¿Quien detiene la insania de la Jerarquía Católica?

En las últimas semanas, coincidiendo con la presentación del proyecto de reforma constitucional, se ha producido una enfebrecida actividad política de los obispos venezolanos oponiendose al contenido de la reforma, para este fin han declarado a "sus medios" televisados, concedido entrevistas y han publicado el gran manifiesto de la cev.

El contenido de las declaraciones y los documentos de estos señores es ,por decir lo menos, sorprendente, es dificil entender como pretenden actuar, y lo hacen, como militantes políticos enfundados en sus sotanas y en los símbolos de la iglesia, ¿que ha sucedido en su concepción de la religión, que ya "lo del Cesar para el Cesar y lo de Dios para Dios" no se cumple?.

Desde siempre yo he tenido a la iglesia como los mejores interpretes de los principios de Dios, y su palabra es ley en lo referente al amor, a la honestidad, la ética, la moral ciudadana..etc, pero no me resulta facil digerir un cura redactando leyes, metiendose en elecciones de funcionarios, polemizando, vituperando y agrediendo a ciudadanos por diferencia políticas, es tan absurdo como que mañana el Presidente aparezca opinando sobre las misas, la formación de los sacerdotes o haciendo campaña, en su Aló Presidente, por para alguna religión.

Es necesario reconocer el potencial daño que esta errada actividad de la jerarquia católica puede causar al pais, porque ésto si es verdad que polariza la sociedad, al convertir algo netamente intelectual, como es el apoyo o rechazo a una política, en un asunto de dogmas, de emoción; por esta razón creo que es importante salirle al paso a estos señores, con respeto pero con firmeza, sin menoscabar su derecho como ciudadanos pero poniendo en claro sus responsabilidades como miembros de una religión.



jesusrequena2@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1468 veces.



Jesús Requena G.


Visite el perfil de Jesús Requena G. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Requena G.

Jesús Requena G.

Más artículos de este autor