Rescatemos la verdadera historia, esa que nunca nos enseñaron…

23 de Enero de 1958: Honor a Fabricio Ojeda

La historia oficial se encargó de borrar de la historia el nombre de Fabricio Ojeda, ningún texto utilizado por los estudiantes menciona el nombre de este hombre honesto, soñador por un mundo mejor hasta el sacrificio. En pocas líneas, esta es parte de su fértil historia, aportes que aún hoy día están vigentes y que debemos estudiar para la lucha cotidiana y asegurar la victoria futura.

Natural de Boconó, estado Trujillo, tenía 28 años cuando Fabricio participó activamente en el derrocamiento de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, su sacrificio posterior, en plena “era democrática” sería el causante de “borrarlo” de la historia.

Durante el año 1957, siendo Fabricio Ojeda activista en la lucha contra la tiranía y observando las pretensiones hegemónicas de dirección de los aliados, fundamentalmente de Acción Democrática, propone una forma organizativa que sería denominada Junta Patriótica, es aceptada la propuesta y Fabricio Ojeda la preside. Toma las riendas de la dirección de la lucha en la clandestinidad, la Junta Patriótica logra llevar a cabo una cantidad importante de movilizaciones de todos los sectores, hasta culminar con la huida del dictador el 23 de enero de 1958. Fabricio Ojeda dirigió con éxito la Junta Patriótica , dirigió los enlaces con militares amigos y preparó la exitosa huelga de la prensa que se inició el 21 de enero, hasta lograr un cambio en el gobierno de Venezuela el 23 de enero de 1958 y sin embargo… no aparece en los libros de historia ¿Por qué?

Una vez pasada la euforia del triunfo y siendo conocedor del pacto firmado primero en New York y luego en Venezuela (Pacto de Punto Fijo) entre los jefes de los partidos AD, COPEI y URD y conociendo que habían marginado de estas conversaciones al PCV, comenzó su posición crítica ante el gobierno, porque lo que se realizaba en la práctica era un reparto de cuotas de poder y atrás quedaban sus sueños de una patria hermosa, plena de igualdad y de justicia social. Sin embargo siguió participando con voz disidente y fue electo diputado por URD (1958), suscribiendo la Constitución de 1961.

Casi inmediatamente el presidente Rómulo Betancourt suspende las garantías constitucionales, Fabricio Ojeda el 30 de junio de 1962, presenta mediante un histórico escrito, su renuncia al parlamento, entre otras frases se pueden resaltar: “…Es por ello, colegas Diputados, que vengo ante ustedes a expresar la decisión de dejar el Parlamento –este recinto que pisé por voluntad del glorioso pueblo caraqueño, hoy oprimido y humillado, para subir a las montañas e incorporarme a los compañeros que ya han iniciado el combate y con ellos continuar la lucha revolucionaria para la liberación de Venezuela, para el bienestar futuro del pueblo, para la redención de los humildes…”

“…Convoque, pues señor presidente, al suplente respectivo porque yo he salido a cumplir el juramento que hice ante ustedes de defender la Constitución y las leyes del país. Si muero no importa, otros vendrán detrás que recogerán nuestro fusil y nuestra bandera para continuar con dignidad lo que es ideal y saber de nuestro pueblo. ¡Abajo las cadenas! ¡Muera la opresión! ¡Por la Patria y por el Pueblo! ¡Viva la Revolución!»

Fabricio Ojeda funda el 1ro de enero de 1963 conjuntamente con Douglas Bravo, Manuel Ponte Rodríguez, Juan de Dios Moncada y Jesús Molina las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN), visualizando la necesidad de la organización política nace el Partido de la Revolución Venezolana (PRV) por la controversia generada en el seno del PCV. Mas tarde es hecho preso en las montañas de Portuguesa y condenado por la justicia militar a 18 años de presidio, siendo trasladado a la cárcel de Trujillo donde se fugó con otros compañeros. En uno de sus libros “Hacia la conquista del Poder” expresaba: “… El combate revolucionario no puede llevarse a cabo sin pleno dominio de la teoría revolucionaria, de sus métodos, de su organización, de su ética..”

Paradójicamente este revolucionario a carta cabal fue nombrado presidente de las fuerzas guerrilleras en abril de 1966 (disidentes del PCV, militares y civiles) y el 19 de junio de ese mismo año es delatado por miembros del PCV que divulgaron que se encontraba en Caracas. Fue torturado y asesinado el 21 de junio en el Palacio Blanco, por funcionarios del SIFA que indudablemente recibieron órdenes de ejecutar tal atrocidad. La noticia divulgada por el gobierno es que se “suicidó”. El pueblo en su especial sabiduría intuyó la mentira y denunció el ajusticiamiento por parte del gobierno de turno de un gran líder popular en la lucha por el Socialismo en Venezuela.

Honor a este gran hombre ejemplo de hidalguía que con su temple, valor y firmes convicciones nos indica el camino a seguir; por ello desde este bastión que es APORREA hago un llamado a todos los camaradas a nutrirnos con el estudio de la historia, a investigar. He querido con este corto escrito incentivar tal y como fui inspirada por el periodista Henry Crespo para indagar sobre nuestro verdadero pasado histórico, compartir los conocimientos para superar nuestros errores, esa es otra tarea pendiente que tiene el pueblo venezolano, a investigar…para reconstruir nuestra verdadera historia… Hasta la victoria siempre, Venceremos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 7285 veces.



Judith Hernández

Abogada, ex Defensora del Pueblo del Estado Miranda

 mirandina2@gmail.com

Visite el perfil de Judith Hernández B. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a49777.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO