía perviven en la administración pública, por un lado, pero, sobre todo, por la irrupción de la participación organizada de la población, no simplemente para opinar, estudiar, apoyar de palabra o con marchas, con firmas o con votos, sino para conformar, para formar parte, del nuevo Estado Popular Participativo que toma decisiones, las gestiona y las supervisa.

Este proceso de usurpación del poder político de la gente por sus "representantes" ha tenido como consecuencia la "división" de la población, por un lado, y la llamada "mala administración", por otro. En el pasado, las pugnas entre candidatos y sus grupos, más que representar pugnas ideológicas, de propuestas, significaban disputas para usurpar el poder, y con ello los recursos, de la población. Se vendían, o se pagaban, a los grupos económicos poderosos las decisiones más cruciales, y a veces las disputas daban lugar a acuerdos, mal llamados "de coexistencia pacífica y democrática", entre contrincantes por la usurpación, como en el caso del pacto de Punto Fijo. La verdadera división está basada, por supuesto, en las diferencias en la distribución de la propiedad y de las oportunidades. Y la división ficticia ha sido en el pasado entre distintos vendedores a un sólo comprador, con sus complejidades, está claro. En el presente esta realidad persiste en distintas instancias, en distintas regiones y localidades, incluso entre personas que se hacen llamar "revolucionarios". De hecho, dichas personas y grupos están pendientes, en los procesos electorales, en aspirar a cargos sin ser líderes genuinos de la gente, y se dan los tristes episodios de que distintos grupos en disputa llegan a acuerdos para repartirse cargos, como en el pasado, sin consultar a la base. No es casualidad que posteriormente mucha de esta gente traiciona los objetivos del proceso político programado en la Constitución Bolivariana. Frente a esto, la única garantía de la unidad es la participación de la gente, en asambleas de ciudadanos, decidiendo sus prioridades y designando a su propia gente, conocida de ellos por contacto directo, para que ocupe los cargos de representación. En una feliz coincidencia entre el deber ser y lo que será, por motivos históricos, la garantía de la unidad es también la garantía de la buena administración de los recursos públicos. Por si fuera poco, es la garantía también del impulso sin precedentes del bienestar y el empleo por la vía del impulso de la economía social solidaria, utilizando oportunidades no aprovechadas con anterioridad.


Es por todo lo anterior que se pretende impulsar la consigna prioritaria para el año que comienza: "Todo el Poder Para el Pueblo Organizado", dadas las necesidades históricas de profundización de la democracia, tanto por derecho, como por necesidad, como se expuso arriba, para garantizar a la vez los tres objetivos de la unidad, la eficiencia administrativa y el bienestar, a la vez que para evitar los inmensos peligros de que el proceso sea absorbido por la corrupción, que ya empieza a verse de manera preocupante, a pesar de esfuerzos notables de algunos líderes (entre ellos el Presidente, estamos seguros) y para evitar igualmente la división de la sociedad y la guerra civil. También se toma en cuenta para impulsar esa consigna la coyuntura electoral, tanto para evitar que los Alcaldes inescrupulosos "raspen la olla" presupuestaria en la primera mitad del año en que aún mantienen el cargo, ya sea para propósitos de corrupción directa, o para propósitos electoralistas de la estrategia "pan y circo", como para evitar las imposiciones "a dedo" de candidatos a Alcaldes, promoviendo en el proceso el surgimiento de representantes auténticos, de legítimos líderes surgidos de las comunidades, que garantizan, entre otras cosas, frente a las componendas y repartición de cuotas de poder, local, regional o nacional, la unidad desde abajo.

Es de hacer notar que nuestro análisis de la coyuntura electoral debe tomar en cuenta el asunto de los referenda revocatorios. No es un secreto que la mayor parte de la oposición está impulsando una estrategia mediática que consiste en desconocer la legitimidad del Consejo Nacional Electoral para justificar el impulso de una protesta, en las calles, "para defender hasta con la sangre, si fuera necesario" las firmas que presumiblemente suman la cantidad necesaria para permitir el proceso revocatorio del mandato presidencial. Mientras una parte de la población cree que no se recogieron suficientes firmas para el proceso revocatorio presidencial, otra fervientemente cree lo contrario. Según nuestras fuentes de información, bastante confiables, no se lograron recoger suficientes firmas, pues eliminando las firmas inválidas, teniendo en cuenta los procedimientos del CNE, y teniendo en cuenta que las firmas válidas contra diputados no deben contarse contra el Presidente, las firmas están, con un grado de certeza bastante grande, entre un millón novecientas mil y dos millones cienmil firmas. Si esto lo sabe la dirigencia de la oposición, que debe saberlo, por supuesto, la campaña para afirmar que hay más firmas no puede interpretarse sino como una estrategia para engañar, en consonancia con quienes dominan los medios internacionales, a la opinión pública internacional con el fin de justificar intervenciones y/o insurgencias violentas internas. Desde luego que esta es una estrategia, además de antidemocrática, genocida, que llevará a un enfrentamiento violento entre la gente, y ya hay fuertes evidencias que un sector de la población está siendo preparado para ello. Las personas que legítimamente se oponen al gobierno actual, que sin saber la verdad, son liderizados por esa dirigencia sin escrúpulos, deben darse cuenta, antes o después del enfrentamiento violento que se está preparando, cuáles son sus verdaderos intereses. Esa dirigencia lo que quiere es recuperar sus prebendas malhabidas del pasado, aún a costa de sus vidas, que provenían de la usurpación del poder popular, del poder de esa gente engañada, para provecho propio y de sus verdaderos dueños, la oligarquía venezolana.

Ante esta división artificial que ha conducido en el pasado a perder sus derechos económicos y sociales, además de políticos a los venezolanos, y en el presente al enfrentamiento violento y a la muerte, el movimiento por la unidad participativa de la gran mayoría de los venezolanos, que tiene los mismos intereses (necesitan todos mejor atención médica, mejores escuelas, mejor vialidad, más seguridad, empleo, mejores condiciones de vida) que pueden ser garantizados por políticas públicas de mucho consenso hoy en día, según las más modernas doctrinas del pensamiento económico, propone desconocer a los líderes que propugnan el enfrentamiento violento y organizarse en asociaciones de vecinos, Consejos Comunales, para asumir el poder que les corresponde según la nueva institucionalidad. La clase media venezolana, en particular, puede tomar decisiones, gestionar y hacer seguimiento de las política públicas a nivel local, regional y nacional a través de los mecanismos institucionales de participación que hace falta promover a partir de ahora, y puede designar a sus verdaderos líderes, a los representantes de sus preferencias, de sus intereses, que son los mismos líderes de las clases populares, dada la coincidencia entre los imperativos espirituales, éticos, políticos, empíricos y teóricos presentes en la más moderna literatura económico-social. La teoría nos une, y la práctica debe hacerlo también, en un proceso histórico nuevo que se inicia ahora. Lo que sí es cierto es la contradicción fundamental entre la gran mayoría de los venezolanos, las clases pobres y las clases medias, con las oligarquías que no se conforman con disfrutar de inmensos privilegios que vienen de la distribución desigual de la riqueza, con frecuencia acumulada ilegal y fraudulentamente, sino que pretenden usurpar los derechos de esas mayorías y expropiarlos de su bienestar para provecho propio con la complicidad de los políticos oportunistas antes descritos. Estos políticos y estos oligarcas, y sus medios de desinformación y engaño, no tendrían oportunidad si el poder viene de la base, y tendrán que acostumbrarse a vivir de su trabajo, como todos los demás. Tampoco los advenedizos del presente, los oportunistas que quieren hacer fiesta de las nuevas oportunidades que se han abierto para provecho ilegítimo, tendrán oportunidad alguna si el poder de la base es el que impera. Y ese poder, posibilitado por la nueva estructura legal, hay que construirlo. El llamado, pues, es a la unidad de todo el pueblo venezolano, la unidad desde abajo para el rescate de la dignidad, de la verdadera paz y de la mayor suma de felicidad posible, como decía Simón Bolívar, libertador de todos los venezolanos, y de gran parte de los latinoamericanos.



Agenda propuesta

Con estos objetivos en mente, plasmados en la meta de la planificación, gestión y control participativa, solidaria, unitaria, amplia y coordinada nacionalmente, se aprobó la siguiente estrategia para el año que comienza para los promotores de las comunidades organizadas (especialmente los Consejos Comunales y Locales de Planificación Pública), conectadas regional y nacionalmente:

1 Jornada de preparación (Talleres de Entrenamiento de Entrenadores Voluntarios de los Consejos Comunales y Locales de Planificación Pública, TEEVCCLPP) y definición de estrategia para los promotores del poder popular organizado localmente y conectado nacionalmente (Se toma en cuenta que el 31 de Marzo vence el plazo para reorientar el plan de inversiones para redistribuir el presupuesto reconducido del 2003 (Artículo 136 de la Ley Orgánica de Régimen Municipal; en este presupuesto, los montos globales están decididos; sin embargo, las comunidades pueden definir, y decidir, los destinos específicos de las inversiones; el 1 de Abril: comenzar la ejecución del presupuesto):

a) Coordinadores nacionales, que se reunirán en un mini-taller el sábado 10, de 3 a 6pm, en el Teatro Cesar Rengifo, casco histórico de Petare. Objeto: Discutir la Ley de los CLPP. Ponentes: Miguel de Gregorio (quien circulará los materiales por Internet), Roland Denis, Tibisay Maldonado, Felipe Pérez Martí. Aunque se sabe que la ley tiene sus problemas, se utilizará en el corto plazo, y se impulsará su modificación paralelamente, con el motto: lo perfecto es enemigo de lo bueno. Llegó la hora de la acción, y hay que "arrear con los bueyes que tenemos". (Los coordinadores nacionales y locales son completamente voluntarios, y no se excluirá a nadie en principio. Lo que sí se requiere es una formación mínima para llevar a cabo las tareas que le serán requeridas en la práctica. Se hace un llamado amplio a constituirse en promotores nacionales y locales, y se invita, tanto a activistas comunitarios, como a funcionarios públicos cuyas tareas institucionales estén relacionadas con esta actividad)

b) Coordinadores nacionales, harán un taller intensivo y definición de estrategia en todos los aspectos legales, organizacionales y logísticos, a realizarse el sábado 17 y domingo 18 en la Cumboteña, Puerto Cabello. La agenda incluirá el marco legal para la conformación y actuación de los Consejos Comunales y Locales de Planificación Pública, y la definición de la estrategia organizativa y de acción y conexión. Abajo se habla de la propuesta inicial de estrategia. (La táctica usará el marco legal vigente, y la estrategia incluye el impulso de una nueva ley de los CLPP, ley de participación ciudadana, ley del Consejo Federal de Gobierno, y ley de compensación interterritorial.). Se constituirán las comisiones respectivas, entre ellas las de logística y organización y la de formación de promotores.

c) Promotores locales, que serán convocados a los TEEVCCLPP durante todo el tiempo previo al 28 y 29 de febrero.

d) El 28 y el 29 de febrero se realizará, probablemente en el Poliedro de Caracas, una asamblea general de promotores nacionales y locales. Objeto: Fijar la estrategia definitiva, con todo detalle, para la jornada por venir. Se realizarán TEEVCCLPP para quienes lo necesiten, se hará inducción sobre el Tutos (herramienta organizativa para toda la jornada y para plasmar los presupuestos, proyectos y seguimiento en la Internet), se organizarán las comisiones de trabajo por regiones y localidades. Se persigue reunir de unas 5 mil a 7 mil personas de todo el territorio nacional, de entre 200 y 300 por Estado, en promedio.

1Elementos para la elaboración de la Estrategia:

a)Evitar que los CLPP se transformen en un nuevo mecanismo representativo que impida la participación directa (esto tiene dos tácticas paralelas: fortalecer las asambleas de vecinos y constituirse en Consejos Comunales de Planificación Pública, y proponer nueva ley de los CLPP)

b) Formular nuevos presupuestos municipales, donde se pueda, con la participación plena de la gente, o "Control de pérdidas" (ya que no se pudo discutir y aprobar un nuevo presupuesto, y los del año pasado han pasado a regir en el año en curso -han sido "reconducidos"-)

c) Impedir que los alcaldes "raspen la olla" en este año electoral, y planifiquen la ejecución de todo el presupuesto antes de las elecciones de mitad del año.

d) Se requiere que los destinos específicos respondan a las necesidades de la gente, definidas en asambleas de Consejos Comunales de Planificación Pública.

e) Se requiere que la gestión presupuestaria sea controlada por los CLPP

f) Se requiere inmediato control de ejecución de proyectos por parte de los CC, los CLPP y toda la comunidad

1Propuestas para conformar la táctica (Utilizando el mes de marzo, pues en abril se empieza a aplicar el presupuesto):

a) Promover, de manera legal, la convocatoria de las Asambleas populares de constitución de los Consejos Comunales de Planificación Pública. Objetivos:

i Designar consejeros para los CLPP, revocar a los designados en procesos viciados, o reafirmar a los designados previamente, cuando fueren considerados representantes legítimos de la comunidad;

ii Definir prioridades para el presupuesto, en particular, el plan de inversiones (es importante promover la economía social, entre las prioridades; aquí es bueno tomar en cuenta los contactos con el Fides, que por lo menos en la gestión anterior tenía buenos proyectos en este sentido, que incluían adjudicación directa de recursos a las comunidades con este propósito).

a)Convocar a los Consejos Locales de PP, con el objetivo de:

i Conformar su cuerpo con los nuevos consejeros;


ii Recoger las prioridades definidas en las asambleas de ciudadanos, los CCPP;

iii Constituir el "comité técnico fiscal", de gestión financiera, para supervisar la ejecución del presupuesto,

iv Constituir la "Sala Técnica", para darle cuerpo a los proyectos y comenzar sus labores;

v Establecer el mecanismo de control de ejecución de obras por parte de la comunidad (se propone un comité para esto, y que se establezca el Tutos en todo el país, para tener una herramienta común, expedita, que permita la conexión nacional, de control social).

a Abril: comenzar la ejecución del presupuesto con la estrategia en mente. Es de hacer notar la necesidad de plasmar en la Internet los proyectos, para hacer seguimiento local, regional y nacional y buscar las sinergias de la conexión (entre ellos no sólo de administración pública, sino también de economía social conectada para intercambiar bienes y servicios evitando en lo posible intermediarios y potenciar el beneficio, mediante la conexión directa, tanto de productores como de consumidores).

b También es de tener en cuenta que la estrategia debe incluir la coordinación con los poderes regionales. Para esto, se propone, a partir de Abril (recordar que estamos en período de "Control de pérdidas", ya que los plazos lógicos no se han cumplido, y los presupuestos deberían haberse coordinado regional y nacionalmente), conformar, legítimamente, los Consejos (Estadales) de Coordinación de Políticas Públicas, para lograr la coordinación regional de prioridades y la ejecución de obras y proyectos regionales y nacionales, especialmente en Estados donde los gobernadores están ganados para la revolución democrática en proceso.

c Se propone también retomar el trabajo del Consejo Federal de Gobierno, que aunque fue instalado de facto por el presidente en el 2002, fue lamentablemente abandonado hasta el presente. Este organismo necesita urgentemente coordinar nacionalmente los presupuestos locales, regionales y nacionales, y comenzar a discutir "pari-pasu" (proyectos coordinados de financiamiento conjunto) con las distintas instancias de gobierno, pues esto trae muchas sinergias y evita el malgastar recursos que se da, entre otras cosas, por la duplicación de esfuerzos, muchas veces perdidos por falta de coordinación.

d Convocar a todos los organismos oficiales y a las organizaciones populares, tanto locales, como regionales y nacionales, a hacer causa común en el proyecto de fortalecer el poder popular organizado. Para esto, se hace un llamado a las siguientes instancias de gobierno y organizaciones populares para que participemos conjuntamente en este proceso de empoderamiento popular:

i El gobierno central, especialmente a través de la Vicepresidencia, el Ministerio de Planificación y Desarrollo, el Ministerio de Interior y Justicia

ii Otros organismos gubernamentales centrales, como Fundacomún, Fundarte, Escuela de Gerencia Social, Fides, LAEE, Sapi, Banfoandes.

iii Gobernaciones y Alcaldías

iv Otros poderes como el Poder Ciudadano (Defensoría del Pueblo, Fiscalía, Contraloría General), los Diputados y la Dirección de participación ciudadana de la Asamblea Nacional.

v Miembros de Consejos Comunales y Locales legítimamente constituidos.

vi Organizaciones sociales como Clase Media en Positivo, Círculos Bolivarianos, Asociaciones de Vecinos, Consejos de Desarrollo Comunitario, Consejo Comunal de Petare, Comunidades de Pescadores de Higuerote, Jóvenes Progresistas, Comités de Tierras Urbanas y Rurales, Movimiento 13 de Abril, activistas comunitarios de la antigua Comisión Presidencial de los CLPP, Red Afroamérica, Génesis 2001, Yo Apoyo a Barrio adentro, Ciudadanos en Defensa de la Constitución, la Nueva Vecindad, Foro Constitución y Paz, Conoreste, Red de información Ezequiel Zamora, Nueva Vecindad, Emergencia patriótica 333, etc.

vii Organizaciones estudiantiles, FCU de la UCV entre ellos, (UCV)

viii Universidades Nacionales y Experimentales, la UBV (cátedra de gestión social), UCV, USB, ULA, LUZ entre ellas

ix Promotores de los programas sociales como Barrio Adentro, Misión Robinson, Ribas, Sucre, Misión Cristo.

x Emisoras y medios comunitarios y alternativos a nivel nacional, entre ellas Aporrea, Radio Catia, Radio Comunitaria Petare TV-Petare, Catia-TV, Radio Perola, Radio Paraipa, Radio Rebelde, Bloque de Prensa Alternativo, etc.


Finalmente, consideramos que ha llegado la hora de la acción. No nos cabe duda de que ahora es que viene lo bueno. Habrá que sortear, sin embargo, muchos obstáculos, entre ellos incomprensiones, malos hábitos, intereses mezquinos. Debemos sumarnos a esto con espíritu crítico, autocrítico, humilde pero confiado, con paciencia pero con firmeza, confiando en la ayuda del Dios de todos los humanos, y en la fuerza del pueblo, de sus más profundas raíces de dignidad humana, solidaridad y deseo de superación. El futuro es posible y nos pertenece. Hagámoslo realidad con tesón, con fe, con esperanza, y, sobre todo, con amor.

Ver la página www.conexionsocial.org.ve para información sobre el desarrollo de la Agenda Popular Participativa. En los respectivos foros y listas, en particular la de los CLPP se debatirán las propuestas, con espíritu crítico y autocrítico, contructivo. La agenda propuesta está sujeta a los consensos que vayamos generando, y la experiencia que nos dé la práctica. Estamos todos invitados a participar activamente en este intercambio de ideas y de experiencias.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3855 veces.



Felipe Pérez Martí / Conexión Social

Economista. Coordinador del Movimiento Libertadores. Ex-ministro de Planificación y Desarrollo.

 felipeperezmarti@gmail.com      @Sabiens

Visite el perfil de Felipe Pérez Martí para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a6376.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO