Ruralidades

Contrainteligencia y comunidades

No es lo mismo que el criminal o el traficante del crimen, llámese de la droga, del sicariato o del chisme infundado, les pise las huellas a los compatriotas que, eventualmente, denuncien la fechoría, a que el malhechor se sienta asediado por el ojo invisible de la justicia.

Explicable. Es preocupante cuando se hacen llamados a la colectividad para que “colabore” con los cuerpos policiales, donde sí hay sapos, para que ocupen el tiempo en la identificación de los choros y peligrosos criminales que conviven con las comunidades, por citar la parte mas delgada de la cadena del crimen y el terror. Esto, por si mismo, es poner en riesgo la vida de los compatriotas más indefensos ante la arremetida de los asesinos bajo los efectos de los estupefacientes que es cuando, pistola en mano, se sienten superhombres. Y, en cuanto a sentirse asediado por el ojo invisible de la justicia, imaginamos que sí sería un tormento que obligaría al malhechor a huir hacia adelante, mientras la contrainteligencia le pisa los talones, como debe ser.

Claro, en nuestros barrios más pobres donde la oligarquía nos arrinconó; lo mismo que en las cárceles donde ingresan los desposeídos, muchas veces por los “chismes” infundados, es donde la misma clase discriminatoria, a través de sus vasallos incita a la confusión, a la intriga que conlleve al crimen como “caldo de cultivo” a la pretendida descomposición social, apoyada por Globovisión.

Por eso es que los sapos del imperio se rasgan los pantalones ante una ley que no los debería afectar, si no fueran malhechores, como ellos mismos se sacuden a Carmona y Altamira y demás guarimbas contra el pueblo venezolano. Ellos no son malhechores: no son guarimberos, no son golpistas. Son cuello blanco percudido con la sangre del crimen, por lo que sería interesante que, sin necesidad de aplicar esta nueva ley, se indagaran las causas del asesinato de un piloto de aviación que regresaba a descansar en un hotel de Caracas, después de una faena de fumigación en los arrozales de Calabozo, coincidencialmente cuando uno de los que hoy protestan la ley contrainteligencia, ocupaba la todavía Gobernación de Caracas.

De todas maneras, es satisfactorio para este anotador que sean los mismos incitadores y sapos del imperio los que estén manifestando su ojeriza contra esta nueva disposición legal. Ello quiere decir que no es ninguna ley patriotera para que la injusticia haga peso y le siga tapando los ojos a la justicia, como a ellos les gusta. Además es un baluarte que no dará lugar a que las comunidades tengan la obligación de servir como informantes. Para esto estará expedita la certeza de la contrainteligencia sin rostro, que es lo que interpretamos del artículo 19 subrayado y leído por el periodista Ernesto Villegas, en su espacio “En Confianza” (03/06/08).

Luego entonces, como se hizo con la constitución del ´99, seria conveniente que esta nueva ley se hiciera llegar a las comunidades, a ojos vista de los terroristas y malhechores como, así mismo, a los antipatriotas de cuello blanco percudido, para que quede claro ante el país y el mundo, que esta nueva disposición legal no es un charco de sapos. Mejor todavía, así lo creemos en la palabra autorizada del presidente Chávez, es una ley que protege a los desposeídos de la infamia y el acecho de paramilitares infiltrados en la población y de sus financistas, que acá administran las sucias remesas que les envía el cartel imperial de la droga.

Desde ya, los y las compatriotas de nuestras comunidades, quedarán eximidos de la denuncia para ocupar el tiempo en la dignificación de la familia.

Patria, Socialismo o barbarie. ¡Venceremos!

pedromendez_bna@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2061 veces.



Pedro Méndez


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social