A la petit yanki de Charito Rojas y su artículo en Notitarde

Pensé que la lucha de clases en Venezuela, en cuanto a lo ideológico, podría tener por lo menos un matiz de una lucha “con clase”, es decir, con altura y dignidad. Sin embargo cuando uno se topa con un collage de sandeces, como el artículo escrito en Notitarde por Charito Rojas, titulado: “Soy pitiyanki”, ya no queda la menor duda de que estamos en presencia de la irracionalidad hecha palabra.

Charito creo que habría que empezar por aclararte que decir que eres una “venezolanísima pitiyanki” resulta una contradicción insalvable. Tú criterio es de una pitiyanki, ahí estamos de acuerdo, pero ser venezolanísima, ya eso te queda muy grande.

Vamos a la esencia de tú análisis. Hablas de la torta puesta por EEUU en Vietnam, Afganistán e Irak y luego sin sentido de continuidad en la idea expresada, (y así será durante todo tu artículo) excusas repentinamente la bomba atómica en Hiroshima y Nagasaki con los logros de la era espacial. Creo que el corrector de Notitarde como que estaba de vacaciones, claro, si es que existe. Charito por favor, “piensa, luego escribe”

Fíjate que con la cita de Abraham Lincoln al comienzo de tu perorata, te pasó como a Chacumbele, y ni siquiera te diste cuenta.

Sigamos adelante y ya que hablaste de inventos que te parece si hacemos un careo de banalidades y así nos divertimos todos.

Thomas Alva Edison, lamento decirte, no inventó la bombilla (ojo no es esa “asquerosidad” de barrio que queda en Petare, según tu comparación con lo impoluto de Miami) sólo la perfeccionó. Lo que si permitió que se inventara, por un empleado suyo, fue la silla eléctrica, ¿Qué te parece? Y todo para que se demostrase lo dañino de la corriente alterna, cuyo partidario era Westinghouse, y a favor de la corriente directa desarrollada por el mismo Edison. Como quien dice, una “guerra de corrientes” entre prósperos empresarios.

Ah, a ti que te gustan los rankings estadounidenses. En una sola noche de 1929 fueron achicharradas siete personas, una tras otra, sin pestañar y sin buena fe ni respeto a las libertades civiles. Se podía oler el hedor de la carne quemada por todos lados.

En cuanto a la radio, caramba Charito no te parcialices olvidándote que fue el italiano Marconi el que presentó la primera patente y no el estadounidense De Forest. Juguemos limpio por favor.

Tampoco para que le demos gracias de sopetón al Sr. Jacob Perkins por el refrigerador, tan lejos como 1834. Por qué mejor no mencionaste al francés Marcel Audiffren con su primera patente de refrigerador residencial. Charito no nos metas gato por liebre que te van a jalar las orejas en Notitarde.

En fin Charito, mientras tú escribes bolserías, sentada con tu jean de Levi Strauss. El avión inventado por los hermanos Wright (y convertido en una aberración como caza bombardero) sale en misión con mira laser a matar mujeres y niños en Afganistán, Irak y Palestina.

También dentro de tu pitiyankerismo apasionado, no aguantaste la tentación de caerle a Cuba. No te quería recordar esto pero el sistema de salud cubano pasó de 9,2 doctores por cada 10.000 habitantes en 1958 (fecha cumbre según tú, por los logros supongo que del pitiyanky Batista) a 58,2 doctores por cada 10.000 habitantes en 1999. Ojo con embargo y todo. Ah, te recuerdo que para 2007, Cuba computarizó y creó una red nacional con respecto a Bancos de Sangre, Nefrología e imágenes computarizadas. Cuba es el segundo país en el mundo, precedido sólo por Francia, que tiene este servicio. Y de paso, según la World Health Organization (WHO), la tasa de mortalidad infantil en Cuba es menor que en EEUU. Con 5 muertes por cada mil contra 7 por cada mil en EEUU. Discúlpame pero tú empezaste.

Charito ya que tú iniciaste con una cita, déjame terminar con otra, que si creo te va bien a ti y al pasquín de Notitarde:


“La razón es la muerte del fascismo”

Miguel de Unamuno


luisortega69@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3237 veces.



Luis Ortega Segovia


Visite el perfil de Luis Ortega para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Ortega

Luis Ortega

Más artículos de este autor