Las pajas de Pynchas Brener

Y hablando de inmigraciones, se me olvidaba mencionar una de las radicales que, dicho sea de paso, no acepta esas mezclas “extrañas” y se ha convertido en un pequeño grupo muy poderoso dentro de la economía venezolana. El líder que encabeza a este pequeño pero muy influyente grupo económico, que no necesita de esos cruces pues ya los tiene calculados en su mismo entorno, es el rabino Pynchas Brener; miembro acreditado por la comunidad ¿adivinen? Judía Venezolana.

El rabino de marras, nacido en Polonia, y quien fuera uno de los distinguidos visitantes de Pedro “El Breve” en su fugaz ocupación del Palacio de Miraflores, declaró a Notimex que “Chávez se equivoca al tratar de implantar sin consulta un modelo político al que rige desde hace años en el país sudamericano” – y agrega – “Es una pretensión demasiado grande; yo creo que si uno quiere establecer un régimen político, social y económico diferente, debería de haber una consulta internacionalmente vigilada”. Es decir, el rabino Brener no solo rompe de un solo coñazo la libre determinación de los pueblos; si no que exige que los cambios que se produzcan, sean vigilados internacionalmente y no vamos a recordar quien sería el vigilante principal de esos cambios. Por otro lado, Brener asume que la libertad de un pueblo y el derecho a cambiar los esquemas podridos del puntofijismo, son una “pretensión demasiado grande”; de igual manera le resta importancia a la enorme masa popular que hoy apuesta por este proceso, minimizándola como “un grupo de personas que desea imponer un cambio radical”.

Más adelante, el rabino Brener, expone que “un gobierno tiene que consultar a todos los sectores para ver como lo está haciendo y repartir la torta” – y sigue – “Hay quienes defienden las democracia como gobierno de las mayorías, pero una definición más moderna dice que democracia es un sistema en el cual todo grupo tiene voz, todo individuo debe satisfacer sus necesidades”. ¡Bien por Brener…! Del carajo sus apreciaciones. Lo que no expone este rabino, es la forma en que quieren repartir la torta y su manera muy particular de cambiar el concepto de democracia, solo persigue satisfacer las necesidades y ambiciones de una oligarquía que él defiende con tanto fervor. Es decir, la porción grande para una minoría que llega a convertirse en sanguijuela de la economía del estado y una mínima tajada para las grandes mayorías, que son los pendejos que generan la riqueza… Perfecta definición de un experto conocedor de la nueva economía mundial.

Por último, vean que este rabino no es bolsa y no se la pasa histérico como Porras hablando cualquier pendejada en contra de Chávez y declara que “el problema es cuestión de distribución (¿¿??), ahora tenemos a un gobierno que le habla a esa masa de desposeídos que nunca disfrutaron del bienestar de la pasada bonanza económica que vivió este país. Chávez le da esperanza, le dice tu existes, pero hay una percepción de que sigue sin satisfacerse las necesidades básicas” – y remata – “tarde o temprano, las aguas regresarán a su cauce”. O sea, Pynchas Brener habla de una distribución que nunca ha existido y sabe que Chávez es un factor preocupante para la oligarquía. Expone descarnadamente que Chávez en efecto le llega a las masas populares, pero deja colar una percepción que sin duda es un punto de enlace entre líder y masa, por que a Pynchas se le olvida que son los empresarios los que han creado la insatisfacción de las necesidades básicas. No puede haber regreso en un proceso que ubica su enemigo real en la oligarquía. Pynchas Brener es uno de ellos y no podía finalizar la entrevista a Notimex, sin dejar en el aire la amenaza de los poderes que se vienen moviendo en complicidad con el imperio. “Tarde o temprano, las aguas regresarán a su cauce”, es esta la expresión utilizada por el rabino, profesor de la Universidad Simón Bolívar y dirigente del Comité de Relaciones entre Iglesias y Sinagogas Establecidas en Venezuela. O sea, pase lo que pase, con sangre o con chantaje, con el imperio por delante, Pynchas Brener augura un final a favor de la oligarquía. La experiencia israelí y los años de negociación sangrienta con los palestinos, son la carta aval de este nuevo concepto de democracia. Si hemos de trajinar por el sendero de la desestabilización, por que ellos tienen el poder y lo ejercen sin ningún tipo de compasión, para domar a quien se llena de sueños en Miraflores o, en su defecto, aplicar cualquier tipo de plan que culmine en un violento cambio de gobierno que arrase con cualquier idea libertadora, pues ¡simple! Lo van a hacer… Rabino Pynchas, pues aquí se están contando los pollos antes de nacer… Usted no está en Israel y este pueblo tiene cojones; esa es un pequeño detalle que se le ha pasado en su declaración a Notimex. Usted representa a un grupo que, si bien es cierto tienen en sus manos el poder económico; también es cierto que está divorciado completamente de la realidad venezolana. Usted le faltó el respeto a esas masas populares cuando asistió a reunirse con el fascista traidor que recién instalaba su bota mercenaria en el Palacio. Ahora le falta el respeto haciendo declaraciones obtusas de un nuevo concepto de democracia y, más aún, cuando forma parte del plan conspirativo de una casta que se vende al mejor postor. No se equivoque Pynchas Brener. Usted hoy es un huésped incómodo en nuestra tierra. No me joda con su venezolanismo disfrazado de miseria.

msilvaga@yahoo.com





Esta nota ha sido leída aproximadamente 6880 veces.



Mario Silva García

Comunicador social. Ex-miembro y caricaturista de Aporrea.org. Revolucionó el periodismo de opinión y denuncia contra la derecha con la publicación de su columna "La Hojilla" en Aporrea a partir de 2004, para luego llevarla a mayores audiencias y con nuevo empuje, a través de VTV con "La Hojilla en TV".

 mariosilvagarcia1959@gmail.com      @LaHojillaenTV

Visite el perfil de Mario Silva García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mario Silva García

Mario Silva García

Más artículos de este autor


Notas relacionadas