Rectifica el valiente

No los pusilánimes ni los eunucos de los imperios. Reculan las hienas cuando las pestilentes asesinas detectan la solidaridad de las posibles victimas. Es que, a pesar de la manada, tienen el cerebro más pequeño que el asesino instinto. Se “ríen” de desconcierto y huyen con el rabo entre las patas del retroceso. Pero, por traicioneras, no descuidarlas. De ello, las normas que la sensatez del hombre establece para no dejarse sorprender.

Y como estamos hablando de humanos, ya que de eso se trata, en Venezuela pululan por ahí unos cuantos bípedos-hienas, venidos de mas allá de nuestras fronteras, que son amamantados por los mismos que hoy pretenden regodearse ante la valiente rectificación del Presidente de todos los venezolanos y venezolanas, Hugo Chávez Frías, respecto de los postulados de la Ley de inteligencia y contrainteligencia. Pues, “nos equivocamos compadre”. También porque hizo énfasis en cuanto a que “… los órganos de apoyo a las actividades de inteligencia, constituyen un error y no pequeño”.

A propósito ahora, luego del sábado 9/6/08, surgió una “contradicción”, que no es tal, endilgada al Ministro Rodríguez Chacin por este haber señalado que “los artículos en sí solos no están creando ruidos, sino las personas que son adversas a cualquier decisión que se tome en este proceso”. Lo que, por ningún lado, colide con la rectificación presidencial. Pero es que la terquedad obnubila. ¿Quién, o quiénes, que no sea un obcecado antichavista (los hay no obcecados) va a negar que los caudillos oposicionistas de lo único que se ocupan es de protestar cualquier medida que tome el gobierno presidido por Hugo Chávez? Es que ese es su único oficio. Por eso son bien pagados.

Por nuestra parte podemos decir sin prejuicios, que coincidimos con el Presidente Chávez cuando dijo que “generan ruido”. Lo dijimos antes que el Presidente con otras frases (jueves 5/06/08): “No es lo mismo que el criminal le pise las huellas a los compatriotas que denuncien… a que el malhechor se sienta asediado por el ojo invisible de la justicia”. Nuestros hermanos están indefensos. El asesino, ausente la justicia, no.

Luego entonces, ahora que leemos el positivo propósito del Presidente para rectificar, concluimos y enfatizamos que no sólo la intención del articulado provoca “ruido”. Mas que ello lo provocaría, si desde los cuerpos de seguridad se continúa haciendo llamado a la denuncia por parte de la indefensa colectividad. Ya ésta observación bien intencionada, se la hicimos a Pedro Carreño en su oportunidad y con el debido respeto. Con mayor énfasis en cuanto a los camaradas y las camaradas nombradas por las comunidades como sus representantes en los Consejos Comunales, quienes son los que quedan en la mira de las hienas del paramilitarismo y el sicariato, agazapados e infiltrados en nuestras comunidades.

Esto no lo dicen así los sapos del imperio. No es su problema. Al contrario, intrigan, como vi y escuché al soplón de Leopoldo Castillo por Globoterror cuando “amenizaba” su insidia de costumbre con una de las criollísimas cantatas de Serenata Guayanesa, a quienes hacemos un llamado para que hagan respetar su repertorio musical, de manera que no sea utilizado para denostar.

Y para cerrar, vaya un apretón de manos al Presidente Chávez, y un reconocimiento más por sus valientes decisiones, de un venezolano que no se doblegó en la lucha por la Patria, Socialismo o barbarie. ¡Venceremos!

*pedromendez_bna@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1478 veces.



Pedro Méndez*


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor