¡ Reformismo tributario!

¿Podemos hablar de reformismo tributario? Definitivamente sí.

El Presidente Chávez, ha anunciado algunas líneas concretas en torno a lo que habrá de ser el Sistema Socialista del Siglo XXI. Su enfoque es holístico, no puramente economicista. No se trata solo de que los medios de producción estén en manos de las clases trabajadoras, se trata de que el gobierno esté en manos de las clases trabajadoras,…en las manos del pueblo.

Desde esta perspectiva, se hace necesario construir un sistema tributario socialista que reconozca el poder de las comunidades organizadas y no que sostenga el esquema de tutela actual, basado en la falsa creencia que los ciudadanos son incapaces, poco preparados, inmaduros, etc… para dirigir el sistema tributario. Quienes así piensan, no han entendido el proceso que vivimos.

El sistema tributario habrá de contener figuras como los contralores populares de impuestos, la imposibilidad de conceder amnistías, atenuación de sanciones y remisiones sin el consentimiento de los consejos comunales considerados solos o en conjunto en virtud del ámbito de influencia que tenga el contribuyente, la consagración del principio de que los delitos tributarios son contra la nación y por ende deben ser severamente sancionados y otras innovaciones que concreten la democracia participativa y protagónica, así como la corresponsabilidad y el co-gobierno.

Debe contemplar tributos que garanticen que la carga tributaria jamás será mas fuerte para el factor trabajo que para el factor capital. Es más, la carga que recae sobre el factor trabajo debe ser progresivamente atenuada hasta llevarla a su mínima expresión. Toda expresión de riqueza producida, acumulada o consumida debe ser debidamente alcanzada, sin más restricciones que las que impone nuestra propia soberanía.

Asimismo, si pretendemos incidir en nuestro entorno regional, entonces debemos atenuar las posibilidades de invasión de soberanías, no gravando expresiones de riqueza que no sean de fuente venezolana. Otra cosa sería antagonizar con los postulados que ha dictado el líder de nuestra revolución. Sería sabotear con “criterios técnicos” la gestión del gobierno con propósitos claramente políticos.

Finalmente tendrá que estar gestionada por una Administración Tributaria Socialista, popular, abierta a las comunidades… no puede quedarse en los esquemas actuales. El régimen sancionador debe ser aplicado directamente por las comunidades y quizá permitir que la Administración funja como garante de la ideoneidad del procedimiento. Si se insiste en secuestrar para unos pocos burócratas estos asuntos, nada habremos hecho. El tiempo estará perdido y la oportunidad irrecuperable. Este es el momento, urge que los participantes de las deliberaciones asuman el socialismo como bandera propia o se declararen como reformista o reaccionarios, pero no revolucionarios. Si esto último ocurre (incluso implícitamente) entonces deben ser desplazados.

¡Patria, socialismo o muerte.., Venceremos!

Por un sistema tributario socialista y contra el reformismo tributario


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2271 veces.



Félix Johán Molina


Visite el perfil de Johán Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Johán Molina

Johán Molina

Más artículos de este autor